*

X

Google Maps capta pene gigante en escuela de Nueva Zelanda

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/14/2011

Una enorme travesura de arte fálico puberto es capturada por Google Maps en una escuela de Nueva Zelanda

Dibujar penes es algo bastante común en la pubertad, pero algunos niños lo hacen a mayor escala y lo dedican a los ojos del cielo. Hace un par de años reportamos sobre el joven Rory Mcinnes quien hizo una prodigiosa travesura dibujando un pene de 20 metros en el techo de su casa. Ahora, gracias a Google Maps, descubrimos la travesura de unos chicos de Hamilton, Nueva Zelanda, que dibujaron una serie de grandes penes en la escuela Fairfield, obra que por dicha tecnología puede ser apreciada por millones de personas.

La imagen satelital tomada en mayo del 2009 muestra seis figuras fálicas delineadas en el pasto. Por azares del destino Google tomó esta imagen del Fairfield College ese día de mayo y dos años después fue vista por David McQoid, quien estaba buscando bienes raíces por la zona y quien en un principio pensó que se trataba de una obra de arte.

El director de la escuela, Gerhard van Dyk, dijo que la travesura ocurrió en un fin de semana y hasta la fecha no se sabe quiénes fueron los autores del viril dibujo. En el momento el jardinero intentó camuflar los trazos, pero no había mucho que pudieran hacer  para ocultar tal portento sin hacer un crimen contra natura, sin contar con que el ojo del gigante de la red ya había tomado las imágenes. Van Dyk mencionó que intentará contactar a Google para bajar esta imagen de su servicio de mapas.

Ver mapa en Google

Te podría interesar:

Niño de 7 años en pijama roba auto y viaja 20 millas en búsqueda de su papá

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/14/2011

Un niño de 7 años condujo el Pontiac Sunfire de su padrastro a más de 80 km/h; el niño había madrugado y en pijama se dirigía a visitar a su padre.

En un épico episodio de persecución  —de tabloide o comedia para toda la familia—, un niño de 7 años tomó el Pontiac Sunfire de su padrastro y lo condujo a lo largo de 20 millas (32 km) a más de 80 km/h. Cuando la policía lo detuvo, el joven conductor, en pijama (como todo verdadero dandy), empezó a gritar que quería visitar a su papá.

La persona que llamó a la policía se sorprendió de ver a un niño de esa edad manejando en una extraña posición para alcanzar los pedales.

Según la policía, la madre, que trabaja turnos nocturnos, estaba durmiendo el lunes por la mañana cuando el chico robó el auto y no se percató de su ausencia hasta que la policía la llamó.

Y si bien el niño seguramente fue regañado, la irritación de su madre difícilmente mellará los futuros contratos que este joven podría recibir de distintas escuderías, hambrientas de un piloto tan prometedor como este pequeño Fittipaldi del estado de Michigan.

[Gawker]