*

X

Ejército británico desarrolla tanque invisible para el campo de batalla

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/16/2011

La era de las máquinas invisibles de guerra se acerca: tanques invisibles para sorprender al enemigo y submarinos indetectables por sónares son parte de la nueva investigación militar en torno a la invisibilidad

La influencia de Harry Potter y su capa invisible podría estar llegando al ejército británico, que se encuentra desarrollando tecnología que puede hacer invisibles a sus tanques en el campo de batalla. El contratista militar BAE Systems está trabajando en un sistema llamado eCamouflage que despliega imágenes dentro de la estructura del  vehículo, capturadas por cámaras en diferentes ángulos, las cuales harían que el tanque se amalagame con el escenario de fondo. Las imágenes se estarían constantemente actualizando para crear la ilusión de que "no hay tanque". Una ilusión que sería valiosa para tomar de sorpresa a un enemigo y que recuerda a la estrategia militar de Alejandro Magno en su conquista de la India cuando creó un ruido de batalla varios días antes para que el enemigo se acostumbrara a este sonido y de esta forma no notara que su falange estaba cruzando el río Jhelum, de esta forma volviéndose acústicamente invisible.

La tecnología que está desarrollando el ejército británico es una especie de camuflaje óptico que envuelve a una estructura en imágenes en tiempo real de sus alrededores y que tiene su antecedente en el traje óptico desarrollado por  Susumu Tachi de la Universidad de Tokio, utilizando tenología de proyección retro-reflexiva.

Otros proyectos investigan la posibilidad de hacer submarinos invisibles al sónar, desarrollando capas de acústica invisible. Esto se basa en un material moldeado en una serie de círculos concéntricos desarrollado por la Universidad de Illinois, similar a un disco compacto. Cuando el objeto es colocado en el centro de la capa y se sumerge en el agua, las ondas de sonido chocan contra la capa y viajan alrededor sin hacer contacto con el objeto  (que podría ser un submarino).

Otra tecnología  similar es también  desarrollada por científicos británicos:  una capa que podría crear un vacío de espacio tiempo capaz de ocultar la sucesión de un evento ante los ojos de un observador. Esta tecnología está basada en el uso de los llamados metamateriales, sustancias cuya estructura interna les permite canalizar la luz alrededor de objetos y además sería capaz de desvíar la luz por un periodo de tiempo significativo para poder incluso editar un evento fuera de la historia.  Tecnología perfecta para eventos de manipulación e ilusionismo global.

Al contrario de los tanques que buscan ser invisibles, la revista Wired publicó un artículo sobre el interés en desarrollar proyecciones holográficas tridimensionales para utilizarlas en el campo de batalla creando la ilusión de que una deidad (se le llama "El Rostro de Allah") se aparece en la batalla e induciendo a los soldados a un rapto religioso  o a un pánico existencial, el cual podría rendir dividendos militarmente.

Surge la pregunta, con toda esta tecnología de ciencia ficción, ¿qué sucedería si la imaginación y los recursos de la humanidad no fuera puestos solamente al servicio de la guerra? Seguramente se podríán hacer las típicas cosas que se sugieren, como acabar con el hambre o crear energía limpia y barata, y hasta quizas crear una plataforma para la evolución de la conciencia.

Vía Cosmic Log

Te podría interesar:

La pornografía puede viajar en el tiempo, revela científico en entrevista con Colbert

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/16/2011

Steven Colbert discute con el profesor Daryl Bem sus experimentos sobre cómo el cerebro humano es capaz de percibir pornografía del futuro.

El profesor de Cornell Daryl Bem ha realizado uno de los estudios científicos más controvertidos de los últimos años, mostrando que el cerebro humano es capaz de percibir el futuro y que existe una transmisión de información desde el futuro hacia el pasado, lo cual se conoce como retrocausalidad. En una entrevista que mezcla tanto la comedia como el asombro ante un tema fascinante, el genial cómico Stephen Colbert y el científico de Cornell discuten uno de los experimentos de Bem, en el que estudiantes universitarios mostraron que eran capaces de recibir información del futuro de unas imágenes pornográficas. Esto es lo que Colbert llama “porno que viaja en el tiempo”.

En el experimento que mostró porno-precognición, los estudiantes fueron sometidos a una prueba en la que la pantalla se dividía en dos y tenían que adivinar en que parte aparecería la imagen. Cuando las imágenes no eran eróticas (imágenes emocionalmente neutras), los estudiantes tuvieron un 49.8% de efectividad en adivinar dónde aparecería la imagen, pero cuando eran eróticas (aunque no sabemos con exactitud qué tipo de porno prefiera el Dr. Bem) los estudiantes acertaron en un 53.1%. El experimento se repitió en varias ocasiones y los resultados mostraron que las imágenes pornográficas eran anticipadas con mayor efectividad en todos los casos. Aunque esto parece poca diferencia porcentual, este porcentaje es estadísticamente significativo al punto que se considera como científicamente valido decir que los estímulos que las imágenes pornográficas ocasionarán en el futuro pueden ser detectados en el presente.

“Lo más sobresaliente es que se observan las respuestas fisiológicas 2 o 3 segundos antes de que aparezca la imagen, antes incluso de que la computadora decida qué imagen presentar, si una estimulante o una no estimulante”, dice el Dr. Bem, quien cree que a nivel cuántico se podría estar transmitiendo la sensación provocada por la porno del futuro (algo que a escala subatómica  ya han probado Aharanov y Tollasen).

Otro interesante estudio de retrocausalidad realizado por el Dr. Bem descubrió que, paradójicamente, estudiar para un examen después de haberlo completado ayuda a mejorar los resultados: de manera increíble es posible que si no estudiaste para un examen y estudias después puedas salvar un poco tu calificación (algo como la píldora cuántica del día después).

En el estudio se mostró a 100 estudiantes una lista de 48 sustantivos en una computadora y se les pidió que los visualizaran. Después se les hizo un examen sorpresa de memoria sobre cuántas palabras podían recordar.

Luego una computadora revisó la misma lista y escogió de manera aleatoria 24 de estas palabras sin ninguna intervención humana. Antes de que se fueran se les pidió a los estudiantes que revisaran la palabras que había escogido la computadora y las escribieran.

Cuando el Dr. Bem revisó los exámenes encontró un extraño patrón. Descubrió que los estudiantes habían tenido mayor memoria para las palabras que había seleccionado la computadora y habían leído y escrito después de haber hecho el examen. Las otras 24 palabras fueron menos recordadas.

“Los resultados muestran que practicar un grupo de palabras después del examen de memorización, de hecho, atraviesa el tiempo para facilitar el recuerdo de esas palabras”, dice el Dr. Bem.

Los resultados de los experimentos de este profesor de la Universidad de Cornell han sacudido a la comunidad científica. Algunos científicos cuestionan el método de Bem, pero lo cierto es que su trabajo, para publicarse en el Journal of Personality and Social Psychology, fue revisado por colegas suyos, cumpliendo el protocolo que marca la ciencia. Asimismo, el Dr. Bem es un científico de alto prestigio cuyo trabajo sobre autopercepión es parte de los libros de texto escolares en Estados Unidos.

A la luz de esta posibilidad de que la información pueda viajar del futuro hacia el pasado la frase popular "nunca es demasiado tarde" toma un nuevo sentido, como si la persona que dijo esto por primera vez  hubiera recibido información del futuro.

[NY Times]