*

X

Astronauta twittea fotos de auroras boreales desde estacion espacial

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/26/2010

El deleite trancesleste de ver auroras en el espacio: las olas verdes de plasma solar sobre la playa azul de Gaia.

Estas imágenes de auroras boreales fueron tomadas por el astronauta de la NASA Doug Wheelock desde la Estación Espacial Internacional, donde evidentemente tienen una muy buena vista (una hotel de miles de estrellas). En la tenue línea entre la Tierra y el espacio, envueltos en el protectivo campo magnético de nuestro planeta, los astronautas observan las tormentas solares entrando en contacto con la atmósfera de la Tierra y produciendo las auroras cuando las partículas solares chocan con los átomos de oxígeno y nitrógeno.

En las imágenes, la Tierra se convierte en una especie de playa azul terciopelo con una ola cósmica verde en el horizonte, el viento solar rompiendo, para el fotosurf. El deleite tranceleste del Sol penetrando la vestidura magnética de la Tierra y la pirotecnia que produce. Como diría la famosa canción, dedicada a Gaia: "She comes with rainbows in the air".

Te podría interesar:
El arquetípico animal grande huye del arquetípico animal pequeño, que forma una relación simbiótica con una especie arbórea que de otra forma sería destruida por los elefantes.

En un curioso caso que parece provenir más de una caricatura que de la realidad, investigadores han descubierto que los elefeantes rehuyen a las hormigas y que éstas forman una relación de simbiosis con las acacias en África. Estos árboles han desarrollado la táctica más efectiva para impedir que los elefantes los destruyan. Las plantas en África utilizan varios mecanismos de defensa contra los demoledores paquidermos: espinas, venenos o la capacidad de volver a crecer rápidamente, pero ninguna supera la de la Acacia drepanolobium, que provee alimento y alojamiento en sus "espinas silbantes" a las hormigas, las cuales, a su vez, alejan a los inmensos mamíferos.

Este episodio de la saga de David contra Goliath en la naturaleza parece tener que ver con la sensibildiad que tienen en el interior de sus trompas los elefantes, y la inmensa molestia que las hormigas representan, aunque son miles de veces más chicas. Al fin de cuentas no son los ratones, son las hormigas las que corretean a los elefantes. Las hormigas está programadas para atacar a cualquier animal que se acerque a las acacias.

Los investigadores Jacob Goheen y Todd Palmer del Mpala Research Centre en Kenia probaron eliminando las hormigas en algunas acacias y dejándolas en otras y notaron que aquellas que no tenían hormigas fueron dañadas por los elefantes y las que sí mantuvieron hormigas se mantuvieron intactas en mayor medida.

Los elefantes son un problema en África y en otros países de Asia porque destruyen las cosechas, esto genera que algunos pobladores los maten; usar hormigas para alejarlos parece ser una mejor estrategia.

Vía Discover Mag