*

X

Adolescente vende riñón para comprar un iPad2 en China

Por: pijamasurf - 06/02/2011

El frenesí por conseguir la nueva versión del iPad llevó a un adolescente chino a vender su riñón para poder adquirirlo.

Hace poco publicamos una nota afirmando que las marcas mejor posicionadas en el mundo, Apple entre ellas, detonan la misma actividad neurológica que la que provoca una creencia religiosa. También nos tocó reportar, en un acto de enrome relevancia simbólica, la transformación de una iglesia de Francia en un centro comercial. Ambos sucesos sugieran acaso una decadente realidad: el consumo nos hipnotiza. Y evidentemente existen algunas marcas que saben cómo explotar esta condición, tejiendo finamente en torno a sus productos una especie de halo cuasi-divino por cuya obtención estaríamos dispuestos a hacer prácticamente cualquier cosa.

Un adolescente chino de 17 años deseaba fervientemente el más popular de los nuevos dispositivos de Apple, el iPad 2. Sin embargo, el costo de este hot gadget estaba definitivamente fuera del alcance de su bolsillo, así que decidió tomar una medida extrema: vender uno de sus riñones para poder adquirir su iPad. Cuando el chico llegó a casa con su flamante juguete nuevo y una venda ensangrentada (debió permanecer tres días en el hospital después de la extracción de su órgano), la madre descifró de inmediato lo que había sucedido. El mercado "legal" de órganos en China es bastante grande, sin embargo, lo que en realidad resulta preocupante, y no desde una perspectiva moralista sino desde un discurso por la dignidad humana, es la decadente materialización de los actuales valores. Al parecer en la lucha entre el consumo patológico y la evolución del ser, marcas como Apple están inclinando la balanza a su favor.

[Telegraph]

Te podría interesar:

Añaden dos nuevos elementos a la tabla periódica

Por: pijamasurf - 06/02/2011

Efímeros y muy pesados, así podríamos describir a los nuevos integrante de la tabla periódica, los elementos 114 y 116.

Para gozo de los científicos, y para mala fortuna de los niños que serán obligados a memorizarlos, los elementos 114 y 116 han sido oficialmente añadidos a la tabla peioódica. Ambos constituyen los elementos más pesados de toda la tabla. Sin embargo, su existencia es particularmente efímera ya que solo existen durante un segundo. Tras ese lapso estos elementos comienzan a decaer en átomos más ligeros

El elemento 116, también conocido como ununhexio, fue descubierto en 1999 en la Universidad de Berkeley, en California. A pesar de que la información en torno al Uuh aún es bastante incierta, se cree que su naturaleza podría ser metálica, de color gris plateado y sólido a una temperatura de 25° C. En cuanto al elemento 114, también conocido provisionalmente como ununquadio (Uuq),  éste fue descubierto en 1998 por científicos del Joint Institute for Nuclear Research de Dubna,  Rusia.