*

X

Adicción al Internet: similar al alcoholismo y la ludopatía

Salud

Por: pijamasurf - 01/12/2012

De acuerdo con un estudio reciente, el cerebro experimenta la adicción al Internet de manera similar a la dependencia a sustancias como el alcohol o comportamientos como el juego.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Academia China de Ciencias, el cerebro de una persona adicta a Internet se comporta químicamente de manera similar a quienes sufren una dependencia por el alcohol, ciertas drogas e incluso el juego.

La investigación consistió en escanear los cerebros de 25 hombres y mujeres de entre 14 y 21 años a quienes se les diagnosticó un padecimiento de reciente cuño denominado “Trastorno de Adicción a Internet”, para saber en qué se distinguían del cerebro de personas adictas y no adictas.

Según los científicos, dicha diferencia estriba en la zona del cerebro ligada al procesamiento emocional, habilidades ejecutivas de pensamiento y funcionamiento cognitivo. En los adictos a Internet, esta parte del cerebro presentó conexiones anormales entre las fibras nerviosas, un fenómeno también observado en personas con alcoholismo y otros trastornos de impulsividad.

“Finalmente confirmamos lo que los médicos sospechaban desde hace algún tiempo, que las anormalidades de materia blanca en el córtex orbito-frontal y otras áreas realmente significativas del cerebro se presentan no solo en las adicciones con sustancias involucradas, sino también en el caso de comportamientos como la adicción a Internet”, opinó al respecto Henrietta Bowden-Jones, profesora en el Colegio Imperial de Londres.

[Huffington Post]

Te podría interesar:

El efecto del vestido rojo: hombres consideran a mujeres vestidas de rojo sexualmente disponibles

Salud

Por: pijamasurf - 01/12/2012

Psicólogo de Rochester asegura que el color rojo en la mujer lo interpretan los hombres como una señal de disponibilidad sexual; esto, claro, no significa que las mujeres corresponderán a dichas insinuaciones.

Sin duda el color rojo es, si no uno de los más sensuales, sí uno de los más atractivos para la retina humana, cargado de múltiples significados nacidos del contacto secular con las muchas manifestaciones de esta tonalidad.

Y quizá el punto donde se concentra con mayor importancia el color rojo (y acaso también uno de nuestros primeros contactos con este) sea la sangre. De ahí que suene lógico lo que propone el psicólogo Adam Pazda, de la Universidad de Rochester en Nueva York, según el cual los hombres sienten una debilidad especial por las mujeres vestidas de rojo por considerarlas sexualmente dispuestas.

Esto, según Pazda, obedece a que las hembras de los primates, cuando entran en su periodo de fertilidad y sus niveles de estrógeno se elevan, adquieren un brillo rojizo en sus rostros a causa de la apertura de sus vasos sanguíneos. Este rubor natural es una de las señales para los machos de que es momento de aparearse.

En los humanos este vestigio de comportamiento primitivo se tradujo en la atracción por el color rojo en la vestimenta femenina: lo mismo un vestido que una simple playera.

De acuerdo con el psicólogo, los hombres interpretan el color rojo como un signo de que la mujer se encuentra abierta a propuestas sexuales, al menos más que cuando usa prendas de otros colores.

Con todo, esto no quiere decir que la mujer vestida de rojo corresponderá a dichas iniciativas.

[Huffington Post]