*

X

Mafias de mujeres secuestran a hombres en Zimbabwe para ordeñar su esperma

Por: pijamasurf - 03/24/2012

En Zimbabwe se incrementan los casos de hombres que son capturados para extraer su esperma: la sustancia vital es empleada luego en rituales de brujería local.

mafia de mujeres secuestra hombres en zimbabwe para extraer su esperma

El cazador, eventualmente, se jugará el rol de la víctima. Si bien es cierto que alrededor del mundo la población femenina ocupa una posición particularmente vulnerable ante la su contraparte masculina, tampoco podemos negar que existen circunstancias en las que los hombres se encuentran a merced de las mujeres. Un nuevo crimen comienza ha popularizarse en Zimbabwe, se trata del continuo secuestro de varones, a quienes se priva de su libertad para ordeñar y almacenar su esperma. Y al parecer la organización criminal que se ha abocado a esta práctica esta operada principalmente por mujeres. 

Las víctimas son capturadas ya sea a punta de pistola o arma blanca, o luego de introducirles alguna sustancia que imposibilita su resistencia. Posteriormente se les obliga a tomar un estimulante sexual y a tener sexo en repetidas ocasiones con una prostituta. cada vez que eyaculan, los captores recogen el preservativo en donde ha quedado vertido el semen. Tras la forzada orgía, los hombres, ya ordeñados, son arrojados desde un auto en sitios apartados. 

Los primeros casos de este crimen se registraron en 2007, y hasta ahora las autoridades no solo no han podido evitar un alza en el número de casos, sino que tampoco han podido determinar con claridad el objeto de esta práctica. "En realidad se trata de un problema inconcebible. Es un gran misterio. obviamente sabemos que está´siendo utilizado en algún tipo de ritual" declaró al Telegraph, Watch Ruparanganda, sociólogo de la Universidad de Zimbabwe, quien sugiere que detrás de esta organización de mujeres debe existir un grupo criminal de alto calibre. 

Y mientras la incertidumbre continua, la extracción forzada de semen para ser utilizado como materia prima brujería, preocupa a la población masculina de Zimbabwe que, tal vez por primera vez, se siente francamente vulnerable ante las mujeres.  

 
Te podría interesar:

Despiden a maestra por no percatarse de que alumnos de 9 años practicaron sexo oral

Por: pijamasurf - 03/24/2012

Una pareja de niños de solo nueve años practicó sexo oral dentro del salón de clases sin que la maestra lo notase; el caso nos invita a reflexionar sobre la calidad de la educación sexual infantil que ofrecen las escuelas.

paletas multicolores representando sexo oral

La precoz curiosidad sexual de un grupo de niños de nueve años, terminó con la vida laboral de su maestra. Una maestra de tercer grado en la Escuela Primaria de Tallulah, fue cesada luego de que no se percatara que un par de alumnos de tercer grado estaban practicando sexo oral dentro del salón de clases.

De acuerdo con el diario The News Star, la Superintendente Distrital, Lisa Wilmore, justificó el despido alegando que el presunto acto sexual ocurrió bajo la responsabilidad de esta maestra. "El director de la escuela sintió que la maestra no estaba monitoreando adecuadamente a su salón. El tomó una decisión y yo lo respalde. Tenemos que estar seguros que la gente encargada de estos salones estén monitoreando a nuestros estudiantes. 

Por su parte los alumnos fueron sometidos a sesiones de orientación con el departamento de psicología infantil de la escuela. Previo a la expulsión de la maestra, uno de los padres de familia alegó, indignado, que la escuela no estaba haciéndose responsable por lo ocurrido: "Estaban tratando de decirme que mi hija estaba invitando a estos niños a hacerle eso. ¿En donde estaban los adultos?". Curiosamente el mes pasado dos alumnos de kinder, de la escuela neoyorquina PS 189, también fueron reportados por practicar sexo oral. 

La consecución de estos casos nos invita a reflexionar sobre la educación sexual que reciben los niños en occidente, a quienes generalmente se prefiere intentar mantener tras el velo del tabú, que ofrecerles una orientación en sintonía con la naturaleza de sus cuerpos y de sus experiencias.