*

X

Entre la nostalgia y la modernidad de Kilamba: la nueva ciudad fantasma en África (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/04/2012

Como si se tratase de un broma de mal gusto, en Angola, en la ciudad de Kilamba, se ofrecen apartamentos por precios muy elevados en zonas semivacías donde escasea la comida y la gente.

Algunos experimentos sociales resultan novedosos para la población mundial; otros, simplemente, un desastre. Éste es el caso de Kilamba, una ciudad fantasma localizada a 30 kilómetros de Luanda, la capital angoleña construida por una empresa china llamada China International Trust and Investment Corporation.

Kilamba es una ciudad de 5 mil hectáreas de extensión total que se considera uno de los proyectos más ambiciosos en el continente africano. Sin embargo, todo resultó ser un engaño que terminó en una ciudad semivacía con toques nostálgicos llenos de tristeza. Los precios elevados de las bienes resultan inalcanzables para la población africana de la zona que, generalmente, subsiste con $2 dólares al día.

La publicidad de Kilamba es un timo: en ella se muestra a gente feliz, a familias conviviendo sanamente en un entorno pacífico y confortable, pero la realidad es diametralmente opuesta a estas escenas. Los supuestos habitantes son sólo actores.

Las postales de Kilamba se repiten por toda la ciudad: miles de apartamentos vacíos, algún auto que circula esporádicamente, los vacíos y enormes caminos de asfalto, el hormigón pálido en el que se refleja la soledad de la ciudad. Así es Kilamba.

Sólo existe un lugar para comprar comida, un pequeño supermercado que, debido a la lejanía del lugar, esta desabastecido constantemente. 

La infancia, paradójicamente, al menos para Sebastiao Antonio, un joven de 17 que asiste a la única escuela de Kilamba, asegura que es el lugar ideal para jugar futbol y baloncesto, ya que, a comparación de Luanda, es mucho más tranquila y menos violenta. Aunque asegura que jamás se mudaría a Kilamba por la falta de empleo que impera en la ciudad fantasma. 

Lo mismo sucede con Jack Francisco, quien recientemente comenzó a trabajar barriendo las calles de la ciudad, pero que, debido a los altos costos de manutención, le es imposible vivir en ella. Aun así, asegura que es un lugar seguro y tranquilo.

Un piso en Kilamba oscila entre los 120 mil y 200 mil dólares. Un precio imposible para la mayor parte de los habitantes de Angola. Pero quizá éste no sea el principal problema, lo es el difícil acceso a un crédito hipotecario. 

Un fenómeno que sucede en Dubái, sucede aquí. El contraste entre la población es notablemente marcado. Por una parte están los ricos que pueden costear el estilo de vida Kilambés, mientras el otro sector poblacional sólo trae unos centavos en la bolsa.

Así es Angola, así es Kilamba, así es el contraste social en esta región africana que bien podría ser escenario de un video juego como Silent hill o Resident Evil.

[BBC]

Te podría interesar:

Gemelas nazis adolescentes dejan el camino del fascismo luego de fumar marihuana; ahora promueven la legalización

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/04/2012

De familia nazi, las gemelas Lynx y Lamb formaban parte de una banda de teen pop supremacista que había propaganda fascista; por fortuna --o por el exorcismo de la ganja-- estas gemelas han dado un giro radical después de encontrar la marihuana médica

Tal vez este sea el mejor proselitismo a favor de la marihuana en la historia. Las hermanas Sieg-Hiel, que formaban un grupo de teen pop supremacista, con temas como "Hitler is my Hero" y letras que negaban el holocausto,  han abandonado este sendero para abrazar la conciencia social, las flores y el activismo en pro de la legalización de la marihuana. Una planta, que dicen, salvó sus vidas.

Nacidas en el seno de una familia nazi en California,  las gemelas, Lynx y Lamb, en un principio aceptaron efusivamente el adoctrinamiento de su familia y se convirtieron en portavoces de la segregación, repartiendo sus CDs por todo Estados Unidos y declarando que la ayuda del Hurácan Katrina debía ir solo a los blancos. Las "dulces" gemelas y su banda Prussian Blue, el nombre de un veneno usado para matar a personas judías durante la Segunda Guerra Mundial, incluso fueron destacadas en un popular documental del 2007 sobre neonazis en el mundo.

Todo cambió, revelaron al diario británico Mirror, cuando enfermaron (una de ellas de cáncer) y ambas recibieron una licencia para fumar marihuana médica. La ganja aparentemente abrió una dimensión luminosa en su psique --o la menos relajo sus rígidas ideas nazis. 

"Pasamos todo el día jugando con las cabras, pero debo de decir que la marihuana nos salvó", dice Lynx, tal vez trippeando.

Ahora las jóvenes, ya de 20 años planean inciar una campaña a lo largo y ancho de Estados Unidos para la legalización de la marihuana. Después de ser repudiadas por su proganda nazi cuando eran pequeñas, ahora son alabadas por ser, ellas mimas, propaganda viviente en pro de la marihuan médica.

Su madre, sin embargo, desestima su cambio y considera que es sólo una fase más de la volatilidad adolescente; cree que pronto regresarán a sus ideales fascistas.

[Mirror]