*

X

Aparece imagen de la Virgen María en un condón

Por: pijamasurf - 12/11/2010

En un caso más de proyección de la psique en la naturaleza, aunque esta sea de látex, aparece la imagen de la Virgen María en un preservativo.


La Virgen María en un preservativo, ¿epifanía o simple blasfemia? Según la gente de Friendly Atheist, esta aparición es un poco irónica —por aquello de la inmaculada concepción. Aunque esta nota es un poco vieja, nuestra intención no es el sacrilegio, ya que si alguna divinidad es entrañable es la de la diosa madre en todas sus manifestaciones. Pero es interesante preguntarse si la persona que sostiene este condón le dio intencionalmente forma al halo seminal al interior del látex o simplemente notó, en un examen post-coital, la forma deífica aparecida.  ¿Se lo presumió a su novia en alabanza del Espíritu Santo?

Por otra parte, los lectores de esta nota comentan que la foto parece haber sido tomada en un salón de clases o que parece ser "la segunda venida del Señor", comprobando la máxima de Monty Python de que todo esperma es sagrado.

Este tipo de fenómeno se conoce como pareidolia, y consiste en que la mente, tras un vago estímulo, completa una imagen que no necesariamente está ahí, por medio de una especie de gestalt de sus preconceptos. Entre esta hierofanías pop tenemos el rostro de Jesús en una sarténen un mapa de Google y en una resonancia magnética de una mujer con cáncer; también se supo del rostro de un extraterrestre gris en una piedra en Stonehenge y unos falos de sol en el Vaticano.

Te podría interesar:

Metal extraterrestre: el oro llegó a la Tierra en un asteroide, según estudio

Por: pijamasurf - 12/11/2010

Los asteroides contienen miles de millones de dólares en metales preciosos en su estructura ¿minería cósmica y billar interplanetario?

El anillo que tienes en uno de tus dedos es de origen extraterrestre, según un nuevo estudio científico. El oro, el platino y otros metales llegaron a la tierra en una serie de asteroides que impactaron a nuestro planeta poco tiempo después de su periodo de formación.

Desde hace tiempo se ha notado que existe una cantidad misteriosa de metales siderófilos (que gustan del hierro) en el manto terrestre. Estos metales, como el oro y el níquel, tienden a alearse con el hierro en su forma líquida.  La teoría más plausible es que estos metales, que nacieron en el núcleo de supernovas,  llegaron a la Tierra del espacio. Ahora simulaciones computacionales parecen probar que una serie de gigantescos impactos aleatorios hace 4.5 mil millones de años trajo estos metales a nuestro planeta.

Marte y la Luna también habrían sido golpeados por algunos de estos asteroides; la Luna, se cree, se formó a partir de un impacto de un asteroide del tamaño de Marte con la Tierra; el agua que tiene nuestro satélite sería consecuencia del impacto posterior de un asteroide. Si la Tierra hubiera tenido ya los metales siderófilos al tiempo del impacto que formó la Luna, éstos se habrían fundido con el hierro que forma gran parte del núcleo de nuestro planeta como resultado de la energía del impacto, sin embargo esto no es así lo cual parece indicar que el oro provino del espacio. Los modelos cumputacionales muestran que un asteroide del tamaño de Plutón sería el responsable de la existencia de los metales como el oro en el manto terrestre.

El mero azar predice que la Luna tendría una veinteava parte de metales amantes del hierro que la Tierra, ya que es veinte veces más pequeña, pero esto no es así: tiene una milésima parte de estos metales en su manto. Esto nos muestra como el billar cósmico que creó las condiciones atmosféricas y elementales para el desarrollo de la vida y de la tecnología es sumamente caprichoso, y su poca probabilidad de haber ocurrido o nos revela que tenemos una casi infinita suerte en la Tierra o que existe un jugador inteligente moviendo las bolas en el universo.

Por otra parte los asteroides fungen como medios de transporte de estos metales en el universo. El asteroide conocido como Eros, que orbita nuestro sistema solar, tan sólo tiene más de 20 mil millones de dólares en metales como oro y platino. ¿Podríamos lanzar una era de minería espacial? Por el momento esto no es redituable con nuestra tecnología, pero tal vez en un futuro donde se reduzcan los costos de las misiones espaciales y se pueda minar con facilidad el espacio.

Es posible también que civilizaciones extraterrestres viajen por el universo en búsqueda de metales preciosos para su forma de vida u otros elementos que puedan ser vitales para su atmósfera o para su tecnología. Aunque probablemente sólo sea una mezcla de ciencia ficción con simbolismo esotérico, una de las teorías de conspiración más extendidas señala que una civilización extraterrestre alteró genéticamente al hombre justamente para utilizarlo como mineros para extraer oro de nuestro planeta.

Vía NG