*

X

Versión cinematográfica de UBIK estará dirigida por Michel Gondry

Arte

Por: pijamasurf - 01/26/2012

Michel Gondry, director de "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos", será el encargado de llevar a la pantalla Ubik, una de las novelas más ambiciosas de Philip K. Dick; mientras llega su estreno, ¿por qué no leer o releer este frenético clásico de la Sci-fi?

En años recientes hemos atestiguado la revalorización de Philip K. Dick, cuya obra literaria forma parte ya no solo del canon de la llamada ficción científica, sino incluso del de las letras estadounidenses y el de la literatura en general.

Y aunque sin duda en esto mucho tienen que ver los lectores que nunca han abandonado a Dick, también podría tenerse en cuenta la labor del cine en el redescubrimiento del susodicho. Así, por ejemplo, películas como Minority Report (Steven Spielberg, 2002) o la excelente adaptación realizada por Richard Linklater de A Scanner Darkly (2006), han contribuido sin duda al interés creciente por la obra del escritor.

En esta tendencia ahora toca el turno a Ubik, una de las novelas más celebradas de K. Dick y sin duda una de las más ambiciosas del autor, que condensa perfectamente ese estilo suyo lindante con el cuento policíaco, la especulación metafísica, la inquietud filosófica y la urgencia por narrar los acontecimientos. La prueba, según parece, no es fácil.

Pero quien ha aceptado enfrentarla parece también tener méritos suficientes para trasvasar con solvencia todo esto al lenguaje cinematográfico. Se trata de Michel Gondry, el director francés reconocido por al menos una película que muchos identifican al instante: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, de 2004.

Con todo, la espera será un tanto larga, pues el estreno de esta adaptación se tiene previsto para el año próximo. Entretanto, ¿por qué no leer o releer esta que muchos considerar la opus magna de Philip K. Dick?  

Dick Philip k - Ubik

[ZFM]

 

Te podría interesar:

Recorrido por la casa de Salvador Dalí en el Mediterráneo español (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 01/26/2012

Inicialmente una pequeña choza de pescadores, la casa de Salvador Dalí en la Costa Brava se convirtió pronto en un lugar sui generis, totalmente adecuado a la personalidad del pintor.

 

Desde una perspectiva amplia, el arte no se limita a los museos ni las galerías, tampoco al lienzo o la partitura, sino, por el contrario, debería exceder y sobrepasar todos esos recintos donde se le intenta contener. El verdadero artista —y, en potencia, todos lo somos— traslada esa voluntad a su vida misma, haciendo de esta su verdadera obra de arte.

En este sentido, quizá uno de los mejores sitios para constatar esta transmutación sea la casa donde habita el artista. Y en este caso tenemos el ejemplo de Salvador Dalí, sin duda uno de los nombres icónicos de la escena pictórica del siglo XX, célebre por la extravagancia con que se desenvolvió en casi cualquier aspecto de su vida.

Y su hogar no es la excepción. Inicialmente una modesta choza de pescadores en la población mediterránea de Portlligat (en la Costa Brava, al noreste de España), el lugar tiene ya desde su arquitectura exterior ese sello familiarmente inusual que, paradójicamente, esperamos de Dalí. Igualmente los interiores no defraudan dichas expectativas.

El escritor catalán Josep Pla dijo alguna vez de esta casa donde vivió Dalí desde 1930:

La decoración de la casa es sorprendente, extraordinaria. La adjetivación exacta sería tal vez: nunca vista. No creo que haya ninguna es esta país y en muchos otros países, parecida. La decoración de las casas es siempre igual según el estamento del que la habite: la burguesía, la pequeña burguesía, etc... Es el lugar común, constante. No le han dedicado gran atención. La de Dalí es insólita. Debería haberse hecho de ella una descripción precisa y exacta. Contiene sólo recuerdos, obsesiones, ideas fijas de los propietarios. No hay nada tradicional, ni heredado, ni repetido, ni copiado. Todo es mitología personal indescifrable. Hay muchas cosas, la significación de las cuales solo conocen sus propietarios. Hay obras de arte (del pintor), cosas rusas (de la señora Gala), animales disecados, escaleras de paredes geológicas, que suben y bajan, libros (cosa rara tratándose de este personal), cosas vulgares o muy refinadas, etcétera.

[Dangerous Minds]