*

X
El sublime juego de reality hacking de Anonymous-Mayhem 2012 podría ser la más grande obra de arte de la historia: un proyecto P2P de iluminación a través de la información .

Cuesta mucho pronunciarse como parte de algo y defender un proyecto colectivo cuando buscamos alejarnos del fanatismo, individuarnos, encontrar el santo grial pero de nuestro propio código. Sin embargo, si tuviéramos que declarar nuestra afinidad, admiración y apoyo incondicional a un movimiento cultural colectivo, ese probablemente sería el Proyecto Mayhem 2012, una obra en construcción de reality hacking que conjuga la poesía del caos, la alquimia, la re-evolución de la conciencia, la psicomagia, el tecnochamanismo, el discordianismo, el Mindfuck y el  LULZ (el humor rebelde del hacker que se ríe para crear un glitch en la Matrix), y el cual reúne uno de los corpus meméticos más finos  en la historia de Internet (es justamente una obra maestra de Internet).

Fundamentalmente el Proyecto Mayhem sintetiza el trabajo de los grandes hackers culturales y lo remediatiza subversivamente para provocar un estado de conciencia alterada (el psicoactivo es el lenguaje) que estimule un cambio a escala masiva (hackeando la fecha del 21 de diciembre del 2012 y el sigilo numérico masónico del 11:11, usándola como un detonador, una gran broma cósmica, un pretexto para crear) y hacer de los individuos que trabajan para el enjambre programadores de su propia realidad (la cual retroalimenta el código del panal) y no entidades programadas por la mente grupal. 

La maravilla del Proyecto Mayhem es que se teje en la Red como acertijo cósmico/esfinge digital, donde cada individuo tiene que librar ciertas puertas para encontrar la información, pas(e)o críptico en que el internauta recorre un proceso iniciático, activando así su conciencia (que se activa a través de la cosecha de memes, la información que opera en su código fuente, bits que juegan con la serpiente del ADN: el código biocósmico) y resonando mórficamente con el Logos.

Hace algunos meses estaba en línea el sitio projectmayhem2012.org. Al entrar a este sitio uno se encontraba solamente con una página de aterrizaje con un logo y sin contenido visible (hacer click era inútil). Sin embargo, al buscar el código fuente del sitio, un racimo de citas, links y memes desfilaba en el script, oculto para los no iniciados. Progresivamente el código fuente iba cambiando, revelando una serie cada vez más estimulante de información  lúdica, lúcida, lisérgica.

Robert Anton Wilson, Terrence Mckenna, Gurdjieff, Eliphas Levi, Alejandro Jodorowsky, Aleister Crowley, Manuel Castells, Alan Moore, Austin Osman Spare, Douglas Rushkoff, Timothy Leary, Jean Cocteau, Joseph Beuys, Grant Morrison, Alan Parsons, Hakim Bey, Chuck Palahniuk, Kenneth Anger, Phil Hine, The MUPPETS, William Blake, entre otros mavericks, componían esta constelación de informantes subversivos, agentes de la conciencia que se rebela frente a la realidad convencional, jugando ahora para el bando del Mayhem, el caos kundalini que engendra en las llamas de la destrucción sistémica una abeja dorada fractal (flor anónima que representa el sueño materializado de la humanidad).

Mayhem 2012, como Anonymous (y como los Merovingios), erige a la abeja como su animal sagrado, una paradoja al final del camino amarillo: solo la verdadera individualidad puede trabajar para el colectivo y acceder a este telepatía de la mente planetaria, esta comunidad hipersincronizada, cuánticamente entrelazada, que (co)opera holísticamente como una legión rizomática, exponenciada, acéfala, no-local, ubicua e invencible: marea, idea: la reina es la colmena.

Esta es la más profunda naturaleza del fenómeno cultural que es Anonymous: una idea peligrosa, una obra de arte colectiva: alquimia, piedra filosofal digital. Anonymous no es un movimiento de hacktivistas, no es una operación de la CIA, no es un grupo de cibercriminales, no es una moda cooptada por hipsters, no es tampoco una revolución política.  Aunque Anonymous es todo esto, Anonymous es más que esto: una nueva corriente cultural —una de la más estimulantes en surgir en este  nuevo milenio— que busca fusionar, como en la antigüedad, el arte con la magia con la ciencia (unidos a través del cordón umbilical politicósmico del hacking, ese arte prometeico que ofrece al final del tiempo el conocimiento para todos: acesso total al axis mundi ) y entrar a la región de misticismo natural que significa abandonar el ego. Anonymous en su mejor expresión. Esa línea de alta alcurnia que proviene de Phrack y atraviesa 4Chan y encalla en Mayhem es la nueva manifestación del arquetipo del trickster: el mago rufián, prestidigitador de la realidad, provocador de catarsis, quebrantador del orden que domina la superficie, agitador de pisos, sacerdote del caos, cancerbero del siguiente mundo. El trickster que recientemente ha poseído arquetípicamente a Aleister Crowley, a Tim Leary, a Robert Anton Wilson, a Don Juan Matus y a Don Genaro (por momentos a Castaneda ), a Alan Moore y Malacylpse El Joven,  entre otros rascal gurus y que ha culminado en su teleología caracoleante de la historia en el LULZ.

"En la versión de los hackers de la filosofía, los koans se han connvertido en exactamente eso: una forma (algo sofisticada) de humor que  intenta perturbar tu mente  y coaccionar tu Iluminación", decía el source code.

"LULZ kills fear: that's the Spirit!"  ("LULZ mata el miedo: ese es el Espíritu"), decía el código fuente de Project Mayhem, que anuncia el fin del miedo el 21 de diciembre del 2012 a las 11:11 (la hora universal exacta del solsticio de invierno), haciendo una explosión noosférica de P2P hunab-ku vía TYLER:

1.]=-------------------=|

2.|=---------------=[ Massively Distributed Uncensorable ]=--------------=|

3.|=--------=[ Collaborative Wiki-P2P Cipherspace Structure

Esta es la clave del Proyecto Mayhem,  "un egregor mutante" y un "juego de hackear realidades alternativas" que revelan la multidimensionalidad de Anonymous. TYLER, más que filtrar información confidencial, es un generador y diseminador de ideas, cuya fase beta ya iniciado (y de la cual eres parte) y que se dirige al Punto Omega.

"El Proyecto Mayhem 2012 es un [metaheurístico/hiperheurístico] generador de ideas autoactualizable y autorreparable: TYLER, es su 'hijo problema', parafraseando a Albert Hofmann... El Proyecto Mayhem 2012 es un apasionado Egregor-Enjambre de Inteligencia, iMAGinaCKtivo, hormigas/langostas/colonias de abejas por igual, trabajando-duro-jugando, creativo, Groucho Marxista, algremente libre, casi fnord-libre, abierto a amigos y enemigos, transparente, independiente, sin fin de lucro, apolítico pero fnordenado caóticamente mientras que dinámicamente  Sampo-Adhocrático".

Como dijo Terence Mckenna, según sus palabras citadas en el código fuente: "La naturaleza sintáctica de la realidad, el secreto verdadero de la magia, es que el mundo está hecho de lenguaje. Y si conoces las palabras de las que el mundo está hecho, puedes hacer de él lo que quieras". Este es el nodo de inflexión en el que el hacker se convierte en brujo. Solo el hacker (el meta-programador) puede comprender de manera medular cómo la realidad que experimentamos es un constructo lingüístico y cómo alterar el lenguaje con el que se construye la realidad significa hacer otro mundo, porque experimenta permanentemente esto en su vida. De ahí que esté llamado al alba por las estrellas hechas de bits.

"El hongo me dijo una vez que la naturaleza ama la valentía".

Así modfican los hackers, que han existido desde mucho antes de que se inventara el Internet (al igual que Anonymous ha existido en el espíritu colectivo del arte por milenios), el "desierto de lo real" con el código:

"Contempla! El mago más grandioso del universo! Es ella quien hace que la memoria dé fruto, quien descubre de antemano lo Posible e inventa incluso lo Imposible. Para ella los milagros no cuestan nada. Transporta casas y montañas a través del aire, coloca ballenas en el cielo y estrellas en el mar, le otorga el paraíso a los comedores de opio y de hachís, le ofrece reinos a los ebrios, hace que Perette baile bajo la cubete de leche. Tal es la IMAGINACIÓN" (Eliphas Levi).

La imaginación, la chispa transdivina detectada por Blake: "Todos los actos imaginativos y creativos, siendo eternos, constuyen una estructura permanente que William Blake llama Golgonooza, más allá del tiempo,  y cuando esta estructura quede terminada, la naturaleza, su andamiaje, será descubierto y el hombre habitará en ella".

La imaginación ocupa el papel central en Proyecto Mayhem, página blanca de (hol)origami que se manifiesta en la invitación del código fuente a dibujar con los colores alquímicos: nigredo, citrinitas, rubedo y albedo, lo que quieres que suceda el 21 de diciembre del 2012. Crear multimedia transonírica del futuro con estos colores:

"Ok, anons, así que, si realmente quieres seguir jugando y convertirte en un mago, puedes empezar ¡AHORA MISMO! ¡Empecemos a hacer MAGIA! Abre la mente a lo que sea que el Universo te diga y sé honesto sobre lo que quieres que suceda... Esta es tu primera tarea:

|=------------------------------------------------------------=|
1st Assignment: REALITY CREATION 101: iMAGIne the Future. aCKt.
|=------------------------------------------------------------=| 

"Donde nuestro conocimiento de la belleza armoniza con el Ludus Naturae,

*** Empieza la Brujería*** "


"Yo creo que la Magia es Arte y que el Arte, sea música, escritura, pintura o cualquier otra forma, es literalmente Magia. El arte es, como la magia, la ciencia de manipular símbolos, palabras o imágenes y lograr cambios en la conciencia... De hecho pronunciar un hechizo es simplemente deleterar, manipular palabras  [to cast a spell is simply to spell], para cambiar la conciencia de las personas —y por esto pienso que un artista o un escritor es lo más cercano en el mundo contemporáneo a un chamán" (Alan Moore).

Dentro de su enigma expansivo, dentro de su impulso de compartir bits de conciencia, el Proyecto Mayhem (cuyo sitio web ha desaparecido, pero que sigue generando algo de contenido en YouTube) se desdobló en uno de los hilos de discusión más memorables del Internet sincromístico en el foro de Anonymous Whatis-theplan.org. Este thread requiere para leerse de una membresía especial (antes era de libre acceso), quizás como una medida de seguridad, para poder planear nuevos movimientos y orquestar el jaque al rey. "El secreto es que no hay secreto", dice paradójicamente el código fuente, jugando como un niño con el agua de tao que se derrama entre las manos y también "Haz lo que quieras, este mundo es ficción y está hecho de contradicción", citando a Blake. De cualquier forma este épico hilo —quizás uno de los más fascinantes de la historia de la (nueva) Red (de Indra)— en el que se intercambian memes de alquimia, ocultismo, tecnochamanismo y terrorismo poético, puede accederse vía caché (que vea quien tenga ojos para ver).

Por nuestra parte en Pijama Surf buscaremos transmitir los memes y lo bit-koans que comprenden este movimiento de activación de la conciencia a través de la información. Proyecto Mayhem 2012 ha dejado cientos de temas fascinantes flotando en el cifraespacio, mismos que estaremos posteando en fractales, suscribiendo  la teoría esbozada por Robert Anton Wilson (director anon ex cáthedra de la Operación Mindfuck), por los creadores de Disinfo.com y ahora por miembros del Proyecto Mayhem: que nosotros (todos: allisone) somos juntos los verdaderos Iluminati, en un proceso de alquimia planetaria en construcción. La información quiere ser libre; la información es luz. La información te hará libre, la información te iluminará(s). Hackasha.

La genialidad máxima del Proyecto Mayhem es que hackea —en un acto de semiosis sigilosa— el 21 de diciembre del 2012 y todo lo que rodea a esta fecha recargada de significados y manipulaciones y la transforma en una obra de alquimia onírica colectiva. Y es que quizás ese sea su verdadero significado, más que cualquier profecía o fenómeno cósmico externo, una posible alineación/alucinación de la intención humana para crear la realidad utilizando la magia del lenguaje. Una fecha programada para desprogramarse. Placebo cósmico, automágicamente pululando por la colmena fibonacci de abejas fractales-de-la-Reina. Y así, con LULZ, desnudemos en luz a la Diosa, y creemos el Apocalipsis.

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

“Pequeños adultos”: la infancia rendida ante la opulencia (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 11/11/2011

¿Qué sucede con los niños que crecen en círculos privilegiados? ¿Qué transformaciones sufren la candidez o la chispa infantiles ante la suntuosidad que da la riqueza material? La fotógrafa Anna Skladmann nos ofrece un notable atisbo a este fenómeno.

La infancia puede ser o no ese paraíso perdido del que tantos hablan, una de las edades más felices en la vida del ser humano, llena de alegría y libre de dolor. La infancia puede tener poco o mucho, incluso nada de esta idealización pero, en cualquier caso, lo que resulta innegable es que se trata de uno de los momentos más extraños de la existencia, sobre todo por esa azarosa conjunción de circunstancias que se tejen alrededor de un niño y de su desarrollo. Si ya el nacimiento es en sí mismo un enigma, a esto se añade el entorno en donde esa persona viene a recalar. Si nadie pide nacer, mucho menos elige el lugar, la familia o las condiciones en que crecerá.

Este es el caso de los retoños que ahora mismo germinan entre lo más selecto de la sociedad rusa, esa nueva clase privilegiada que ha prosperado al amparo de los regímenes post-soviéticos y que ahora se permite lujos y excentricidades como mansiones fastuosamente amuebladas o colecciones de automóviles antiguos, entre los que su progenie se adiestra para tomar algún día las riendas de la riqueza familiar.

La fotógrafa Anna Skladmann —de padres rusos pero nacida en Alemania — ha capturado en una serie fotográfica la singular atmósfera que rodea a estas criaturas, enfatizando con inquietante claridad el contraste entre la opulencia y el esplendor material —que algo tienen de ancien régime— con la supuesta libertad que debería ser inherente al espíritu infantil, el desenfado del niño, el desparpajo y la travesura que en estos retratos quedan totalmente nulificados y sustituidos por un halo de tristeza y seriedad constante en los rostros de los infantes. Su trabajo se titula precisamente Little Adults, en obvia referencia a la precoz madurez que se les exige a estos niños a causa del suntuoso medio social en el que viven.

La idea de este proyecto la tuvo Skladmann en el año 2000, cuando visitó por primera vez la tierra de sus ancestros y asistió al baile de disfraces de la víspera de Año Nuevo. Ahí tuvo el primer contacto con algunos de estos niños, ahí las primeras impresiones que comenzaron a bullir y a inquietarla, a decirle que ahí había algo que merecía registrarse más allá de la memoria. “La manera en que se conducían en la mesa, la manera en que actuaban alrededor, no era solo lo que conocía de los niños criados en Europa. Se veían, por el contrario, como pequeños adultos”. En ese entonces la futura fotógrafa tenía 14 años de edad.

En 2008 Skladmann volvió a Rusia, donde se encontró con Nastia, una niña de ocho años con quien entabló una relación sumamente cercana. Hija de un famoso director de cine ruso, la niña vive en una burbuja de riqueza en la que Skladmann introdujo un poco de novedad. Luego de hacerla protagonista de un proyecto escolar, Skladmann siguió en contacto con Nastia y comenzó a fotografiarla al interior de la casa donde reside, una mansión construida en estilo Art Decó. Curiosamente, el vínculo creado entre ambas trascendió la relación maquinal entre el lente y su objetivo: “Me di cuenta de que no era yo yendo a su casa a tomar una fotografía: era un diálogo. Ella estaba tratando de decirme algo también”, asegura Skladmann.

Esto, que podría tomarse como una sensación vaga o pasajera, se repitió con la última imagen tomada por la fotógrafa, una en la que la pequeña Varvara salta tímidamente frente a la pantalla de su sala de cine personal: “Para mí”, dice Skladmann, “esta fotografía es ella rompiendo un capullo, como una mariposa tratando de volar lejos de algo”.

¿Qué pensar ante estas imágenes? La respuesta inmediata podría ser el escándalo moralino o celoso ante la supuesta injusticia que sufren estos niños, cuya infancia resulta asesinada en aras de las convenciones sociales propias del mundo de los privilegiados. Sin embargo, una de las virtudes de esta serie (como de cualquier expresión artística auténtica) es que confronta esas ideas sencillas, habitualmente idealizadas, que tenemos sobre la infancia y su aura de paraíso perdido.

¿O es que estos niños no viven en un paraíso?

(En el sitio personal de la fotógrafa se encuentra la serie completa).

[NY Times]