*

X

Parmenides 1, de Dev Harlan: el juguete geodésico de la divinidad

Arte

Por: pijamasurf - 11/09/2011

La obra del artista neoyorkino Dev Harlan es un vuelo astral de geometría sagrada, el juguete metamórfico de una divinidad abstracta que se proyecta en el tiempo en una esfera de colores.

Dev Harlan es un joven artista neoyorkino que lleva ya unos años jugando con medios físicos y virtuales, combinando luz, escultura y proyección.  Su más reciente obra "Parmenides 1" es probablemente la más lograda en su carrera; ya había construido pirámides multicromáticas con pantallas geométricas, vulvas aéreas de neón  y discoballs holográficas pintando de geometría sagrada salas de museo. Pero "Parmenides 1", parte de su exposición Astral Flight Hangar, conjura un metaobjeto —como aquel monolito de Kubrick, o el Rubik cube de un demiurgo que juega a la comogénesis y proyecta la estructura del universo: luz, geometría y movimiento— que mueve al espectador al hiperespacio de la estética donde los sólidos platónicos se disuelven en cristales líquidos oniridiscentes.

Terence Mckenna gustaba citar el fragmento 54 de Heráclito (justamente el filósofo presocrático que se opuso radicalmente a Parménides): “El Eón es un niño que juega con pelotas de colores". Esta es la sensación que nos deja la obra de Dev Harlan, solo que el Eón es él mismo la pelota de colores, de la misma forma que el tiempo es el espacio.

La escultura híbrida de Harlan utiliza la proyección de video junto con innovadoras técnicas de mapeo para controlar a detalle las formas que toma la imagen en alineación con la escultura ("una estrella geoide", un objeto imposible, astro y planeta en permanente metamorfosis).  El poliedro de video construye un diálogo cinético de formas primordiales, recordándonos un universo pitagórico donde las formas geométricas son los ladrillos de la creación, omnipresentes en toda la naturaleza como un sello del demiurgo. Hipnóticas gamas de colores llenan los vértices fluyendo con lúdicas flores de la vida o fugaces trompos que se encienden tejiendo  breves portales de luz.

Según el  filósofo griego Parménides, el cambio es una ilusión, el ser verdadero es inmóvil, increado y eterno. La obra de Dev Harlan refleja quizás las alteraciones ilusorias de la unidad del Ente, como por una magia de duendes, que proyecta el rostro informe de esta divinidad universal. Es un juego de adivinación circense, dibujar en el espacio aquello que no tiene forma -—abstracción pura geométrica que se desdobla en patrones armónicos, matemática que se materializa en una feria luminosa de formas. Un elegante y paradójico autotransformador que muestra los cambios de aquello que no cambia. 

[Dev Harlan]  

Te podría interesar:

V-Side de Vans con Las Robertas: Garage Rock y Cultura Urbana

Arte

Por: pijamasurf - 11/09/2011

Como parte de su proyecto de difusión de la música y la cultura urbana, Vans nos trae el V-Side de Las Robertas, un incipiente grupo de rock costarricense que cobra talla internacional, y que nos comparte detalles de la concepción de su banda.

La tercera entrega de la serie de microdocumentales V-Side de Vans, en los que se explora la fértil confluencia entre la cooltura callejera y la música, nos trae al grupo de garage rock costarricense Las Robertas. Los miembros de este crecientemente popular grupo (le acaban de abrir a Pearl Jam) visitaron México como parte de su tour internacional y, en una de las clásicas banquetas de metal de la Ciudad de México, dos de sus integrantes nos compartieron, con notable simpatía, algunas de la intimidades que rodean a la banda.

Lo que se destaca de Las Robertas es que juegan con la dualidad de ser una banda de rock femenina (aunque tienen a un hombre como baterista): son a la vez lindas y rudas y aunque se alejan de los estereotipos culturales que penden sobre las mujeres, abrazando la cultura urbana, no dejan de emanar cierta dulzura. Rechazan la ropa ajustada, recurriendo a la comodidad --en un dejo de moda post-grunge--  y dicen pereferir por mucho la vida de la música que la posibilidad de convertirse en modelos. Mantienen, también, un aspecto andrógino --algo que también se aprecia en la selección de su nombre-- que neutraliza la imagen para concentrarse en el poder del sonido.

Como ocurre con la selección de V-Side de Vans, no habrá que perder de vista a esta prometedora banda de rock del país de la "pura vida" que pretende sonar por largo rato con su estilo desenfadado. Te invitamos a que veas este micrdocumental con Las Robertas, en las que las chicas nos cuentan qué es para ellas el amor, la música, el diseño y otras cosas.

Ve la primera parte de V-Side, con Tito Fuentes de Molotov 

Ve la segunda parte de V-Side, con División Minúscula