*

X
FSOL una vez más nos convida una porción de conciencia electrónica exquisitamente musicalizada; Environments 4 incluye 15 tracks que terminan por desdoblarse en un mítico paseo musical.

 ultimo disco de future sound of london environments 4

La libertad es una virtud que no se presta, se compra, o se regala, simplemente se ejerce. Y esta es una de las muchas lecciones que en lo personal me ha convidado el Future Sound of London, proyecto musical integrado por un par de verdaderos mavericks de la exploración sonora y el misticismo multimedia.

Hace unos días FSOL estrenó el cuarto volumen de su serie Enviornments. Promotor de una alta fidelidad a la libertad creativa, este álbum propaga una especie de red de ejes sensoriales que despiertan en el escucha un indeleble deseo por explorar –actividad que en esencia esta ligada la naturaleza libre del ser.

A lo largo de sus quince tracks, Environments 4 nos ofrece lúcidos recovecos en sintonía con voces angelicales. Juntos entretejen atmósferas probablemente diseñadas para resonar con los axiomas arquetípicos que se manifiestan en lo más profundo de nuestra intimidad –¿están a caso Gaz Cobain y Brian Dougans musicalizando voluntariamente nuestro jardín secreto?

Si bien esta obra, al igual que sus tres antecesores, no se proyecta en un disco espectacular, lo cierto es que para todo aquel que gusta de interactuar con piezas procedentes del más fino linaje de la electrónica, así como para todo amante de FSOL, Environments 4 no deja de ser un álbum cuasi-obligatorio para surfear con gusto los estrenos de este 2012.

Es importante destacar que al igual que From the Archives, Environments es una serie que toma vida a partir de selectos tracks inéditos que el dúo británico ha ido acumulando a lo largo de su prolífica carrera –por cierto, el año entrante cumplen un cuarto de siglo musicalizando sesiones psiconaúticas de miles de personas alrededor del mundo. Pero también vale la pena aclarar que indudablemente este material ha sido catalizado por los estados de conciencia que atraviesan en la actualidad sus autores, los cuales emanan una inspiradora gracia.

Rara vez promuevo la compra de música por Internet, sobretodo si recordamos que un mp3 contiene entre el 5 y el 10 por ciento de la información original que incluye una pieza de estudio. Sin embargo, en este caso no me queda más que invitarlos a que si tienen algo de presupuesto destinado a la compra de música durante este año no duden en adquirir este disco directamente en la tienda de FSOL (y así evitamos intermediarios).

Pero más allá del conducto que decidan para hacerse de este gran álbum, lo cierto es que su post-dark ambient –ese que llega después del desfile de las sombras, bañado en luminosa y etérea pulcritud–, será un memorable ingrediente de tus días, y tus noches, por venir. No olvidemos que a fin de cuentas el Future Sound Of London podría ser el encargado de musicalizar esa edénica celebración evolutiva, ese carnaval de ecos conscientes, al que estoy seguro que muchos de nosotros aspiramos a ser invitados.

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Lucio Montlune     

Te podría interesar:

Muere Carlos Fuentes, el gran novelista mexicano

Por: pijamasurf - 05/14/2012

Muere este 15 de mayo Carlos Fuentes, uno de los iconos más representativos de la literatura mexicana e hispánica, una voz crítica siempre atenta a la realidad de su tiempo.

Este 15 de mayo la literatura mexicana e hispánica han perdido a uno de sus autores más emblemáticos y talentosos: el mexicano Carlos Fuentes.

Nacido en Panamá en 1928 por causa del oficio diplomático de su padre, Fuentes tuvo desde pequeño una singular formación que además de llevarlo a varios países —Brasil, Estados Unidos, entre otros— le hizo convivir con algunas de las figuras más importantes tanto de su tiempo como de generaciones anteriores. Se cuenta incluso que todavía niño, Fuentes convivió con otro de los grandes nombres de las letras mexicanas, Alfonso Reyes.

En su madurez, el escritor concibió uno de los proyectos literarios más ambiciosos de nuestras letras, teniendo una primera cúspide en su célebre La región más transparente, un retrato exhaustivo de la ciudad de México, de la idiosincracia y las raíces más profundas y atávicas de la cultura nacional, un relato de amplio alcance que lo hermana con la mejor tradición de las grandes novelas urbanas:  Manhattan TransferBerlin Alexanderplatz, las obras de Faulkner y otras, sin olvidar, claro, la vasta herencia de las letras hispánicas que, en Fuentes, era un territorio familiar, acogedor en grado sumo.

Reconocido con algunos de los premios más importantes del mundo cultural —el Cervantes, el Asturias, la Legión de Honor, incontables doctorados honoris causa— Fuentes perteneció además a esta generación de intelectuales que no temían involucrarse en la realidad de su tiempo, en asuntos políticos y de urgencia social. Gracias a la amplitud de horizontes y criterio que poseía, el escritor era capaz de ofrecer exámenes puntuales, corrosivos a veces, siempre críticos de los asuntos públicos de países que conocía sobradamente: México en primer lugar, pero también España, Francia, Estados Unidos, América Latina en su totalidad.

Fuentes edificó así una obra polifacética que lo mismo fue de la narrativa al ensayo, de la literatura a la política, el guión cinematográfico, la improvisación inteligente. Una voz siempre atendible que aun sin estar plenamente de acuerdo con lo que declaraba, es innegable que lo hacía desde una claridad argumentativa difícilmente comparable.

Amigo de Cortázar y de García Márquez, íntimo de Paz aunque distanciado después por razones poco claras, cercano a políticos de renombre, Fuentes es ahora solo motivo de evocación y, por supuesto, de lectura imprescindible. 

Sin duda alguna, Carlos Fuentes descansa ahora en la región más transparente del aire.