*

X

Los mejores álbums del 2012 para Pijama Surf

Por: pijamasurf - 12/29/2012

Delicatessen audionaútica que hará aún más memorable un 2012 alrededor del cual danzaron fluctuaciones oníricas, vórtices tempestivos y seductoras epifanías: Pijama Surf te comparte lo más fino, musicalmente hablando, de este año.

El 2012 termina y como cada año, en Pijama Surf decidimos enlistar los discos que a nuestro parecer, y sin pretender imponerlos como lo mejor, son los más destacables. Entre miles de producciones musicales de innumerables géneros y subgéneros, los editores de este sitio eligieron, cada uno por separado, aquellos álbums que más grata compañía les aportaron a lo largo de este periodo. Por cierto, aprovechamos para compartirles nuestro recién estrenado podcast musical, Soniricall, cuyos primeros episodios están dedicados, precisamente, a surfear a través de algunos de los más suaves discos del año. Así que sin más preámbulo, a continuación les presentamos ambos listados:

Javier Barros del Villar (@paradoxeparadis)

A principios de este año me tocó reseñar un álbum que indudablemente se perfilaba ya para ser incluido entre lo mejor del 2012 –me refiero a Dreamer, del genial Susumu Yokota–. Aún no terminaba enero y ya había aparecido otra gema sonora, se trataba de la reciente producción del maestro Terry Riley, Aleph, y lo mismo que en el caso anterior, intuí que durante los albores del año, cuando estuviéramos cocinando esta lista, ambos serían mencionados.

El 2012 se va, un año intenso, por momentos turbulento, casi siempre inspirador. Y entre las delicias experienciales que este ciclo nos deja, no podemos omitir una referencia a esa música fresca que nos acompañó durante las dualidades propias de este año, un periodo que se enriqueció con música nueva proveniente de la lucidez de grandes maestros, por ejemplo Brian Eno y Bill Laswell, pero que también marcó el nacimiento de exuberantes y prometedoras propuestas musicales, por ejemplo el 'Infante Terrible de Siberia', Aleph, quien con solo 19 años nos regaló un delirante álbum compuesto por improbables secuencias rítmicas que terminarían enlazando, al menos en un plano, al caos con el cosmos.

No fue fácil, pero acá mi selección de los 10 discos más enriquecedores de este 2012:

10. Zombie Zombie - Rituels D’un Nouveau Monde

 
9. Future Sound of London - Environments 4

 
8. Terry Riley - Aleph

 
7. The Cinematic Orchestra - In Motion # 1
 
6. Peter Dundov - Ideas from the Pond 

 
5. Aleph - From Chaos to Cosmos

 
4. Peaking Lights - Lucifer

 
3. Bill Laswell - Means of Deliverance

 
2. Ricardo Donoso - Assimilating the Shadow

 
1. Susumu Yokota - Dreamer

 
* Menciones honoríficas para Lux, de Brian Eno, un álbum diseñado para cultivar foto-hortalizas, Aimlesness de DNTEL, Degiheugi con su triphop etno-astral y su romanticismo vintage en Dancing Chords and Butterflies, America del eterno niño problema del sonido, Dan Deacon, a la efervescente esoteria pop de Black Moth Super Rainbow, con su album Cobra Juicy, y finalmente a Dersu Uzala, por la tibia coquetería que lograron imprimir en Tempus Fugit.   

 

Aleph de Portales (@alepholo)

Resulta odioso compilar listas supuestamente de los mejores discos del año, pero también es indudable que estas listas resultan útiles en el ejercicio perenne que ha desarrollado Internet de buscar nueva música. Solo en este espíritu de compartir música, y posiblemente aportar al soundtrack de nuestras vidas, anoto aquí algunos de los discos que acompañaron con mayor gracia, intensidad e imaginación este 2012. La lista tiene un claro sesgo a la música electrónica, un reflejo del escucha y de la búsqueda de abstracciones.  En la lista, en la cual el orden es solamente una convención,  figuran el début de Christian Loeffler con un tech-house atmosférico reminiscente de Pantha du Prince;  Aunque solo con un LP, Burial prueba que quizás sea la figura más influyente de la música electrónica en el últimos tres años. En su segundo álbum de lo que el mismo llama "morning trance", el brasileño Ricardo Donoso refrenda una sublime producción de melodías hipnóticas sin beats; el rock psicodélico de Tame Impala renueva sonidos de rock clásico con una formidable frescura ; Motion Sickness of Time Travel es otro de los débuts con un ambient reflexivo y por momentos celestial; Schaleton, con un álbum doble experimental que es una lúcida pesadilla metafísica; Petar Dundov en los controles espaciales crea un minimal cosmic disco que extrae del pantano flores de loto; Wolfgang Voigt, el cofundador de Kompakt Records, está ya en otra liga dentro de los productores de techno, haciendo ahora música clásica que cuestiona la naturaleza misma de la producción electrónica; la compilación de Outliers sonoriza, liderado por Deru, los paisajes mágicos de Islandia con uno de los mejores discos de IDM en los últimos años; y el maestro Susumu Yokota con Dreamers muestra porque es uno de los exponentes más finos de la música contemporánea.

10.- Christian Loeffler -A forest

 9.-Burial -Kindred

8.Ricardo Donoso -  Assimilating the Shadow

7.-Tame Impala -Lonerism

6.- Motion Sickness of Time Travel -Motion Sickness of Time Travel

5.-Shackleton- Music for the quiet hour/ The drawbar organ

4.-Peter Dundov-Ideas from the Pond

3.-Wolfgang Voigt- Rückverzauberung 6

2.-Outliers- Vol I Island

1.Susmu Yokota- Dreamers

* Menciones honoríficas para las producciones del 2012 de Holy Other, Chromatics, Brian Eno, Pillow Talk, y en un género que tal vez deberíamos de incluir el año que sigue, el mejor set: Poolside- Season Changes

Te podría interesar:

7 razones para aborrecer McDonald's

Por: pijamasurf - 12/29/2012

Posiblemente no te hagan falta, o sí: de cualquier modo, aquí 7 motivos para aborrecer McDonald's por el perjuicio que provocan en distintos ámbitos.

McDonald’s, la cadena trasnacional de restaurantes de comida rápida más extendida y posiblemente frecuentada del mundo, también es, paradójicamente, una de las menos queridas, sobre todo por lo que representa, una suerte de síntesis de los peores efectos de un sistema que persigue la ganancia económica a cualquier costo, arrasando en su paso lo mismo con derechos laborales que con inmuebles de valor histórico e incluso la salud de sus clientes.

Esta aversión encuentra al menos 7 motivos concretos que, compilados originalmente por Lauren Kelley en el sitio Alternet, ofrecemos a continuación para acabar de una vez con la posible simpatía para con esta compañía.

 

1. Pide a sus empleados trabajar en Día de Gracias y Navidad sin pagar tiempo extra

Las políticas labores de McDonald’s son una buena parte de sus ganancias: escamoteando a sus trabajadores derechos que de alguna manera se traducen en costos para la empresa. Por ejemplo, el pago extra que estos deberían tener en fechas especiales como Navidad o Día de Gracias (en el caso de Estados Unidos), y el cual evaden asegurado que los trabajadores van a laborar esos días voluntariamente, por lo cual no hay por qué pagar tiempo extra.

 

2. Los trabajadores no reciben un salario justo

Marx aseguraba que el capitalismo se sostiene de la plusvalía: ese margen imposible de cerrar que existe entre el tiempo que una persona dedica a un trabajo y el pago que esta recibe por dicha actividad.

Sin embargo, aun en este contexto los niveles de explotación pueden ser francamente injustos. En el caso de McDonald’s, se calcula que el empleado promedio tendría que trabajar 1 millón de horas —poco más de un siglo— para ganar tanto como un CEO de la empresa gana en 1 año (8.75 millones de dólares). 

 

3. Su publicidad es “horrible y depredadora”

El Center for Science in the Public Interest realizó un estudio en el que concluyó que la publicidad de McDonald’s tiene serios efectos sobre la mente de los niños, aprovechándose de la poca experiencia de su entendimiento para convertirlos en clientes cautivos, presas de sus productos desde edades tempranas.

Asimismo una investigación de las universidades de Missouri y de Kansas City encontró que “muchos niños pueden identificar los arcos amarillos incluso antes de conocer la letra M”.

 

4. Su ensalada tiene más calorías que una hamburguesa con papas fritas

Aparentando incluir en su menú alternativas saludables, McDonald’s introdujo una ensalada César que tenía más contenido calórico que una de sus hamburguesas y una ración de papas fritas, juntas: 425 calorías y 21.4 gramos de grasa contra 253 calorías y 7.7g de grasa de una hamburguesa común y 459 calorías y 16.7g de grasa añadiendo a esta una porción de papas fritas.

Por otro lado, la avena que se vende en algunos restaurantes de la cadena tiene, como todo alimento altamente procesado, algunos de los ingredientes más perjudiciales para la salud humana.

 

5. Sus hamburguesas no se descomponen

Hace un par de años Sally Davies, artista residente en Manhattan, hizo el experimento de dejar una hamburguesa de McDonald’s durante 6 meses a la intemperie: sorprendentemente, esta nunca entró en proceso de descomposición. Se trató de The Happy Meal Project.

 

6. McDonald’s ha usado este limo por años

Esta desagradable sustancia es uno de los ingredientes más usados por McDonald’s. Conocido como “pink slime”, “limo rosa”, se le destina sobre todo a los nuggets de pollo. En Estados Unidos y el Reino Unido se le considera ilegal para consumo humano.

 

7. McDonald’s está por todos lados

En Estados Unidos, la única zona donde puedes conducir por más de 100 millas (160 km) sin encontrar un restaurante McDonald’s es el desierto en la frontera de Oregon y Nevada, un fenómeno que si bien no en las mismas proporciones, se repite en casi todos los países del mundo, en un proceso de uniformidad gastronómica —con la peor alternativa posible, además— que amenaza la distinción cultural que identifica cada país, ciudad, región, etc.

[Alternet]