*

X

Comunicación entre especies: ballena beluga baila al son de mariachis (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/04/2011

Juno, la popular ballena beluga, se comunica con unos mariachis en el Mystic Aquarium de Connecticut, desbordando simpatía.

Uno pensaría que sería Mozart o Bach el que seduzca musicalmente a las ballenas, con su refinado oído, pero al parecer son los mariachis los que cautivan a estos cetáceos. Al menos Juno, la  ballena del Mystic Aquaruim de Connecticut famosa por interactuar con los visitantes, gusta de los mariachis (de su música o de sus movimientos chistosos : esos monitos del otro lado del cristal).

No sabemos si Juno disfruta de la música o si solamente se burla de los mariachis, pero no hay duda de que existe aquí un rasgo de comunicación entre especies (y una sobredosis de cuteness en los movimientos miméticos de la beluga, casi un fantasmita o un bebé del mar).

En otras ocasiones Juno ha demostrado una conducta algo agresiva con las personas (lo que nos lleva a pensar que esta ballena gusta de la minorías y, en un mundo ideal, debería de ser gobernadora de un estado fronterizo).

Te podría interesar:
Video muestra la maestría de los pulpos para generar ilusiones ópticas y mimetizarse con cualquier entorno.

pulpo escondiendose con camuflaje

Los pulpos son una de las especies animales más formidables del planeta. No solo acceden a la comunicación telepática o tienen tres corazones, sino que manifiestan una espectacular diversidad de habilidades bio-cognitivas, como el hecho se que su sistema neuronal está distribuido en su cabeza, pero también a lo largo de sus tentáculos, y que son capaces de almacenar experiencias (memoria) a corto y largo plazo. Pero en este video se muestra otro de sus más admirables talentos: su maestría en el ilusionismo óptico. Los pulpos ejercen un control "total" sobre su piel, lo cual no solo les permite adquirir diversos colores como camuflaje, sino que también pueden variar las texturas de su dermis. La suma de estas dos habilidades permite que estos inspiradores cefalópodos repliquen, literalmente, cualquier elemento presente en su entorno.