*

X

Esta fruta podría ser el objeto vivo más brillante de la Tierra

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/26/2012

Científicos descubren que la Pollia condensata es el objeto vivo conocido con mayor reflectividad, superando a las mariposas o a los escarabajos

La moras azules de la planta tropical Pollia condensata reflejan luz como una de esas frutas artificiales en las mesas de los hoteles. La diferencia es que hay algo en esas frutas decorativas que no logra comunicar una luz vital. Esta pequeña fruta parece brillar más que objetos como la mariposa morpho o los escarabajos peloteros.

El investigador Ulrich Steiner estaba estudiando la reflectividad de los tulipanes y otras flores cuando lo alertaron sobre la existencia de esta pequeña mora. La mayoría de las superficies solo refleja una pequeña parte de la luz, pero esta mora refleja hasta el 30% de la luz. Según Steiner esto la convierte en el objeto vivo con la reflectividad  más intensa.

Al igual que ocurre con los escarabajos, la mora Pollia no tiene pigmento en su piel --su células forman capas como las de una cebolla: la luz se filtra  a través de esas capas y crea lo que se conoce como "color estructural". 

"Básicamente lo que hacen es que rebotan la luz azul y dejan pasar el resto de la luz", dice Steiner. Pero además existen algunas células que si reflejan otros colores y eso le da a la fruta lo que Steiner llama "un brillo pixelado".

Esta cualidad luminosa tiene la función de hacer a esta planta más atractiva para las aves que toman la fruta y esparcen sus semillas, aunque la mora no tiene ningún valor nutricional conocido, así que esta ave impresiona tanto a los científicos como a las aves. Sin uso nutricional conocido, tal vez esta planta no tenga otra intención más que existir —o puede que sea el alimento de seres sutiles que se mueven en otros planos, algún tipo de faery food.

[NPR] 

Te podría interesar:

Rara especie de ballena aparece por primera vez en las costas de Nueva Zelanda

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/26/2012

Análisis de ADN comprueba que un par de ballenas que aparecieron en las costas de Nueva Zelanda pertenece a una especie hasta ahora desconocida, propia de las aguas profundas del Océano Pacífico.

El listado de las especies con quienes compartimos la estadía en este planeta parece que nunca se completará, pues de tanto en tanto se descubren nuevos ejemplares que vienen a sumarse a ese catálogo que creeríamos cerrado.

En esta ocasión se trata de una ballena que nunca antes en la historia se había avistado, una rara especie que apareció en las costas de Nueva Zelanda y que al parecer reside en las aguas profundas de Océano Pacífico, con pocas o nulas visitas a la superficie, razón por la cual permanecía desconocida.

Fue en diciembre de 2010 cuando un par de ejemplares fueron arrastrados, ya muertos, a Opape Beach, al norte de Nueva Zelanda, sin embargo, en ese momento se pensó inicialmente que se trataba de una madre y su cría macho de una especie mucho más común en la zona conocida como zifio de Gray o delfín picudo de Gray (Mesoplodon grayi).

Sin embargo, un examen posterior de su ADN (en realidad uno de rutina), reveló que se trataba de otra especie que todavía espera su nomenclatura taxonómica.

La nueva especie ronda los 5 metros de extensión y podría ser solo una de las muchas todavía ignotas que nadan en los océanos que rondan Nueva Zelanda.

[Telegraph]