*

X

Stephen Hawking: 'No hay vida después de la muerte; es un cuento de hadas'

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/16/2011

El famoso físico dijo en una entrevista reciente que la vida después de la muerte y el cielo son cuentos de hadas oscurantistas

Stephen Hawking ha vuelto a ser noticia gracias a sus recientes comentarios publicados en el periódico londinense The Guardian. El famoso físico, cuya enfermedad se ha agudizado, dijo que no tiene miedo de morir porque "ha vivido con el prospecto de una muerte temprana por los últimos 49 años". Este que sin duda es visto por los medios como el representante de la ciencia oficial (mientras otros bromean que su cerebro ha sido hackeado) dijo: "Veo al cerebro como una computadora que dejará de trabajar cuando sus componentes fallen. No hay cielo ni vida después de la muerte para las computadoras; eso es un cuento de hadas paras las personas que le temen a la oscuridad".

Aunque supuestamente afianzado en la ciencia, la declaración de Hawking es una creencia. Como lo es decir que sí existe la vida después de la muerte. A lo mucho una hipótesis difícil de probar (aunque algunas personas sostienen tener pruebas de la reencarnación).

Hace unos meses Hawking generó controversia declarando que los extraterrestres deben de existir y probablemente sean hostiles. "Solo tenemos que mirarnos a nosotros mismos para observar cómo la vida inteligente puede evolucionar en algo con lo que quizá no queramos convivir. Me imagino que habitan en naves espaciales masivas después de haber devastado por completo los recursos naturales de su planeta originario. Estos avanzados aliens posiblemente se hayan vuelto nómadas y están en busca de conquistar y colonizar cualquier otro planeta que puedan alcanzar”, dijo Hawking.

[Guardian]

Te podría interesar:

Los ojos del ser humano son capaces de percibir campos magnéticos

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/16/2011

El ser humano tiene potencialemente la capacidad de "ver" el campo magnético de la Tierra y utilizarlo para navegar el espacio, según un estudio con proteínas fotosensibles

Las tortugas, las abejas, las aves y algunos otros animales son capaces de detectar campos magnéticos y utilizarlos para orientarse en el espacio. Nuevas investigaciones apuntan a que los humanos podrían tener esa misma capacidad megneto-sensorial aunque inactiva.

Un estudio con una proteína fotosensible tomada del ser humano, criptocromo 2, restauró en moscas de la fruta su visión magnética.

Aunque no se sabe si está molécula funciona como un receptor magnético fotosensible en la retina humana, el neurocientífico de la Universidad de Massachusetts, Steve Reppert, quien llevó a cabo el estudio, cree que sus descubrimientos sugieren la posibilidad.

Otros estudios han mostrado que el criptocromo en las aves resulta en que tengan una especie de compás cuántico, el cual produce una imagen del campo electromagnético en sus ojos.

Cuando un fotón entra al ojo de un ave, se pone en contacto con estas células sensibles a las reacciones bioquímicas geomagnéticas  que utilizan criptocromo. La luz recibe un aumento de energía que la coloca en un estado de entrelazamiento cuántico, un estado en el que los electrones están espacialmente separados pero de todas formas se afectan entre sí.

¿Podríamos tener los humanos también este compás cuántico y ser capaces de orientarnos a través de la luz, siguiendo el campo magnético de la Tierra?

Algunas investigaciones sugieren que la capacidad de visión magnética de los seres humanos podría estar ligada a altos niveles de criptocromo en los ojos.

Klaus Schulten, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, cree que en algún momento nuestra evolución pudo haber cambiado la orientación geomagnética por la longevidad,  ya que su investigación  sugiere que un compás de criptocromo necesita superoxido, un tipo de radical libre  de oxígeno. Los radicales libres tienden a destruir el ADN, lo cual funciona para un animal que vive relativamente poco pero no para uno que aspira a la longevidad (algo que podría contradecirse en el caso de las tortugas marinas que usan el geomagnetismo para navegar y viven en promedio 80 años).

Si bien resulta evidente que en algún momento esta capacidad dejo de ser útil para el ser humano, quizás también sea posible algunas personas, a través de la neuroplasticidad, todavía puedan tenerse acceso a la visión geomagnética, activando increíbles ojos entrelazados cuánticamente, sensibles a los campos magnéticos de la Tierra y de todos los organismos vivientes del planeta. Tal vez esto ya no sea necesario para orientarnos —con la tecnología GPS— pero sí para extraer otro tipo de información que puede ser valiosa en el futuro (o simplemente impresionar a a nuestars posibles parejas con una super visión  magnética).

[Wired]