*

X

Nueva cámara de seguridad puede localizar un rostro entre 36 millones en tan solo un segundo

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/05/2012

La firma Hitachi Kokusai Electric desarrolla un sorprendente dispositivo de videovigilancia que puede encontrar un rostro entre 36 millones en tan solo un segundo; la cámara también puede asociar las facciones con otros datos personales como el número de tarjeta de crédito.

La tecnología de seguridad quizá sea uno de los campos de investigación en los que más dinero se invierte. En ocasiones con resultados que sobrepasan lo increíble, como es el caso de una nueva cámara de seguridad que puede buscar un rostro entre otros 36 millones en tan solo un segundo.

El dispositivo fue desarrollado por la firma Hitachi Kokusai Electric, y puede rastrear determinados rasgos en todo tipo de grabaciones fílmicas, incluso si el rostro en cuestión se encuentra entre grandes multitudes o en otros videos. Igualmente el sistema puede asociar al personaje con alguna otra información suya, por ejemplo, el número de su tarjeta de crédito.

Hitachi espera poner este producto a la venta en el próximo año fiscal.

[Phys]

 

Te podría interesar:

Hospital católico niega medicamento VIH a homosexual por ir "contra la voluntad de Dios"

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/05/2012

El hospital católico Trinitas Regional Medical Center, situado en Nueva Jersey, atraviesa un momento de polémica porque una de sus doctoras negó el medicamento contra el VIH a un enfermo de SIDA, esto porque, según ella, su enfermedad era la recompensa justa por ser homosexual e ir "contra la voluntad de Dios".

En Nueva Jersey el hospital católico Trinitas Regional Medical Center está pasando por un momento polémico al supuestamente haberle negado medicamentos a un hombre homosexual enfermo de SIDA, específicamente los antirretrovirales que se utilizan en el tratamiento del VIH. Según este hombre, la doctora que lo atendió rehusó concederle el medicamento porque esta conducta iba “contra la voluntad de Dios”.

El paciente, de nombre João Simões, fue admitido al nosocomio desde agosto de 2011, pero sin derecho a los medicamentos que necesita y, además, con la prohibición de que una hermana suya lo visitara.

Según Simões, cuando ingresó al hospital una doctora adscrita al Departamento de Salud Comportamental y Psiquiatría de la institución le preguntó cómo había contraído el virus del VIH, a lo que el hombre respondió que “teniendo sexo sin protección”. “¿Relaciones sexuales con hombres?”, preguntó Susan V. Borja, a lo que Simões respondió afirmativamente. Borja salió entonces de la habitación y desde entonces el personal del Trinitas comenzó a ejercer contra él algunas acciones de discriminación, como negarle los medicamentos o las consultas médicas.

Uno de sus doctores, sin embargo, intentó interceder por él ante Borja, pero esta solo respondió que la enfermedad de Simões era “lo que se recibe por ir en contra de la voluntad de Dios”.

[edge]