*

X
Epifanías rítmicas desde la séptima dimensión: los Digable Planets conjugan la evolución de la conciencia, con bases de hip-hop y pinceladas de ágil jazz para lograr uno de los estilos musicales más cautivadores de los noventas.

Proyectando sus conciencias en alter-personalidades representadas por insectos, Digable Planets es sin duda uno de los proyectos más memorables en la historia del hip-hop. Fusionando magistralmente las bases rítmicas de este género musical con exquisitas pinceladas de jazz y funk, el trío neoyorquino acuñó un deleitante estilo que difícilmente será olvidado. Integrada por Ishmael "Butterfly" Butler, Craig "Doodlebug" Irving y Mary Ann "Ladybug Mecca" Vieira, esta banda surgió en 1992, en Brooklyn, y desde que lanzaron su primer álbum, Reachin' (A New Refutation of Time and Space) (1993), destacaron por la construcción de narrativas que presentaban extrovertidas reflexiones en torno a las nuevas concepciones de la materia, el tiempo, el espacio y otras variables físicas.

Sobra decir que su primer disco tuvo una notable recepción entre el público, en buena medida porque ofrecía una alternativa a aquellos que gustaban del hip-hop pero que estaban cansados de canciones con letras agresivas cuyo espectro de realidad se limitaba al intercambio de drogas, la violencia en las calles y la jactancia de logros económicos o sexuales. Trovadores metafísicos de corazón, los Digable no tardaron en lanzar su segundo álbum al año siguiente: Blowout Comb (1994). Ambos discos terminarían por consagrarse como memorables joyas de un submovimiento hip-hopero dedicado a esparcir concienzudas reflexiones sobre aspectos tanto prácticos como trascendentales de la vida, mientras que sus metapoéticas letras se hilvanaban al ritmo de una elegante fusión que de algún modo se podría ubicar como el relevo evolutivo de la legendaria banda A Tribe Called Quest.

Lamentablemente, tras el lanzamiento de Blowout Cumb, surgieron fuertes diferencias entre los tres integrantes, fricción que  llevaría a Ladybug Mecca a abandonar a sus compañeros y con ello terminaría momentáneamente la efímera, pero lúcida, carrera de los Digable Planets. Y no fue sino hasta once años después que el trío pudo acordar la presentación de su tercer y último álbum, Beyond the Spectrum: the Creamy Spy Chronicles (2005). Este disco representó una especie de ejercicio retrospectivo en el que los Digable incluyeron algunas piezas inéditas, así como remixes y lados B.

Tras la ruptura, los tres integrantes probaron carreras como solistas y proyectos con otros músicos. Butler estableció el proyecto Cherrywine, en el que fusiona el hip-hop con blues y en 2003 lanzó el álbum Bright Black que no gozó de muy buena recepción. Por otro lado Doodlebug lanzó Cee Knowledge & the Cosmic Funk Orchestra, proyecto con el cual ya produjo un par de discos. Finalmente Ladybug, ahora conocida como Lady Mecca, presentó en 2005 su álbum Trip The Light Fantastic.

De algún modo Digable Planets representa fielmente el arquetipo que respira detrás de fenómenos como las estrella fugaces o las supernovas: una efímera sensación de gozo y bienestar, casi extasiante, que si bien son fenómenos de "corta vida", lo cierto es que su impacto en nuestros sentidos es tal que terminan por mantenerse en la memoria. Y en caso de que no sea tan optimista tu relación con los DP, algo innegable es que sus álbumes permanecen aquí, siempre listos para recibir unos instantes de atención por nuestra parte, los cuales, sin duda, serán exquisitamente remunerados.

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

 

Te podría interesar:

Playas nudistas: consejos prácticos para disfrutar tu experiencia

Por: pijamasurf - 06/25/2011

Si tienes pensado visitar una playa nudista durante este verano y eres primerizo, tal vez deberías leer estas recomendaciones prácticas para vivir una experiencia más agradable y no desentonar con el entorno.

La temporada veraniega ha llegado y con ella también viene un alegre ritual anual: planear vacaciones.Tal vez sea este un buen momento para que finalmente decidas asistir a una playa nudista, una experiencia que además de grata y relajante, tiene funciones educativas (ayuda a romper tabúes) y podría representar una especie de estimulante masaje psicocultural. Sin embargo, si eres primerizo en esta actividad, sería bueno que te despojaras de los clichés que has forjado en torno a las playas nudistas a lo largo de tu vida y, mejor, aproveches estas recomendaciones que a continuación te compartimos:

1) Elimina cualquier connotación sexual del asunto. El nudismo es una oportunidad para cultivar la relación con la naturaleza y con tu propio cuerpo y no un mecanismo social para alimentar infantiles perversiones.

2) Si no puedes evitar mirar libinidosamente a los demás, mejor retírate. De lo contrario, y en caso de incomodar al resto de los asistentes, podrías exponerte a una vergonzosa expulsión pública.

3) Se prudente si piensas tomar fotografías de ti o tus acompañantes. En caso de que sea una toma abierta, sería cortés que pidieras permiso a las personas que pudiesen quedar dentro de cuadro.

4) Relájate: lo más probable es que nadie te esté observando.

5) En caso de ser hombre y excitarte, cuida las manifestaciones fisiológicas de tu estado de ánimo. Tu reacción podría leerse como un gesto poco discreto (y probablemente ni siquiera nuestro manual práctico para disimular una erección podrá ayudarte, pues la desnudez es bastante honesta).

[Ver más consejos y fotos de nudistas]