*

X

Collar de perlas de semen: lujuria y glamour ¿lo usarías?

Por: pijamasurf - 01/19/2011

"Una representación precisa del semen" en tu cuello, "marca visual" y recuedo del "placer fugitivo", el collar de perlas de la diseñadora Leah Piepgrass es una pieza de glamour y transgresión perfecta para chicas provocativas

Probablemente inspirada en las películas porno y el llamado "moneyshot", la diseñadora Leah Piepgrass ha creado un collar de perlas que es, en sus propias palabras,"una representación precisa del semen". Esta provocativa pieza es, también según su diseñadora, "una marca visual del caos vuelto perfección a través del acto de la belleza y la lujuria... un recuerdo de un momento de placer fugitivo".

Aunque algunos podrían ver también en el collar el caos líquido del mercurio, incluso la formación -solve et coagula- del collar de perlas del dios Indra, que representa la interconexión de todas las cosas (aunque el collar de Indra podría estar hecho de semillas perladas de galaxias, del semen de deidades). Este collar es un buen ejemplo de cómo cada quien proyecta su campo de signifcados al mundo exterior y de cómo el porno en su fuero secreto logra ser exteriorizado como arte y producir un oscuro objeto del deseo de lujo.

Vía Jezebel

Te podría interesar:

Mark Visser hace historia al surfear ola de 11 metros en completa oscuridad (VIDEO)

Por: pijamasurf - 01/19/2011

En un escenario solo iluminado por LEDS Mark Visser superó el récord de surf nocturno al montar una ola de once metros en Maui


En lo que ha sido considerada como una memorable hazaña por los conocedores de surf, Mark Visser se apuntó un respetable récord al montar la mayor ola jamás surfeada de noche. El épico suceso ocurrió en Maui cuando Visser encaró una ola de aproximadamente once metros en plena oscuridad. La única luz presente eran una serie de diminutos LEDS incrustados en su tabla y su chaleco salvavidas. Un par de helicópteros sobrevolaron la escena para documentar esta hazaña.

"No fue sino hasta que vi las fotografías que me di cuenta del verdadero tamaño de la ola. El proyecto llevaba planeándose desde hace más e dos años y sin duda es la cosa más temeraria y excitante que he hecho en la vida. El surfear en completa oscuridad implicaba que tenía que guiarme por la intuición. Me tenía que desprender de la manera habitual en la que practico el surf y simplemente ser parte de la ola. Estoy muy estimulado de haber conseguido algo que nadie pensaba que fuese posible y que me habían dicho que no se podría lograr", declaró Visser.