*

X

Probador de tampones, terapista de colon, tanatólogo musical y otros trabajos que alguien tiene que hacer

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/23/2013

El grado que ha alcanzado nuestra civilización nos hace olvidar continuamente el hecho de que nuestro mundo se sostiene, sí, por las actividades más elementales e imprescindibles —por ejemplo, las que se relacionan con la energía eléctrica, el suministro de agua y alimentos, el mantenimiento de los transportes, etc.—, pero también se diversifica hacia algunos de los trabajos más extraños pero también, a su manera, necesarios para determinados ámbitos. Es probable que en estos últimos casos no se trate de labores cruciales para el funcionamiento correcto adecuado de una sociedad, pero, después de todo, hay quienes dependen de ello.

La fotógrafa Nancy Rica Schiff ha elaborado una elocuente serie que retrata algunas de estas actividades, titulando acertadamente su proyecto Odd Jobs, Portrait of Unusual Occupations, mismo nombre con que las imágenes se publicaron en forma de libro.

Schiff se encontró, un poco inesperadamente, con el comienzo de esta serie cuando, estando en una carrera automovilística en Hollywood, notó de pronto la presencia de un personaje cuya única misión era medir el tiempo que cada automóvil hacía por vuelta. “No muchas personas están dispuestas a convertirse en cronometradores de carreras”, pensó Schiff, y a partir de entonces dedicó su tiempo a viajar por Estados Unidos en busca de otros trabajos similares, esos cuya única característica común sea que no muchas personas están dispuestas a hacerlo.

Asistente de arrojador de cuchillos

 

Asistente de arrojador de cuchillos

 

Tanatólogo musical

Tanatóloga musical

 

Limpiador de dinosaurios

Limpiador de dinosaurios

 

El resultado es a un tiempo sorprendente y divertido, estimulante en la medida en que hace al espectador imaginar la vida diaria de estos individuos, su llegada a las 8 o 9 de la mañana a, digamos, un gabinete donde les espera una sesión de prueba de tampones, o la entrepierna de un hombre a quien hay que ajustarle unos calzoncillos, o un tanque lleno de sanguijuelas que hay que sacar para cumplir con un pedido.

Resanador de grietas

Resanador de grietas

 

Probador de tampones

Probador de tampones

 

Proveedor de sanguijuelas

Proveedor de sanguijuelas

 

Fabricante de pollos de hule

 

Fabricante de pollos de hule

 

Finalmente, los retratos nos recuerdan todos esos trabajos invisibles, improbables que, si se da el caso que en algún momento nos beneficiemos de que existan, agradecemos también que alguien se ocupe de cumplirlos.

Juez de olores

Jueza de olores

 

Degustador de comida para perro

Degustadora de comida para perro

 

Terapista de colon

Terapista de colon

 

Diseñador(a) de ropa interior masculina

Diseñadora de ropa interior masculina

 

[Slate]

Te podría interesar:

Stephen King publica ensayo sobre el control de armas de fuego

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/23/2013

Aprovechando su influencia pública y cultural, el emblemático Stephen King publica un ensayo a propósito del control de armas de fuego en Estados Unidos, en el cual arremete con la NRA y la indiferencia de la población estadounidense.

Las armas de fuego son uno de los temas mayores de la sociedad estadounidense contemporánea, difícil en la medida en que si bien por un lado se encuentran voces sensatas que llaman a un control más estricto en su distribución y posesión, por el otro hay poderosas organizaciones y empresas que presionan al gobierno para mantener la situación en el mismo estado. Lo lamentable es que este debate se da en medio de masacres que a cada tanto se repiten en el territorio estadounidense, perpetradas por individuos desequilibrados que, a pesar de su condición, encuentran sumamente sencillo conseguir armas de fuego.

En este contexto, el célebre escritor Stephen King recién publicó un ensayo que lleva por título Guns, disponible por 99 centavos de dólares en la Kindle Store de Amazon.

De acuerdo con la reseña que Ron Charles elabora en The Washington Post, se trata de un documento que confronta directamente a la influyente NRA, la Asociación Nacional del Rifle, la principal interesada en que el control sobre las armas de fuego no cambie.

“No tengo nada en contra de los propietarios de armas, los tiradores deportivos o los cazadores, ¿pero cuántos tienen que morir antes de que renunciemos a estos peligrosos juguetes? ¿Los homicidas tienen que estar en el centro comercial donde compras? ¿En tu propio vecindario? ¿En tu propia familia”, escribe King, arremetiendo también contra la indiferencia de la mayoría de los estadounidenses, que tienen depositada en el arma de fuego la certeza simbólica de supuesta protección y seguridad.

Dada la importancia que tiene Stephen King en la escena cultural estadounidense, este ensayo no solo contribuye a la discusión del tema, sino que posiblemente influya en más de una persona que o tiene una opinión formada al respecto o todavía se encuentra indeciso.

En términos editoriales, vale la pena rescatar también la observación de Charles a propósito de la Kindle Store, plataforma que permite la publicación prácticamente inmediata de textos que, como en este caso, responden a coyunturas específicas.

[Washington Post]