*

X

Connecticut descriminaliza la marihuana

Por: pijamasurf - 06/08/2011

Connecticut despenaliza la posesión de hasta media onza de marihuana y con ello se convierte en la entidad número 14 en Estados Unidos en adherirse a esta medida

Los fumadores de marihuana del mundo están de fiesta, o al menos los de Connecticut, porque dicho Estado de la Unión Americana acaba de legalizar la posesión de cannabis. Tener consigo hasta media onza (14 gramos) de marihuana en Connecticut ya no se considerará más un crimen. Luego de una airada discusión, la Casa de Representantes local aprobó la despenalización de esta planta, con 97 votos a favor y 57 en contra, convirtiéndose así en la entidad número 14, de 50, en tomar esta medida dentro de Estados Unidos. Mientras tanto el gobernador demócrata, Dan Malloy, aseguró que en cuanto la nueva ley llegue a su escritorio, la firmará para que pueda entrar en vigor.

"La aprobación final de esta legislación acepta la realidad de que la actual ley provoca más daño que beneficios [...]. Las modificaciones de esta ley pondrán a Connecticut a la par que las leyes de dos de nuestros estados vecinos, Nueva York y Massachusetts, y a un total de 13 estados a lo largo del país con condiciones similares", comentó Malloy.

El intención del Congreso, más que legalizar la marihuana, es instaurar sanciones proporcionales a su consumo o posesión. Por ello, aquellas personas que tengan hasta media onza de esta hierba recibirán una llamada de atención del mismo talante que exceder con el automóvil la velocidad permitida en una calle de la ciudad, es decir, en términos monetarios, una multa de 150 dólares. En caso de volver a ser detenido con la cantidad "permitida" de cannabis, los infractores recibirían una multa mayor pero sin exceder nunca el límite de 500 dólares.

[Capitol Watch]

Te podría interesar:

Jacuzzi cósmico: Detectan mar de burbujas magnéticas al límite del sistema solar

Por: pijamasurf - 06/08/2011

¿Paraíso intergaláctico? El Voyager envía datos que sugieren la existencia de un esponjoso mar de burbujas magnéticas al filo de nuestro sistema solar

Al borde de nuestro sistema solar, en su frontera exterior, se encuentra una enigmática región de la heliósfera conocida como heliofunda (helioheath en ingles), la cual, contrario a lo que se pensaba, no es una zona bien definida o un sólido escudo protector, sino una turbulenta masa de danzantes burbujas magnéticas (¿el Jacuzzi de los dioses?).

El anterior descubrimiento, además de detallar una especie de psicodélico paraíso, también podría implicar malas noticias para nosotros. Y es que la barrera magnética que delimita el sistema solar al cual pertenecemos está estructurada de manera tal que puede permitir el paso de rayos cósmicos y partículas de energía que podrían amenazar la estabilidad de nuestra galaxia.

Esta nueva teoría de la “zona esponjosa” se basa en un modelo computarizado construido a partir de los datos enviados por la nave espacial Voyager, que actualmente se encuentra a unos 16 mil millones de kilómetros de la Tierra, trayecto que ha recorrido desde que comenzó su travesía en 1977.

Según este nuevo modelo, las burbujas son bastante largas, se cree que alcanzan hasta 160 millones de kilómetros de longitud y simulan la forma “alargada de salchichas”, aseguró Meray Opher, astrónomo de la Universidad de Boston que actualmente trabaja con la NASA.

Al igual que la Tierra, el sol tiene un campo magnético con dos polos,norte y sur. Y al girar el sol este campo magnético, el cual se extiende hasta los límites de nuestro sistema solar, se “arruga” como si se tratase de la falda de una bailarina. “Lejos del sol, en donde los Voyagers se encuentran hoy, los pliegues de la falda quedan amontonados” añade Opher, y al contraerse demasiado se quiebran liberando las burbujas magnéticas que conforme se acumulan dan vida a esta misteriosa “zona esponjosa”.

"Es bastante burbujeante hasta donde podemos entender. Es como si se tratara de la zona más burbujeante de tu jacuzzi […]. Adentro de este mar de burbujas hay oscilaciones, que no son gigantescas pero son medibles. Yo le llamaría una silenciosa turbulencia”, declaró Jim Drake, físico de la Universidad de Maryland.

[National Geographic]