*

X
Logos y cosmogénesis: el significado de la palabra abracadabra es crear de la nada, ¿pero es esto posible? ¿Podemos hablar mundos?

Glossolalia digital art (mystic monster mouth)

"Most everyone would agree that objective reality is a world where things are just that- living things, such as people, or dogs, or cats. Furthermore, symbols are not alive but are abstract representations of ideas. It has been my experience, however, that the opposite is true on the magical plane. Symbols are alive and living things are generally the symbol of something"-. Lon M. Duquette, supremo hierofante del Ordo Templis Orientis.

En un principio decir era hacer. Hoy aún algunos se jactan de que caminan las palabras, walk the talk ("no bullshit"). Si yo estuviera ahí, en el principio, y dijera algo como Thor: caería un relámpago.  Si yo dijera manzana, más allá de esta página, tu podrías comer esa fruta. ¿Se ha perdido el don de la palabra? ¿La magia? Nuestro paradigma se basa en la asunción de Einstein (vaca sagrada que marca un sistema de realidad): "la energía  no se crea ni se destruye, sólo se transforma". La lógica indica que de la nada nada sale.  Ok. Entonces la pregunta que mago te hago es ¿podemos crear? No con una masa. La física que legisla nuestra vida nos dice que desde el Big Bang - el hiperdenso microinfinito caldo inicial- todo lo que vivimos es un proceso de la materia transformándose causalmente a partir de ciertas leyes fijas (la luz en Afganistán es igual que en Aldeberán).  Yo no puedo volar. Yo no puedo cambiar este cuerpo para que sea estrella otra vez en un flash. La gravedad me mantiene en este lugar (sólo puedo soñar que estoy en otro lugar donde tu flotas y yo floto y mi foto son los ojos de la Vía Láctea que me ve con ojos hipnóticos que yo no puedo ver). Pero este sueño no es real. No es tan real como una bola de billar que choca con otra bola de billar (that old Newtonian dance). No es  tan real como el azar que en las estrellas que serán supernovas transforma la materia prima en elementos pesados como el oro.

Y sin embargo la magia de eones secretos, centro de la paleta infinita (bubble god) de todas las religiones, implíctamente sostiene que el mundo fue creado.  Generalmente a través de la palabra (serpiente iridiscente en el mar). El Logos: matriz de todas las palabras que materializa. Vocifera YWHW, las esferas. El bramido de Brahma, león de la selva cosmogénica. Om-bre. Entiendo que esto se mueve en un plano simbólico. ¿Hacer un plan es hacer un planeta? ¿ Si digo mi nombre estoy naciendo-me? La mayoría de las personas pensaría que las palabras no pueden mover una maceta.

¡Abracadabra, que se abra esta puerta!  El legendario conjuro que la cultura pop sitúa en fantasías, es en realidad una clave aramea. Cuando Jesús, no el dios sino el hombre de esta historia (TÚ),  hablaba con sus amigos hablaba en arameo. El verbo avra, significa "Yo creo". El lenguaje hebreo -heredero- hace una distinción: si se dice "evra" significa que se está creando algo a partir de la nada (cuando se crea algo a partir de algo más se dice "etzor".  "Abracadabra está diciendo  'Yo creo algo de la nada cuando hablo', justo como mis palabras vienen de la nada" (Patrick Dunn en Magic, Power, Language, Symbol).

El origen de la palabra poesía es "poiein", griego para "hacer". Un poeta alguna vez digo "las palabras son actos". Octavio Paz escribió "hay que soñar en voz alta, hay que cantar hasta que el canto eche raíces, tronco, ramas, pájaros, astros, cantar hasta que el sueño engendre y brote del costado del dormido la espiga roja de la resurrección".  Quizás  sea cursi ahora citar al poeta creacionista Vicente Huidobro pero la alquimia lo amerita "Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas! Hacedla florecer en el poema".  Esa flor para mí es una jacaranda que florece celeste enramada con las Pléyades (con un leve halo toque Venus-sea). (Y nunca podre dejar de citar el mito de Osiris e Isis: cuando Osiris fue despedazado por su hermano maligno Set, dividido en 14 partes (en el Nilo de leche galáctica), de las cuales Isis (su hermana-amante-madre) encontró trece ("entre más me dices más me crece") salvo su falo. Isis se dio a la tarea de fraguar finalmente en el acto apoteótico del amor su falo en oro, cantando con voz de ibis. Para poder copular en el tálamo solar.

No se trata de un truco, de producir un objeto.  De igual manera que la alquimia no se trata de hacer oro del plomo. Cada pensamiento es una escultura en el éter. Cada vez que decimos algo estamos creando un castillo de aire. ¿Pero queremos que ese aire sea alguien?  Castillo fénix nace princesa mar(del)fin diamante.

Hagamos un ejercicio: imaginate que estás en una isla  y no hay nadie que vaya a venir. No tienes un sistema de comunicación satelital. No tienes pirotecnia (Giligan se fue con Circe y no hay señal). ¿Puedes aun así llamarle? No sólo llamarle sino hacerla llegar.  Vocal ultramarina: barco insinuante.

De la espuma nació Venus. Espuma: materialización del hálito de la boca.

Divino escupitajo seminal cometa.

Insemina la luz alba habla planeta.

Según la exobiología la vida en la Tierra nació a partir de un meteoro que en su atáud de hielo contenía la prefiguración genética. Sublime bacteria.

Ahora lanza un meteoro, piedra de tu código. Lánzalo (laz-are-us-all) al espacio, al cielo (el único cohete colibrí es una letra).

En ese prístino jardín con vaho dibujas una silueta.

Sílaba del árbol de la vida.

There is a tree that grows in the center of the sea,

sapphire boughs, sap fire vowels,

there is a tree that grows in the center of thee.

Y ella yegua aurora boreal camina sobre las olas.

Llega.

Twitter del autor: @alepholo 

Te podría interesar:
Discusión en torno a la marihuana como un agente evolutivo o como una droga que lleva al crimen y subvierte la sociedad

La discusión sobre la cannabis ha sido particularmente difícil en el contexto social más amplio y quizás sería necesario decir, en el contexto simbólico.

El mundo humano es una maquinación de nuestro subconsciente, en algún punto podemos decir que el universo no es más que un pensamiento. El Kibalion ya lo decía cuando afirmaba que el universo era mental. Cómo tal funciona sobre la base del mismo lenguaje del subconciente, me refiero claramente al lenguaje simbólico.

La aceptación de la cannabis se ha transformado en un símbolo representativo de la realidad[1], ser o no defensor de la cannabis constituye en general una posición coincidente con una forma de definir la realidad social. Como señala Erik Davis respecto a la marihuana (y las drogas alteradoras de la mente en general):

“The various social agendas of parents, teachers, and the ghost of God could be sidestepped not only by sullen monosyllables and the worship of unwholesome heavy metal guitarists but by tinkering with consciousness itself. What greater rebellion than rewiring one's experience of the world?[2]

Para sus detractores, su uso (medicinal o recreacional) atenta contra el orden social, el orden moral, el orden biológico (con apelativos a lo “anti-natural” del consumo, en general de psicoactivos) definiéndose ya no en un contexto comunicativo sino en el aislamiento propio de las certidumbres personales, su sola presencia es un desafío a la normalidad del mundo.

En el contexto de sociedades multiculturales como las nuestras finalmente la “realidad” es definida bajo una lógica estratégica, en que lo buscado es la hegemonía moral. El arma típica de estas discusiones no argumentativas, no comunicacionales, es la demonización de la contraparte; siendo la cannabis considerada por una parte de la sociedad como una droga criminogénica, tóxica para el cerebro, depresiva, droga de entrada a otras drogas más dañinas (Gateway drug), responsable de daño cerebral, entre otras acusaciones. En general, no mas que mitos con alguna evidencia anecdótica ciertamente no concluyente y marcadamente parcial.

Por el otro lado de la discusión están los defensores acérrimos de la cannabis entre otros compuestos alteradores de la psique, entre ellos podemos nombrar a grandes como Terence Mckenna, Marc Pesce, Erik Davis y Timothy Leary entre muchos otros quienes se han aproximado al cannabis (y a las drogas psicomiméticas en general) en tanto reconsideración de su rol cultural, considerándolas incluso necesarias para la supervivencia humana dentro del contexto de la temática posthumanista o transhumanista bajo la reivindicación de las drogas como herramientas de desarrollo personal[3].

Así y todo, la mayoría de la gente se mueve en posiciones más amagadas, menos radicales, de otro modo ambas posiciones son prácticamente irreconciliables, son proposiciones de la realidad incompatibles.


[1] Erich Goode, Marijuana and the politics of reality, Journal of health and Social Behavior, Vol 10, No. 2  (Jun. 1969) pp.83

[2] Erik Davis, Teenage Head: Confessions of a High School Stoner, The village Voice, Jun. 1993

[3] Michael Garfield, The Psychedelic Transhumanist, H plus magazine, 29 de septiembre de 2009.