*

X

Museo del Creacionismo en homenaje a quienes han "refutado" la teoría de la evolución

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/01/2012

Kentucky se convertirá pronto en la capital mundial del creacionismo, al albergar un ambicioso complejo que busca homenajear a quienes explican el origen y el desarrollo de la vida apegándose a "la palabra de Dios" según se lee en el Génesis.

El enigma de la creación ha sido más o menos resuelto de dos grandes formas: la creencia y la evidencia, la religión y el conocimiento científico. Dentro del primero, ha destacado en años recientes el creacionismo, una especie de corriente ideológica de gran auge en los Estados Unidos que busca explicar única y exclusivamente por la intercesión divina (del Dios de los cristianos) el origen y posterior desarrollo de la vida en este mundo.

Para homenajear y evitar que el recuerdo de los grandes creacionistas se pierda, próximamente será inaugurado en Kentucky un gran complejo creacionista que incluirá un museo, un “salón de la fama” y un parque temático alusivo, todo en memoria de “aquellos que honoraron la palabra de Dios como literalmente está escrita en el Génesis”.

“Honramos a estas personas no porque creamos en todo lo que dijeron, sino porque hicieron contribuciones críticas a la ciencia de la creación y a la explicación de la historia del Génesis”, declaró al respecto Terry Hurlbut, secretario y tesorero del Creation Science Hall of Fame, la institución que impulsa este proyecto.

En cuanto a los recursos necesarios para edificar tan ambicioso complejo arquitectónico, los responsables buscan recaudar entre 2 y 3 millones de dólares.

De acuerdo con una encuesta levantada por la firma Gallup en mayo pasado, 46% de los estadounidenses creen que Dios creo a los seres humanos.

En la imagen, el Museo del Creacionismo que ya existe en Petersburg, Kentucky. Fotografía de Jeff Haynes.

[Guardian]

Te podría interesar:

El orden dentro del caos: propuesta revolucionaria encuentra un patrón lógico entre los números primos

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/01/2012

Propuesta que algunos consideran ya el planteamiento matemático más revolucionario del siglo XXI, el japonés Shinichi Mochizuki encuentra una relación insospechada entre los números primos, un orden dentro de su caos, que afecta directamente la llamada "conjetura abc".

Interpretación gráfica de los números primos (que se muestran más oscuros que los otros)

La “conjetura abc” es uno de los planteamientos más fundamentales de las matemáticas, específicamente de la teoría de números. Formulada en la década los 80 por Joseph Oesterlé y David Masser (cada uno por separado), la conjetura considera una ecuación simple de tres números enteros: a+b=c, en la cual dichos números no tienen ningún divisor común salvo 1. Así, por ejemplo, 1+2=3 o 81+64=145, satisfacen la conjetura, pero no 2+2=4. Por sus condiciones mismas, la conjetura abc está relacionada estrechamente con la noción de números primos, aquellos que solo pueden dividirse entre sí mismos y la unidad.

Entre otras implicaciones, de la conjetura se deriva que hay números primeros que dividen a o b muchas veces, por lo cual su presencia tiene que “compensarse” por números primos mayores que dividen c solo pocas veces. 3 divide 81 cuatro veces, 2 divide 64 seis veces, pero si 29 veces 5 da 145, esto significa que los primos 5 y 29 dividen el 145 solo una vez.

Ahora bien, la idea general es que con un conjunto infinito como lo es el de números enteros, este patrón se extiende infinitamente. Sin embargo, Shinichi Mochizuki, matemático japonés de la Universidad de Kioto, recién publicó un extenso estudio alusivo, que le tomó cuatro años completar, en el que propone una solución radicalmente distinta de la conjetura, en la cual existiría una razón lógica para este patrón (una especie de orden dentro del caos que, usualmente se piensa, es propio de los números primos).

Por ahora la comunidad matemática reconoce que pasarán varios años antes de que la propuesta de Mochizuki puedas ser comprendida a cabalidad, pues se trata de un estudio sumamente “extenso y técnico”.

“En este momento, probablemente él es el único que lo conoce todo”, declaró al respecto Dorian Goldfeld, matemático de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Con información de Big Think, Nature y The NYT