*

X
Delphin Pearce, de 17, descubrió una falla en la seguridad de Twitter que fue aprovechada por hackers para dirigir a usuarios a sitios de porno japoneses.

Un adolescente australiano de 17 años fue el responsable de detonar el ataque masivo de hackers que sometió a la red social Twitter por cerca de cinco horas hace un par de días, afectando a miles de cuentas, incluyendo la del secretario de prensa de la Casa Blanca, dirigiéndolas a sitios de porno japoneses. Delphin Pearce descubrió un gusano de "mouseover", cuyo código publicó en Twitter alertando a hackers de una deficiencia en la seguridad de esta red social.

Delphin, que vive con sus padres en Melbourne, dijo que usó un “mouseover” en código JavaScript que muestra una ventana pop-up, así cuando el usuario pasa el cursor sobre el mensaje se activa un “gusano” que replicaba los tweets cada vez que se leyeran. Una idea que ya fue usada antes por los hackers. “Lo hice sólo para ver si se podía… y ver que JavaScript realmente podría ser ejecutado dentro de un tweet”, le dijo a AFP Delphin por correo electrónico. “En el momento de publicar el tweet, no tenía idea que iba a despegar cómo lo hizo. Algo que ni siquiera había considerado.”

La cuenta de Delphin en Twitter es @zzap y se describe a sí mismo como un "prostituto del social media" que es "bueno en estar enojado en Twitter" y en "beber vodka". Delphin es seguido por Barack Obama.

Aunque lo más probable es que no se aplique acción penal en su contra, aún no se define si el joven puede ser acusado.

"He descubierto una vulnerabilidad, no he creado un gusano auto-replicante. Hasta donde yo sé, es que no es técnicamente ilegal,no pensé en meterme en problemas”, dijo este prometedor hacker delfín de los bits, que sin embargo piensa estudiar derecho.

Vía Daily Mail

Te podría interesar:
Chomsky nos recuerda que los cables filtrados no son la historia completa y que son parte de un proceso de edición; critica a Estados Unidos por su 'odio' a la 'democracia'

El lingüísta y politólogo Noam Chomsky fue entrevistado por Amy Goodman de Democracy Now sobre la agenda que ha establecido WikiLeaks. Chomsky, uno de los más lúcidos intelectuales de izquierda, advierte, sin profundizar mucho, algo que ha pasado un poco desapercibido entre el frenesí mediático, que más allá de lo que nos dicen los cables debemos de reparar en lo que no dicen, en cómo han sido filtrados por los diplomáticos que los generan, por WikiLeaks que los libera y por los medios del establecimiento que los publican (¿hasta que punto se puede esperar que El País o The Guardian vayan en contra de los intereses de sus anunciantes y de las actores políticos que les permiten mantenerse en una posición de priviliegio dentro de sus respectivos países, si los cables pusieran en juego esto?)

"Sabemos lo que han seleccionado de una amplia gama de lo que dicen. Así que hay un proceos de flitración. No sabemos cuánto esto distorsiona la información", dice Chomsky  haciendo referencia a cómo los cables de las embajadas filtrados han hecho creer a las personas que Arabia Saúdita , y el mundo árabe en general, está en contra de Irán, cuando las encuestas muestran todo lo contrario. Por una parte esto podría se la opinión solamente del Rey de Arabia Saúdita y evidentemente no del pueblo, o podría ser un cable cuidadosamente preparado para influenciar la opinión.

Aunque Chomsky no habla sobre esto, se intuye al tener cuidado procesando la información, que ésta más que una revelación en bruto contra todos los actores políticos del escenario mundial sin discriminar, podría ser también una selección que tiene una agenda oculta. Aunque es difícil ver esta agenda en estos momentos se puede adivinar que uno de los propósitos podría ser enfrentar a ciertos países y líderes políticos para crear un conflicto del cual se puedan obtener beneficios. Otra posibilidad es quizás hacer creer a la opinión pública que el panorma mundial pende de un hilo y que estamos, cada quien desde su facción, amenazados por el terrorismo (Al-Qaeda nos dice WikiLeaks es real) o por la impredecible conducta de un oscuro líder político en algún lado del mundo.

Chomsky discute un tema importante, en torno a un cable que dice que la embajada estadounidense solicitó obtener material biométrico, financiero y otra información de líderes palestinos de Hamas, el profesor de MIT, responde:

"Esto no debería de ser una sorpresa. Contrariamente a lo que se muestra aquí, Estados Unidos no es un intermediario honesto. Es un participante, un participante directo y crucial en los crímenes israelíes, tanto en Cisjordania como en Gaza.  El ataque a Gaza fue claro: usaron armas americanas, EU bloqueó los esfuerzos de cese al fuego y ofreció apoyo diplomático".

En líneas generales Chomsky concluye que los cables de WikiLeaks refueerzan lo que ya se sabía: "el amargo odio a la democracia" que tiene el gobierno de Estados Unidos y su servicio diplomático.

Entrevista completa en Alternet