*

X
Alicia en el País de la Multimedia: El músico y artista japonés Takagi Masakatsu, presenta el arte como un simple pero sofisticado masaje polisensorial.

Si tuviéramos que nombrar a un representante del renacentismo digital que encarne cabalmente la versatilidad propia de la vertiginosa actualidad, y que lo haga a través de una creatividad artística encausada por medio de herramientas tecnológicas, esa persona bien podría ser  Takagi Masakatsu. A pesar de su juventud, este artista japonés se desplaza con maestría y agilidad entre distintas disciplinas creativas: música (tanto análogo como electrónica), videoarte, fotografía, y una forma de pintura en computadora que bien podríamos calificar como acuarelas digitales.

Takagi nació en 1979, en Kyoto, Japón, misma ciudad donde realizó sus estudios y donde actualmente reside. A sus 31 años lleva ya más de una década entablando uno de los discursos multimedia más estéticos del planeta, lo cual lo ha llevado a colaborar con gente de la talla del gran músico David Sylvian, o ser reconocido a los 25 años por la prestigiada revista de arte digital, Res, como uno de los artistas emergentes que mayor influencia tendrán sobre el futuro inmediato del videoarte, la música, el diseño, y el media art.

El arte de Takagi básicamente ronda entre los límites (o mejor dicho los anti-límites) de un cuento que tal vez alguien escriba, o interprete, llamado "Alicia en el País de la Multimedia" y los de una refinada orgía de colores, patrones, ritmos, en donde geishas ataviadas de neón sirven, con una mano, te de pistilos de loto azul digitalizado, mientras con la otra tocan al piano risueñas melodías. Y más allá de la belleza que caracteriza a cada una de sus piezas, lo que resulta increíble es la capacidad de fusionarlas armónicamente: secuencias animadas que ilustran aposteósicamente la música que emerge se su computadora. pero más allá de las descripciones y divagues bienintencionados que pueda compartirles sobre la obra de Takagi, sin duda lo más apropiado será dejar de escribir e invitarte a que le regales unos minutos a su trabajo, y probablemente no te arrepientas de hacerlo.

 

Te podría interesar:

La depresión puede ser benéfica si logras atravesar el fango emocional

Por: pijamasurf - 04/29/2011

Profesionales de la mente concluyen que la depresión, siempre y cuando no acaba con nosotros, puede eventualmente traer importantes beneficios para la identidad de una persona.

Constantemente escuchamos sobre las inmundicias de una abstracta y popular psico-entidad llamada depresión. Sin embargo, un grupo de expertos esta promoviendo una controvertida versión para entender otro aspecto de este fenómeno: los beneficios tangibles que el atravesar por un periodo depresivo, y superarlo, puede implicar. Pero la polémica desatada en torno a esta postura se debe a que la depresión realmente puede ser un estado mental peligroso ya que conlleva a tomar decisiones equivocadas que resultan fundamentales para trazar el rumbo en la vida de una persona, o incluso puede terminar, como se ha comprobado en muchos casos, en un acto de suicidio.

No obstante este grupo de expertos sostiene que la depresión superada (haciendo énfasis en este término complementario) puede significar un fortalecimiento de la mente y del espíritu de un individuo, y ayuda a consolidar su identidad. “Si estas deprimido, lo cual por definición se refiere a una parálisis de la motivación, será difícil ver cualquier consecuencia positiva. Pero yo creo que las personas que la atraviesan salen fortalecidas. Puede servir como un catalizador por que has mirado por el precipicio y observado el vacío” afirma la especialista Marjorie Wallace.

Pero esta no es la primera vez que un experto sostiene esta teoría. Hace un par de años el profesor Jerome Wakefield, de la Universidad de Nueva York, argumentó en su libro “The Loss of Sadness: How Psychiatry Transformed Normal Sorrow Into Depressive Illness” que si abrazamos la depresión esta se puede convertir en un invaluable motor para mejorar nuestra vida. Por otro lado un estudio holandés sugiere que la gente que puede dialogar mejor con la vida, y con sus imprevistos, son aquellos que alguna vez han experimentado un periodo depresivo, mientras que un estudio de la Universidad de Duke, realizado en 2002, confirmó que las mujeres que padecen depresión moderada tienden a vivir más tiempo ya que aparentemente aprenden a tratar mejor con las variables de la vida cotidiana.

Esta idea de alguna manera remite a la proyección arquetípica del héroe, o heroína, que viaja al inframundo, en este caso al interior de su mente, y tras superar monstruosas presencias y situaciones aterrorizantes, eventualmente logran retornar a “tierra firme” con un espíritu evidentemente fortalecido. Pero, recordemos, para vivir esta experiencia evolutiva es fundamental tener la fuerza para salir de las sombras de nuestra propia psique.

[Independent]