*

X

Premio Nobel Thomas Steitz: Farmacéuticas retiran inversión de fármacos que curan

Por: pijamasurf - 08/31/2011

Premio Nobel de Química dice que las farmacéuticas solo invierten en medicamentos que puedan ser tomados toda la vida y no en antibióticos que curan definitivamente, porque esto no es negocio.

El premio Nobel de Química de 2009 Thomas Steitz ha dicho hace unos días que las farmacéuticas no invierten en antibióticos que puedan curar definitivamente, ya que su negocio son los fármacos que se toman toda la vida. Las declaraciones de Steitz son muy similares a las dadas por el también Premio Nobel Richard J. Roberts, quien dijera que las farmacéuticas solo invierten en medicamentos cronificadores que les son más rentables y bloquean aquellos que representan una verdadera cura.

"Muchas de las grandes farmacéuticas han cerrado sus investigaciones sobre antibióticos porque curan a la gente, y lo que estas empresas quieren es un fármaco que haya que tomar toda la vida. Puedo sonar cínico, pero las farmacéuticas no quieren que la gente se cure", ha enfatizado.

Steitz habló en el Congreso Internacional de Cristalografía, celebrado en Madrid, sobre su investigación de un nuevo antibiótico para combatir cepas de la tuberculosis que se dan particularmeente en el sur de África. Pero como suele suceder, se necesita una fuerte inversión para desarrollar este antibiótico y las farmacéuticas prefieren invertir en medicamentos para toda la vida que puedan seguir vendiendo a la población africana.

Por el momento, según Steitz, estos nuevos antibióticos son "solo un sueño, una esperanza, hasta que alguien esté dispuesto a financiar el trabajo".

No es exagerado decir que las farmacéuticas se dedican a la industria de la muerte lenta, manteniendo a los enfermos enganchados a sus medicamentos como drogas —hasta que finalmente mueren.

Más información en La Vanguardia

 

Te podría interesar:

Los antiguos egipcios también usaban gel para el pelo

Por: pijamasurf - 08/31/2011

También el gel tuvo un lugar dentro de la hiperestilización para la vida y la muerte que caracterizó a la civilización egipcia, vehículos de la moda para seducir a los dioses y acceder a nuevas dimensiones.

Generalmente el gel se considera una de las manifestaciones más conspicuas —y para muchos detestables— de la vanidad, pero al menos esta vanidad es milenaria y tiene un linaje de la más alta alcurnia. ¿Quién hubiera pensado que un cabello lleno de gel podría determinar si una persona cruza o no hacia la siguiente dimensión y logra burlar la inexorable vigilancia del chacal de ultramundo, Anubis? Al parecer los egipcios no solo usaban gel en vida sino lo llevaban a la muerte para mantener su estilo y su personalidad como signo de distinción durante el Gran Viaje.

Arqueólogos del Centro de Egiptología Biomédica de la Universidad de Manchester encontraron muestras de gel en 9 momias extraídas del oasis de Dakhla, en el oeste del desierto egipcio. Estudos de cromatografía y espectrometría mostraron que la substancia grasosa que encontraron en su cuero cabelludo contenía ácido palmítico y ácido esteárico.

John Taylor, cabeza de la colección egipcia del British Museum de Londres, dice que "el cabello era un símbolo de estatus y estilos elaborados significaban cierta alteza".

Una de las pistas que se tiene sobre la importancia del cabello son las pelucas egipcias que eran recubiertas con cera de abeja, una sustancia cara que habría estado restringida a la nobleza.

Así que podemos imaginar una rebelión de momias de ultratumba despertando a una nueva era con gel en la cabeza, nunca perdiendo el estilo. E inferir que tal vez la búsqueda de estatus que caracteriza a muchas de las personas que usan gel actualmente proviene de una fibra profunda dentro del inconsciente colectivo de la humanidad. ¿Resonancias mórficas fashionistas?

[Nature]