*

X

Familia alemana vive sin dinero, hace reflexionar sobre el sistema capitalista

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/29/2012

Raphael Fellmer y Nieves Palmer viven con su hija de 5 meses en las afueras de Berlín sin dinero, aprovechando el alimento que desechan los berlineses y realizando labores a cambio de servicios como el alojamiento.

Mientras que la mayoría de las personas piensa que no se puede vivir sin dinero y dedica la mayoría de su energía a conseguirlo, Raphael Fellmer, de 28, y su mujer española Nieves Palmer, de 26, viven sin dinero, alimentándose exclusivamente de productos "rescatados" que la sociedad alemana desecha.

El diario argentino La Nación reporta sobre este interesante caso --todo lo más porque sucede en el momento en el que la Eurozona se encuentra en crisis y en el que  se discuten alternativas a un sistema que parece destinado a fracasar.

Fellmer no tiene cuenta de banco, vive totalmente sin dinero, comiendo alimentos desechados y alojándose junto con Palmer y una pequeña hija de 5 meses en las afueras de Berlín, en una casa donde el propietario los deja estar a cambio de pequeños trabajos.

Según La Nación, en los dos años que llevan viviendo sin dinero, a pesar de comer alimentos desechados, nunca les pasó nada: sin náuseas ni infecciones, esto, aun cuando Nieves estuvo embarazada de Alma Lucía. Ambos son veganos y se alimentan casi exclusivamente de productos que proceden de la agricultura biológica.

"Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir", explica Fellmer.

"Me llevo más de lo que necesitamos, el resto lo regalo a vecinos, amigos, necesitados. La idea es difundir el mensaje de que no sólo se tira una manzana de vez en cuando, sino que todo se tira", comenta.

Este estilo de vida incluso les permitió realizar un viaje a México, aparentemente logrado sin dinero. No sin un mensaje político Fellmer ha sido invitado a dar charlas en universidades e informa desde el sitio Forward the Revolution sobre su proyecto para abandonar el dinero.

El Instituto Austríaco de Economía de los Desechos calculó que el 45% de lo que los supermercados descartan se puede todavía consumir; se calcula que el alemán promedio tira a la basura  100 kilos de comida por año. Un equivalente de esto podría aplicarse a otros bienes como aparatos electrodomésticos, ropa y demás bienes de consumo que suelen ser abandonados cuando todavía tienen uso funcional.

Sin embargo, de manera un tanto absurda "rescatar" comida viola la propiedad privada.  "En Alemania es legal tirar comida, pero es ilegal rescatarla". "Es una falla en el sistema", se queja Fellmer. "La idea es establecer un sistema donde se aprovecha todo", explica. 

"No quiero ser simplemente un aprovechador", asegura Fellmer. "Intento integrarme a la sociedad a pesar de todo: ayudo en reparaciones, obras, arreglo computadoras, cuido animales", aclara. 

El diario La Nación escribe que el mensaje y la forma de vida de esta pareja está cobrando relevancia en Alemania, con cada vez más personas uniéndose a este movimiento, ya sea por necesidad, convicción o una mezcla de las dos.

De este lado del Atlántico tenemos el caso aún más radical del "Dharma Blogger" Daniel Suelo, quien lleva alrededor de 10 años viviendo en una cueva sin utilizar dinero, de repente visitando la civiización para bloggear sobre su vida al margen del capital.

[La Nación]

 

Te podría interesar:
Las fotos de las cicatrices más hermosas de los usuarios del Huffington Post, ¿te parecen bonitas estas cicatrices?

El ideal de belleza que se proyecta en los medios de comunicación masiva tiende a construir cuerpos y rostros sin ningún rasgo de imperfección, casi inmaculados conforme a paradigmas que mezclan la salud, la sexualidad y ecos de estética religiosa (representaciones de lo que se considera divino o angelical). La realidad, sin embargo,  generalmente es muy distinta a estas imágenes, y muchas veces aquella belleza modelo, producida, de piel aerográfica, pierde fuerza en comparación con la belleza vibrante de los cuerpos que, más allá de sus imperfecciones, asumen su propia energía, su individualidad, su rareza y cobran la seguridad de no tener que ajustarse a esos mismos paradigmas.

La sociedad generalmente considera que las cicatrices son algo que debemos ocultar --o mostrar solamente si somos villanos, mafiosos o boxeadores que se ganan la vida a través de la intimidación.

Pese a esto, curiosamente las cicatrices también son consideradas sexies, como los tatuajes, bajo el estereotipo del "chico malo", algo que quizás se deba también a que parecen emitir, al descubrirse, un signo de intimidad y abir en la piel desgarrada un posible vínculo emocional. De la misma forma que cuando alguien se abre y comunica sus heridas invisibles, se puede formar un vínculo emocional.

El Huffington Post ha pedido a sus usuarios que envíen fotos de sus "cicatrices más bellas", alterando la noción común que se tiene de estas heridas visibles. 

"Es un poco difícil notarlo en esta foto, pero tengo cicatrices en mis brazos luego de varios intentos de suicidio en la adolescencia. No me da pena mostrar estas cicatrices, porque me recuerdad todo lo que he avanzado desde esos días oscuros, y estoy orgullosa de lo duro que he trabajado".

--Anna Snyder, Moderadora de comentarios, The Huffington Post

"Problema intestinal. Como adolescente my pediatra decía que toos mis síntomas estaban en mi cabeza--así que esta marca es un recuerdo indeleble de que debo escuharme a mí misma".

[Huffington Post]