*

X

¿Qué países tienen los penes más grandes? (Nuevo estudio parece confirmar estereotipos raciales)

Salud

Por: pijamasurf - 10/01/2012

De acuerdo a nuevos estudios sobre el pene y su tamaño, en una lista de 25 países, los hombres con el miembro de mayor tamaño resultaron ser los congoleños, mientras que los norcoreanos y surcoreanos se sitúan en el último lugar.

Los hombres, aunque científicamente no es indispensable tener un pene grande para completar una relación sexual placentera y satisfactoria, han vivido casi obsesionados por este tema --hasta el punto de generar un multimillonaria industría que se basa en el engaño y en la inseguridad.

En un estudio reciente realizado por un investigador norirlandés, los resultados mostraron que los británicos tienen un pene más grande en comparación a los franceses, pero los alemanes siguen superando a los ingleses (esto es lo que destaca el sitio británico Daily Mail, jugando con la vieja y por momentos pueril rivalidad entre  británicos y franceses).

En promedio, el pene erecto de un británico mide 13.9 cm; el de un francés, 13.4 cm; el de un australiano 13.2 cm; el de un estadounidense, 12.9 cm y el de un irlandés, 12.7 cm.

Los países con el pene más pequeño fueron Corea del Norte y Corea del sur: 9.6 cm, respectivamente.

Sin embargo, los británicos no tienen mucho de qué celebrar, ya que de 113 nacionalidades, ellos se encuentran en lugar 78.

En contraste, los congoleños son aquellos que poseen el pene más grande con 18 cm. Seguido de ellos, están los ecuatorianos con 17.7 cm y los ghaneses con 17.2 cm y los colombianos con 17 cm. Los datos parecen confirmar el estereotipo de que los hombres de raza negra tienen el pene más grande; mientras los asiáticos suelen tener penes pequeños.

En Europa, los islandeses son los mejores dotados con 16.5 cm  mientras que los irlandeses poseen, en promedio, un pene de 15.3 cm.

El estudio fue liderado por Richard Lynn, profesor emérito de psicología en la Universidad de Ulster, quien es conocido por expresar su perspectiva sobre las presiones evolutivas que han dado lugar a diferencias raciales de la inteligencia.

El doctor Lynn concluye que la mayoría de las longitudes eran predecibles y, posteriormente, se confirmaron, pero existen opositores a estos resultados, quienes argumentan que el estudio de Lynn no es tan contundente porque los datos fueron recogidos de sitios web. “Este es un estudio que carece de toda metodología”, dijo Jelte Wicherts, profesor de metodología de la Universidad de Tilburg, Holanda.

La investigación fue publicada en la revista Personality and Individual Differences.

Como se mencionó, los resultados eran predecibles, ya que desde hace cientos de años, los africanos han ostentado el título de los hombres con los penes más grandes del planeta, tanto así que el año pasado, un cargamento de condones con destino Sudáfrica, fue rechazado porque los preservativos eran muy pequeños para la población africana. 

A continuación se muestra la tabla de los distintos tamaños promedio del pene dependiendo de la nacionalidad

República del Congo – 18.0 cm

Ecuador – 17.7 cm

Ghana – 17.2

Colombia – 17.0 cm

Islandia – 16.5 cm

Italia – 15.7 cm

Sudáfrica – 15.2 cm

Suecia – 14.9 cm

Grecia – 14.7 cm

Alemania – 14.5 cm

Nueva Zelanda – 13.9 cm

Reino Unido – 13.9 cm

Canadá – 13.9 cm

España – 13.9 cm

Francia – 13.4 cm

Australia – 13.2 cm

Rusia – 13.2 cm

Estados Unidos – 12.9 cm

Irlanda – 12.7 cm

Rumania – 12.7 cm

China – 10.9 cm

India – 10.1 cm

Tailandia - 10.1 cm

Corea del sur – 9.6 cm

Corea del norte – 9.6 cm

 

 [Daily Mail]

 

Te podría interesar:

Los secretos del falo (el por qué de la particular forma del pene humano)

Salud

Por: pijamasurf - 10/01/2012

¿Por qué el pene humano difiere tanto del de nuestros parientes evolutivos más próximos? Científico sugiere que sus particularidades tienen una función fisiológica y de supervivencia que incluso se refleja en comportamientos sexuales concretos.

En cierto sentido puede decirse que la naturaleza no se equivoca. Pero su perfección tal vez no se deba a un diseño superior que así lo ordena sino, simplemente, a que si la vida busca, en esencia, sobrevivir y mantenerse, y en su código se encuentran los recursos para conseguir esto, se genera una lógica en que las adaptaciones parecen desarrollarse a modo y encajar en un mundo que no estaba preparada para recibirla y sin embargo la acoge.

En esta lógica evolutiva hasta el más mínimo elemento de un ser vivo parece tener un sentido propio, cuidadosamente planeado en función del resto y del todo. Y el pene humano no es la expceción.

Aunque suene increíble, solo en años recientes se ha comenzado a estudiar con detalle esta parte importantísima del cuerpo masculino y vital para nuestra especie. En particular llama la atención que su aspecto difiera de nuestros parientes evolutivos más próximos —lo cual, siguiendo el razonamiento anterior expuesto, debe tener su razón de ser. Por ejemplo, el pene humano crece mucho más durante una erección que el de cualquier otro primate; asimismo, el miembro masculino posee un glande en forma de hongo y con un frenillo que lo conecta a su eje, de lo cual carecen otros animales.

Gordon Gallup, psicólogo evolucionista de la Universidad Estatal de Nueva York, es uno de los científicos que destacan en el estudio del pene humano y sobre todo en las causas naturales detrás de estas y otras diferencias. “¿Por qué es así?” y “¿Eso para qué sirve?” son sus preguntas guía.

Gallup ha descubierto que en esta historia, previsiblemente, mucho tiene que ver la vagina de las hembras humanas. Al parecer el diseño del pene está orientado a llenar completamente el tracto vaginal cuando erecto (en su tamaño máximo puede alcanzar el cérvix femenino y levantar el útero) y, con la potencia de su eyaculación (con una fuerza que podría llevar el semen hasta 60 cm de altura), liberar tanto esperma como sea posible en la vagina y al mismo tiempo expandir esta lo suficiente como para desplazar el semen de otros posibles machos.

Esta última función de la que, solo por esto, bien podría considerarse una herramienta, es el elemento más interesante y novedoso en la propuesta de Gallup, para quien la combinación del empuje y la cresta coronal resultan en un barrido que busca expulsar el esperma ajeno.

Curiosamente, Gallup sugiere que esta particularidad anatómica y fisiológica tiene consecuencias en el comportamiento sexual real, actual, de personas comunes y corrientes.

Uno de sus estudios consistió en investigar la manera en que los hombres realizan el coito basados en la suposición de fidelidad o infidelidad de su pareja femenina. Según una encuesta realizada entre estudiantes universitarios, los hombres que sospechaban de la infidelidad de la mujer con quien copulaban tendían a empujar su pene más profundo y más rápido. Por otro lado, parejas que alguna vez iniciaron juntos su vida sexual y se reunieron tiempo después, emprendieron la cópula con vigor. En ambos casos la hipótesis es que inconsciente o conscientemente los hombres buscan combatir la posibilidad de que sus parejas hayan tenido durante su ausencia sexo con otros hombres.

[Scientific American]