*

X

Paracaídismo desde el espacio: compiten por ser el primer humano supersónico

Por: pijamasurf - 09/07/2010

Dos hombres compiten por dar el salto más grande de la historia, 120 mil pies, al borde del espacio sideral y superar la velocidad del sonido en su caída. Esta es la épica de los deportes extremos de nuestro tiempo.

Arrojarse al límite del azul de nuestro planeta, en la estratósfera, al borde del espacio cósmico, y caer a más de 1230 km por hora, como una bala humana de regreso al vientre, es probablemente una de las muestras más desfiantes y extasiantes que puede realizar un hombre. A 120,000 pies de altura (36500 metros) el aire es tan ligero que un ser humano cayendo llegaría en 30 segundos a la barrera del sonido. En teoría, un paracaídista con el equipo apropiado -un traje presurizado, un globo de helio y una reserva de oxígeno- podría lograr ser el primer hombre supersónico por su propio peso, sin cruzar está velocidad en un vehículo.

El austriaco Felix Baumgartner y el francés Michel Fournier se han embarcado en su propia carrera espacial por lograr ser el primero en realizar esta hazaña, la cual según todos los rumores estaría por suceder en las próximas semanas. Baumgartner es el paracaídista más reconocido en el mundo, famoso por sus peligrosas proezas como paracaídista y basejumper. Entrenado en la milicia austriaca, tiene todo el apoyo de Red Bull, quien financía su proyecto Strato.

Michel Fournier tiene 66 años de edad y lleva 20 años intentando el récord del salto de mayor altura en la historia. Cuenta con pocos patrocinios y pocos esperan que logre vencer a su joven oponente. Sin embaro este veterano militar francés, que tuvo que exiliarse porque su gobierno no le permitía brincar de ciertas alturas, podría ser el viejo caballo negro. Toda su dedicación esta puesta a lo que llama le grand saut.

El récord anterior lo tiene el estadounidense Joseph Kittinger quien completó un salto de 102,800 pies en 1960. Durante el salto su guante izquierdo se rompió y la presión cercana al espacio hizo que su mano creciera el doble de su tamaño. Kettinger forma parte del equipo Strato y aconseja a Baumgartner.

Según Kettinger a los 102,800 pies se confrontó con "un vacío absoluto", "hermoso pero hostil". A 120,000 pies esto sera peor, los paracaídistas espaciales se expondrán a la combinación de frío congelante y rayos del sol sin ser filtrados. Correrán el riesgo de hipoxia (falta de oxígeno), mareo por decompresión y hasta alucinaciones antes de dejar su cápusla.

Baumgartner tiene planeado darle un tono teatral a su salto al vacío, está ensayando líneas para el gran momento ("Dejen de preocuparse de la muerte. Es como preocuparse del amanecer". Es una de sus frases).

Esperamos este épico lanzamiento estarósferico y mientras, para hacernos una idea de lo que será, los dejamos con una de las mejores bandas de la historia, los escoceses de Boards of Canada, con este vaquero espacial que penetra la divina y onírica membrana del planeta azul.

Te podría interesar:

Charles Manson profetizó el calentamiento global

Por: pijamasurf - 09/07/2010

El sistema de creencias de Manson coincidía con la eugenesia, movimiento que propone a la sobrepoblación como principal amenaza planetaria

Charles Manson, el legendario psicópata que surfeó la psicodelia desde una personalidad mesiánica, y cuyo fanatismo derivó en la creación de una secta asesina, profetizó el calentamiento global. Manson afirmaba que el planeta se rebelaría frente a la raza humana por su desmedido crecimiento demográfico y las nocivas consecuencias de una sobrepoblación mundial. Auguraba un geo fenómeno alarmante que terminaría, a través de diversas manifestaciones como destellos cataclísmicos (tsunamis, sequías, terremotos…), con una importante porción de los habitantes de la Tierra.

Curiosamente parte del sistema de creencias de Manson coincide de manera sincrónica con la perspectiva de la eugenesia. Este movimiento surgió en torno a una filosofía que argumenta que para beneficio de la sociedad, deben eliminarse los individuos que denoten ciertos defectos, y ello permitirá a la estructura social ahorrar recursos y destinarlos únicamente en la población más sana y capaz. Una vertiente de esta propuesta enfatiza en que la sobrepoblación es una de las principales amenazas planetarias y por lo tanto deben implementarse rigurosos controles demográficos para salvar el planeta.

La cuestionable postura de la eugenesia legitima, hasta cierto punto, ideas como la de la raza aria, promovida por los nazis, pero también justifica ciertas prácticas de control de población prenatal y post natal. Es importante recordar que distintas teorías de la conspiración denuncian sombríos mecanismos implementados por algunos gobiernos, o incluso por el Nuevo Orden Mundial, para matizar el crecimiento demográfico e incluso para aniquilar un cierto porcentaje de la población actual. Como parte de estas medidas se ha señalado desde alimentos transgénicos para debilitar la fertilidad de los espermas entre la población varonil, hasta armas biogenómicas, que afectan únicamente a las personas con ciertos perfiles raciales.

Respondiendo a una pregunta sobre el por que ordenó las matanzas de varias personas, entre ellas Sharon Tate, la entonces esposa de Roman Polansky, Manson afirma: “Estoy trabajando para salvar mi aire, mi agua, mis árboles, y la vida salvaje…” y continúa “Por que no les dicen que las capas polares se están derritiendo a causa del calor que están ustedes produciendo con sus máquinas. Quizá debí de haber matado a cuatrocientas o quinientas personas para sentirme mejor, así realmente le hubiera ofrecido algo a la sociedad… la verdad es que nuestro planeta Tierra está muriendo”.

via Prision Planet