*

X
Un nuevo video Jason Silva sobre la capacidad del cine de capturar la atención hasta el punto de que el espectador desdobla su conciencia en la narrativa que observa nos hace reflexionar sobre el poder de esta tecnología, que los grandes estudios siempre han llamado "la magia del cine" y el "sistema de estrellas".

El filósofo-performer Jason Silva está de regreso con un nuevo video en el que dosifica epifanías en su infatigable  búsqueda de información inspiradora, que idealmente nos lleve a maravillarnos del universo y a elevar nuestra conciencia bajo este acto de asombro fundamental. En este caso el tema es el cine y la atención.

"La atención es necesaria para todo tipo de persuasión interpersonal, educación, transformaicon o crecimiento... y  requiere inmersión, absorción... el cine es la gran tecnologia retorica para capturar atención, el cine es un templo a la inmersión --el contrar historias... cuando ves un  película te conviertes en parte de la película, esto es lo que llaman el efecto diegético, el punto en el que el observador asume el punto de vista de la historia y empieza a cocrear el mundo [que ve]... entras al sueño, la película se vuelve real", dice Silva, entre imágenes que siempre nos incrustan en el espacio de la Fundación Imaginaria --de la neurona a la nebulosa.

Existen estudios, cita Silva, en los que la actividad en el lóbulo prefrontal, el asiento de la autoconciencia, disminuye  al ver una película en el cine, lo que sugiere que en realidad si ocurre un desdoblamiento de nuestra conciencia al ver una pelíciula, que nos convertimos en el personaje, en esa vieja transpersonalización entre el héroe y el espectador.  

La experiencia del cine es induduablemente inmersiva, uno diría de interpenetración mental o de fusión en un campo mental resonante entre la obra y el público. Una enigmática frase de F. Scott Fitzgerald, "el cine nos ha robado nuestros sueños" hace pensar que verdaderamente nuestra mente se vuelca sobre la narrativa de una película, como si no hubiera verdadera pantalla, atravesando el espejo. Y es que el cine --lo medios como extensión de nuestros sentidos--quizás sea la más clara extensión de nuestros sueños, de nuestro espacio onírico. Y nuestros mitos ahora --esos sueños colectivos-- se introyectan como sueños con celebridades e historias que vemos en el cine son parte de nuestro substrato psíquico.  Dice Calasso: "Habría que decidirnos un día a entender que las stars son astros, al igual que Andrómeda y las Pléyades y muchas otras figuras de la mitología clásica. Sólo si se reconoce este cómun origen astral y fantasmal, se podrá llegar a comprender cuáles son las diferencias –y las distancias también ellas estelares– entre Sunset Boulevard y el Olimpo".

Esto ocurre de manera bidireccional, primero hombre proyecta sus sueños hacia una pantalla, como escribió Gene Youngblood en Expanded Cinema"El cine… como la vida misma, es un proceso de devenir, parte del continuo impulso histórico del hombre por manifestar su conciencia fuera de su mente, frente a sus ojos". Luego esa pantalla que es también "un cristal donde se mira" le regresa imágenes de sí mismo --imágenes sublimes y monstruosas, distorsionadas/perfeccionadas--  que interactúan con su propia imaginaria y con su propio subconsciente --el gran generador de poderosas imágenes y símbolos. Este es el juego de la linterna mágica, donde el hombre se pierde y se reinventa, juega a ser un demiurgo y a veces se enamora de la copia.

Jason Silva sobre el poder terapéutico del cine y el video en Faena Sphere 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:
El genio rutilante detrás del RSS, Reddit, el OpenLibrary, tor2web, Creative Commons y numerosos otros proyectos que defendieron la innovación y la libertad de información cometió suicidió el pasado viernes en Nueva York

La Red está de luto. Aaron Swartz, una de las mentes más brillantes y activas en la historia de Internet ha dejado este plano de existencia.Swartz se suicidó a los 26 años de edad el viernes 11 de enero en Nueva York, según informó su familia.

Pese a tener sólo 26 años Swartz podía presumir un curriculum a la altura de cualquier desarrollador, hacker y empresario en la joven historia de Internet. Swartz fue uno de los creadores --cuando tenía apenas 14 años-- del sistema de agregación de datos RSS, que transformó la forma en la que se consumía información noticiosa, fue cofundador de la red social de contenido generado por los usuarios Reddit, uno de los sitios que mayor vitalidad ha inyectado a la Web y dirigió el proyecto OpenLibrary, dedicado a crear una página web para cada libro jamás publicado.  

Su trabajo de avanzada en torno a la transparencia, el derecho a la información y el anonimato en la Red es igualmente valioso. Swartz fue autor intelectual del proyecto tor2web que permite navegar anonimamente en Internet, vital para compartir archivos clasificados, fue pieza fundamental en el lanzamiento de la liciencia Creative Commons y fundó la organización Demand Progress, que se opuso a proyectos predecesores de SOPA y PIPA, movilizando millones de activistas en línea. Como pocas personas Swartz contribuyó a crear y mantener el Internet como un ecosistema de conocimiento y libertad de información orientado a la expansión de la conciencia.

Aaron enfrentaba un proceso judicial por utilizar la red de MIT para descargar millones de artículos científicos, los cuales aparentemente intentaba hacer accesibles en Internet organizados dentro de una plataforma gratuita.

Uno de los grandes genios de nuestra época, aunque quizás desconocido por la cultura pop dominante, Swartz abandonó la Universidad de Stanford,  desmotivado por el ambiente que encontró en su primer año: "No encontré un ambiente muy intelectual, ya que la mayoría de los otros muchachos parecían profundamente indiferente a sus estudios", escribió en su blog, depositario de su variada exploración de temas que van desde la filosofía védica, teoría de medios, derechos humanos y por supuesto código informático.

Swartz, según reportes, había estado sufriendo episodios de depresión en los últimos años. Sin embargo, algunas personas con conocimiento de causa, como el hacktivista Jacob Applebaum, culpan a la persecución que realizaban las policías digitales de Estados Unidos, quienes a través de un incesante asedio pudieron haber orillado a Swartz a un trágico final.

"Hay un momento, inmediatamente después de que la vida ya no vale la pena, cuando el mundo parece ir más despacio y todos sus innumerables detalles, de repente se hacen brillantes, dolorosamente evidentes", escribió en un post en 2007 titulado "Un minuto antes de morir". A veces pareciera que la luz más brillante no tolera por mucho tiempo este mundo.

Twitter del autor: @alepholo

Ve aquí el excelente documental Aaron Swartz, El Hijo del Internet

[Electronic Frontiers Foundation]