*

X
Tanto James Holmes, como Anders Behring Breivik, acusados de tiroteos en masa, no usaban Facebook. Puede que no unirse a las redes sociales sea signo de un ser disfuncional, afirman psicólogos.

Como Facebook ha invadido casi cada rincón de la sociedad moderna, ahora muchas personas, psicólogos y empleadores sospechan de quienes no se unen a las redes sociales.

Los departamentos de recursos humanos desconfían de los aspirantes jóvenes que no utilizan este sitio. ¿Sus razones? Sospechan que sus páginas se llenaron de quejas y reportes, por lo que tuvieron que ser borradas.

La columnista de Slate.com, Emily Yoffee, advirtió a los jóvenes que no deberían salir con alguien si se dan cuenta que no está en Facebook, pues “puede estar dando un nombre falso”.

Incluso, hay sitios como la revista alemana Der Taggspiegel o Slashdot que señalan que el hecho de no tener una página de Facebook puede ser la primera señal de que eres un asesino en masa, pues tanto James Holmes, el acusado del tiroteo en un cine, como Anders Behring Breivik, el noruego que asesinó a 77 personas con un coche bomba y una balacera en masa, no lo utilizaban.

Aunque esto sólo aplica para los jóvenes adultos, no para las personas de más edad que no se han acostumbrado al uso de las redes sociales.

No tener una página de Facebook es visto como una negativa a participar en la sociedad actual, en el mainstream,  y ser como los demás.  Esto para muchas personas y corporaciones es algo perturbador, un síntoma patológico; para otros podría ser una especie de virtud ascética, de declaración de principios y afirmación del mundo fuera del ágora moderna: un nuevo paganismo. 

[Daily Mail]

Te podría interesar:
Una útil app permite sincronizar nuestra información en todos nuestros aparatos y conectar los bits que nos rodean en un cuaderno digital que nos mantiene alerta a los
El mundo que experimentamos diariamente puede ser un caos de información del cual difícilmente podemos hacer sentido. Dentro de ese caos informe suceden numerosos momentos de sincronicidad en los que, si estamos atentos y podemos registrar la información, podremos formar "conexiones significativas" de causas aparentemente desconocidas, usando la terminología de Carl Jung. La sincronicidad, ese momento de máxima sintonía con la realidad, se ve alimentada por nuestra capacidad de conectar todo tipo de información y sobre todo por habitar el presente, el aquí y el ahora.
 
En la era actual, en la que nuestra memoria se ha externalizado para poder aumentarse, nos convertimos en esferas de información en movimiento --vistiendo trajes digitales. Esta información es en cierta medida una mente externa que se desdobla e interactúa con nosotros mismos.
 
Esta expansión en tentáculos de información que pululan a nuestro alrededor ha sido captada por la app Evernote, que permite grabar o copiar audio, video y texto en todo momento, con una interfaz simple y elegante, para formar un cuaderno digital móvil que podemos sincronizar con todos nuestros aparatos. De manera sencilla uno puede escuchar algo en la calle y evocar una nota o un video registrado previamente en Evernote, y así conectar los puntos en una constelación de momentos sincronizados. En cierta forma el inconsciente se desvela o se lanza a la superficie pero en una operación de psicología digital.
 
Evernote puede descargarse gratuitamente y podría acabar para siempre con tu consumo de papel, evitando la necesidad de un traslado físico de la información.
 
 
* Contenido publicitario