*

X
Perturbador, polémico y para algunos tétricamente pornográfico, Nobuyoshi Araki es uno de los artistas japoneses más reconocidos en el mundo. No hay nada que cause mayor impresión al ser humano que el sexo y la muerte, dos caras de la misma moneda, y Araki explota esta relación para hacer que el espectador se vea estimulado, encantado y al mismo tiempo repelido.

Nacido en Tokio en 1940,  Nobuyoshi Araki cuenta con más de 350 libros de fotografía publicados, ha incursionado en la pintura y en el porno, siempre buscando provocar (en su sitio web una imagen vintage de Araki con cuernos de diablo recibe a los visitantes)... es, sin duda, una máquina de creación, según el Japan Times, "una fuerza de la naturaleza que existe en un espacio nietzscheano", que obtiene enorme placer en subvertir la moral a través de la estética, especialmente el conservadurismo japonés. Ha fotografiado a Bjork y a Lady Gaga y a numerosas celebridades japonesas, llevándolas a los extremos (a la mayoría colgándolas en un performace ritual que también es un coito). 

Su obra exhibe una fascinación por una triada compuesta por las mujeres, los reptiles y las flores --entretejida por la dualidad fundamental entre el sexo y la muerte. Escenas de muerte simbólica, en las que la brujería se ve trastocada por un elemento lúdico, casi infantil: el espolvoreo de pintura, derramada en caos simulado, y la infaltable presencia de dinosaurios de plástico.  

 

 

A fin de cuentas su obra es un sacrificio. De una culpa ancestral que energiza los secretos arqueológicos de la mente. Araki ha sido criticado por proyectar una representación negativa de la mujer. Y, sin embargo, su trabajo parece estar más allá del bien y el mal: es un ritual poseído por la sombra de la naturaleza. La fuerza primigenia que lo recorre parece de alguna manera misteriosa estar expiando una culpa: en la muerte ceremonial reestableciendo un balance. Acaso liberando a las mujeres del estigma y la represión histórica a través del sacrificio (y es que el acto fundamental con el cual los hombres se conectan con los dioses es la muerte), a la vez que conjura imágenes pop de asesinatos y violaciones. El proceso, en cojunto, opera liberando la fuerza erótica subterránea, de efluvios enardecidos, destilaciones plutonianas que se subliman o vapores vaginales que se vuelven nubes en el cielo.

El paisaje erótico de Araki es intervenido por intrusos lúdicos, la espontaneidad temible del reptil (vuelta juego) que se acerca al sexo (con el que la lengua hace un eco magnético).

Siempre Eros y Thantos, una misma energía --que se desdobla o se enrolla-- expansión y contracción. 

 

La boca es un espejo del sexo: los labios (la vulva horizontal).

Cada flor también es un órgano sexual.

 

La persistencia de la muerte a través de la soga (sujeción a un yugo antiguo): la cuerda es también la tensión sexual, tensegridad del último orgasmo. 

Cada clic de la cámara, dice Araki, es una penetración coital, una particular emoción erótica irrepetible.

"Es importante encajar con el objeto o la persona. Por ejemplo, cuando le tomó fotos a Shinujuku, uso jeans, una camiseta y zapatillas deportivas; pero cuando voy a Ginza, usualmente uso un traje. Cambio mi disfraz según dónde tomo las fotografías. Si la persona que estoy fotografiando está desnuda, entonces yo también estaré desnudo --¡un fotógrafo desnudo!".

Hasta Bjork ha colgado de las cuerdas de Araki, el tirititero del eros.

Más que el voyeurista, Araki es el demiurgo de un erotismo liminal.

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Científicos están por descifrar la escritura más antigua hasta ahora encontrada

Arte

Por: pijamasurf - 10/20/2012

Investigadores oxonienses están a punto de decodificar un antiguo sistema de escritura que data de hace 5 mil años que es, hasta ahora, una maraña de símbolos aparentemente sencillos a simple vista, pero que en contexto esconden grandes significados.

Los científicos han comenzado a centrar su atención en una sociedad perdida de la edad de bronce que localizada en Medio Oriente, donde, al parecer habitaban esclavos en condiciones precarias y utilizaron este medio como un testimonio para transmitir su vivencias a generaciones futuras. 

"Creo que, finalmente, estamos a punto de avanzar”, dijo Jacob Dahl, miembro de Wolfson College, Oxford y director del Ancient World Research Cluster.

De acuerdo a fuentes cercanas, el “arma secreta” del Dahl es capaz de mostrar la escritura como nunca antes alguna tecnología lo había hecho. Esta "arma", como si fuese un artefacto sustraído de un relato de ciencia ficción, proporcionó una nitidez irreal de estos símbolos elusivos cortados en las tablas de arcilla.

La escritura, denominada Proto-Alamita, fue utilizada entre el 3200 a.C. y 2900 a.C. en una región que ahora se encuentra en el suroeste de Irán.

Para este exhaustivo análisis, las tablas de arcilla fueron insertadas en un Transformador del Sistema de Imágenes de Reflectancia, un dispositivo que logra combinar 76 luces fotográficas con un procesador de computadora que logra capturar cada ranura y muesca de las tablas de arcilla. Esto permite mirar al objeto desde todos los ángulos posibles, como si estuviese levantado por la luz.

Se espera que en los próximos meses las imágenes estén a disposición del público en general y de expertos en la materia, ya que, mientras más personas tengan acceso a ellas, será más rápido conocer el significado de los trazos.

Para Dahl el trabajo no ha sido fácil, aun con 10 años de estudio sobre este tema, continúa la incógnita sobre palabras básicas como “vaca” o “ganado”, aunque, asegura haber descifrado más de 1200 señales.

La complejidad de decodificar este lenguaje se refiere a la gran diferencia que hay con cualquier otro estilo de escritura antigua, ya que no existen textos bilingües ni otros indicios que lleven a “la verdad”, de otra manera serían simples círculos, símbolos y guiones. Se trata de un sistema de escritura y no de un lenguaje hablado, por lo que no hay manera de saber cómo sonaban las palabras, lo que pudo haber dado ciertas claves fonéticas.

Según el Dr. Dahl, este descubrimiento es una de las mayores trascendencias históricas en el campo de la escritura: hasta ahora, este es el primer caso registrado de una sociedad que adopta la escritura de un grupo vecino. Cuando los proto-elemitas adquirieron el sistema de escritura mesopotámica, estos, a su vez, crearon un conjunto de símbolos totalmente distintos. Hasta el momento, el porqué de este cambio de escritura sigue siendo, para Dahl y su equipo ,un enigma.

En términos del lenguaje escrito, se trata de un pasado muy lejano. Sin embargo, hay evidencias claras sobre su origen, como marcas de uñas en las tablas que, sin duda, se trata de acuñaciones hechas por una mente inteligente.

Sin conocer todos los símbolos, Dahl dice poder aproximarse al origen de los trazos. El sistema de numeración se entiende, por lo que es posible deducir que se trata de un sistema de contabilidad sobre la tierra y la gente; a pesar de ser una serie de figuras de animales y distintas criaturas, Dahl afirma que no hay ninguna figura que haga ilusión a algún ser humano.

El Dr. Dahl afirma que dentro de un par de años, finalmente se sabrán todos los secretos que esconden las tablas de arcilla.

[BBC]