*

X

Fotos satelitales de ciudades fantasma en China

Por: pijamasurf - 12/17/2010

El mercado de bienes raíces en China ha crecido tanto que estan apareciendo sofisticadas ciudades nuevas completamente deshabitadas; la serie de imágenes da vida a una especie de bestiario de urbanización arrítmica

Uno de los nichos de mercado más boyantes del planeta es el de las bienes raíces en China. Sin embargo, diversos analistas financieros cuestionan su verdadera solidez, y existe un sorprendente fenómeno que indica síntomas no muy positivos: la desocupación. Algunos estiman que actualmente en China existen más de 64 millones de nuevos hogares vacíos. Esto nos sugiere que a pesar del enorme crecimiento de la economía de este país la construcción de inmuebles esta siendo mucho más veloz que la capacidad de adquisición del grueso de la sociedad. Se calcula que cada año emergen 20 nuevas ciudades en el país.

A continuación una serie de fotografías satelitales que evidencía varios centros urbanos completamente vacíos y que a pesar de ser construccions nuevas recuerdan a la clásica imagen de un pueblo fantasma. Y para acentuar el impacto visual que porducen estas imágenes, se puede observar que estas ciudades estan equipadas con sofisticadas construcciónes y glamorosos edificios públicos. Un reporte de Forensic Asia Limites afirma que el fenómeno inmobiliario cumple con el diseño de las ya famosas burbujas (estructuras de mercado con un crecimiento desmedido que finalmente terminan por reventar): "Hay ciudad tras ciudad repletas de calles vacías y modernos edificios gubernamentales, algunas de ellas en las más inhóspitas locaciones. Es el equivalente moderno a las pirámides".


Te podría interesar:

Eclipse lunar en solsticio de invierno 2010: la noche más obscura en 456 años

Por: pijamasurf - 12/17/2010

Las tinieblas estarán de fiesta durante el 21 de diciembre de 2010, noche de solsticio invernal, ya que un eclipse total de luna gestará la noche más obscura de los últimos 456 años

La noche del martes 21 de diciembre de 2010, durante la madrugada, presenciaremos un eclipse total de luna muy especial. El hecho de que este fenómeno astrológico se sincronice con el solsticio de invierno, es decir el día con menos luz solar del año, resulta en un evento ciertamente histórico: viviremos la noche más obscura desde hace 456 años. Y sobra decir que esta excentricidad celeste será particularmente conmemorada por múltiples grupos espirituales y a través de rituales colectivos alrededor del mundo.

El solsticio invernal ha representado una fecha especial desde hace miles de años. Arqueólogos han encontrado pruebas de celebraciones en torno a este día que marca el comienzo del invierno desde la época del neolítico, la cual comenzó hace aproximadamente doce mil años. De hecho existen dos monumentos de esta épocas cuya una de sus principales funciones era la conmemoración de este singular momento astrológico: Stonehenge, en Inglaterra, sitio que mantiene una alineación con el atardecer del solsticio invernal, y Newgrange en Irlanda, el cual esta sintonizado con el amanecer de esta misma fecha.

En las tradiciones místicas de grupos como los celtas, los nórdicos, los habitantes de Siberia, e incluso los griegos, el solsticio de invierno representaba una  especie de proyección holográfica que emanaba del espejo cósmico en alusión a la naturaleza cíclica del universo: la muerte de un ciclo y el renacimiento de uno nuevo, pautas sucesivas entrañablemente armónicas que juegan un papel fundamental en la perfecta esencia del diseño universal. El invierno llega con la noche más obscura del año, y en este sentido es un homenaje a la arquetípica dimensión de las sombras, pero a la vez, y tal vez evidenciando la mágica y paradójica naturaleza, a partir de este momento cada día ira aumentando su luminosidad hasta alcanzar su máximo esplendor durante el solsticio de verano: tanto la obscuridad como la luz tienen buenas razones para celebrar, o mejor dicho son una misma entidad, dualidad unida, lo que es arriba también es abajo.

Pero este año la fecha solsticial tiene un componente que le permite potencializarse. Después de 456 años de no gozar este fenómeno sincrónico finalmente ha llegado la fusión entre un eclipse lunar y el solsticio de invierno. Esto resulta en que viviremos, de acuerdo con cálculos de la NASA, la noche más obscura desde 1554. Como si el mítico espejo de obsidiana del alquimista real John Dee se posará sobre el disco de luz nocturna, filtrándolo, y permitiendo un estado de máxima concentración de obscuridad. ¿Quizá se trate de un parteaguas en la historia no lineal del desarrollo de nuestra conciencia, probablemente sea una frase memorable dentro del discurso cósmico dentro del que todo esta mágicamente inmerso, o tal vez sea una simple fecha de sincronía poética en torno a las tinieblas? Pero lo más estimulante de todo este escenario es que a fin de cuentas cada quien elegirá su camino a partir del próximo solsticio invernal: la perfección es ineludible.

El eclipse lunar empezará la madrugada del martes 21 de diciembre a la 1:32 a.m., hora del este de Estados Unidos (12:32 del centro de México) y tendrá una duración de 3 horas y media. El disco de la Luna será cubierto en su totalidad a las 2:41 y permanecerá así por más de una hora. Los mejores sitios para ver el eclipse son Centroamérica y Norteamérica, en el caso de no poder presenciarlo, la NASA transmitirá en vivo el eclipse en esta página. En el siguiente mapa se muestran los lugares en los que será visible.