*

X
Alicia en el País de la Multimedia: El músico y artista japonés Takagi Masakatsu, presenta el arte como un simple pero sofisticado masaje polisensorial.

Si tuviéramos que nombrar a un representante del renacentismo digital que encarne cabalmente la versatilidad propia de la vertiginosa actualidad, y que lo haga a través de una creatividad artística encausada por medio de herramientas tecnológicas, esa persona bien podría ser  Takagi Masakatsu. A pesar de su juventud, este artista japonés se desplaza con maestría y agilidad entre distintas disciplinas creativas: música (tanto análogo como electrónica), videoarte, fotografía, y una forma de pintura en computadora que bien podríamos calificar como acuarelas digitales.

Takagi nació en 1979, en Kyoto, Japón, misma ciudad donde realizó sus estudios y donde actualmente reside. A sus 31 años lleva ya más de una década entablando uno de los discursos multimedia más estéticos del planeta, lo cual lo ha llevado a colaborar con gente de la talla del gran músico David Sylvian, o ser reconocido a los 25 años por la prestigiada revista de arte digital, Res, como uno de los artistas emergentes que mayor influencia tendrán sobre el futuro inmediato del videoarte, la música, el diseño, y el media art.

El arte de Takagi básicamente ronda entre los límites (o mejor dicho los anti-límites) de un cuento que tal vez alguien escriba, o interprete, llamado "Alicia en el País de la Multimedia" y los de una refinada orgía de colores, patrones, ritmos, en donde geishas ataviadas de neón sirven, con una mano, te de pistilos de loto azul digitalizado, mientras con la otra tocan al piano risueñas melodías. Y más allá de la belleza que caracteriza a cada una de sus piezas, lo que resulta increíble es la capacidad de fusionarlas armónicamente: secuencias animadas que ilustran aposteósicamente la música que emerge se su computadora. pero más allá de las descripciones y divagues bienintencionados que pueda compartirles sobre la obra de Takagi, sin duda lo más apropiado será dejar de escribir e invitarte a que le regales unos minutos a su trabajo, y probablemente no te arrepientas de hacerlo.

 

Te podría interesar:

Instituto SETI deja de buscar inteligencia extraterrestre

Por: pijamasurf - 04/29/2011

El instituto SETI dejará de escuchar la llamada de ET. El anuncio se da en una movida semana en la ufología en la que el gobierno de Estados Unidos libera archivos que parecen ir en dirección opuesta y confirmar existencia de seres extraterrestres

En medio de una agitada semana entre los seguidores de la ufología, el Intstituto SETI anunció que detendrá su búsqueda de inteligencia extraterrestre luego de que el gobierno de Estados Unidos recortara su presupuesto al 10% de lo que había sido. El SETI tendrá que mantener en stand-by las 42 antenas de radio que conforman el Allen Telescope Array justo en los tiempos en los que más interesante supuestamente se pondría su labor con el reciente descubrimiento de numerosos exoplanetas similares a la Tierra los cuales podrían albergar vida.

Esta semana resurgió información publicada pr la Agencia de Seguridad Nacional en la que se señala que se ha recibido comunicación espacial extraterrestre, algo que habría sido el santo grial del SETI, un proyecto impulsado por Carl Sagan que gastó millones de dólares buscando señales de radio en el la inmensidad del espacio sideral.

El mismo sitio que volvió a traer a colación los confusos arcchivos del NSA, UFO-Blogger, ha publicado información en la que supuestamente se revela que Sagan sabía de la existencia de seres extraterrestres pero había sido forzado ha seguir con carísimo teatro del SETI para distraer e influir a la opinión pública. Esta información no tiene fuentes confiables pero, como suele suceder, se viraliza sin cuestionarse demasiado. De cualquier forma llama la atención el retiro de fondos al Instituto SETI justo en este momento.

El mensaje político de desfondear al SETI admite dos lecturas principales: la búsqueda de vida extraterrestre no tiene la misma importancia que los asuntos políticos de la cotidianeidad, o la búsqueda de vida extraterrestre con los medios que lo hace el SETI es rídicula ("es como buscar un buen restaurant italiano en Andromeda", decía Terence Mckenna), por ineficaz o por increíble e insostenible, en un mundo que cada vez más sospecha que para buscar extraterrestres no hay que dirigir un telescopio fuera de la Tierra, solamente hay que mirar hacia dentro del velo de secrecía.

[io9]