*

X

Rechaza matemático ruso premio de un millón de dólares

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/02/2010

En una épica lección de disidencia frente a los premios institucionales y la concepción del dinero como máxima recompensa, Grigory Perelman rechaza el premio del Clay Mathematics Institute

Paradójicamente los premios más espectaculares del mundo han probado ser, en muchas ocasiones, simples votos de simpatía o movidas apegadas a agendas ocultas: tal es el caso de los “Oscares” o el Festival de Cannes en la industria cinematográfica, pero incluso también los prestigiados Premios Nobel, han sido en muchas ocasiones sospechosamente polémicos o inexplicables. Frente a ello han existido, históricamente, disidentes que aleccionan al “sistema” que premia, negándose a recibir los laureles que se les ofrecen, incluidas grandes cantidades de dinero y fama mundial.

Quizá el caso más sorprendente de premios rechazados es el de Grigory Perelman, un brillante matemático ruso que recién confirmó su negativa a recibir el premio más importante del mundo de los números, otorgado por el prestigiado Clay Mathematics Institute de Boston. Pero lo que realmente llama la atención en este ejemplar gesto, sobretodo cuando nos encontramos inmersos, como sociedad, en una persecución psicótica del dinero, es que Perelman desecho el millón de dólares que acompañan a esta distinción.

Perelman se hizo acreedor al reconocimiento por sus valiosas aportaciones para resolver la conjetura de Poincare, un teorema matemático sobre la caracterización de esferas tridimensionales en desdoblamientos de tres dimensiones. Este tímido y complejo personaje que vive en una modesta casa en san Petesburgo, Rusia, la cual a través de su algorítmico talento se transforma en un palacio de cálculos y polvo, ha rechazado prácticamente cualquier intento de la prensa mundial por acercarse a él y simplemente declaró al respecto: “Para decirlo en pocas palabras, la principal razón en mi desacuerdo con la comunidad matemática. No me gustan sus decisiones, las considero poco justas”. Finalmente afirmó que su mérito no era mayor al de Richard Hamilton, matemático estadounidense que también contribuyó a la solución del teorema.

via Physorg

Te podría interesar:

La Tierra es más joven de lo que se pensaba; tardó 100 millones de años en formarse

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/02/2010

La Tierra tiene ciclos masivos de extinción cada 27 millones de años; tardó 100 años en tomar su tamaño actual después del nacimiento del sistema solar, esto es 70 más de lo que se pensaba.

La Tierra, la perla azul del universo cercano, es más joven de lo que se pensaba y tardó más tiempo en desarrollar su preciada forma actual. Científicos de la Universidad de Cambridge calcularon que nuestro planeta tiene 4.467 mil millones de años y que su gestación, conocida como acrecimiento, fue de 100 millones años (anteriormente se creía que este proceso había durado solo 30 millones de años).

"Estimamos que la Tierra tiene 4. 467 mil millones de años -toda una jovenzuela si se compara con los 4.537 mil milones de años que pensabamos tenía antes", dijo el Dr. Rudge de la Universidad de Cambridge.

El sistema solar nació hace 4.567 mil millones, así que la Tierra habría tardado cien años en formarse en el proceso de acrecimiento en el que se amasan gases y polvo para estructurar un planeta. Se cree que la Tierra llegó al primer 60% de su tamaño relativamente rápido, mientras que el crecimiento al tamaño restante se extendió un mayor tiempo.

El acrecimiento de la Tierra involucró una serie de colisiones entre pedazos de pe gas y polvo, conocidos como embriones planetarios. La enorme cantidad de calor generado por estos impactos hizo que se derritiera el interior del planeta creciente, creando el centro de metal fundido al interior de la Tierra. Algunos científicos creen que la parte final del proceso podría haber ocurrido cuando un cuerpo del tamaño de Marte chocó provocando una ruptura en el planeta que formó la Luna. Hay que tomar en cuenta que pese a estas teorías basadas en el metódo científico de aprehender la realidad, el conocimiento que tiene el ser humano de estos procesos astronómicos es limitado y falible.

Los científicos realizaron sus cálculos usadno medidas de los niveles de isótops químicos creados durante el acrecimiento de la Tierra. Los isótopos luego fueron comparados con muestras de meteoritos que han golpeado a nuestro planeta en la historia moderna. Estos mereoritos son una especie de cápsula de tiempo que tiene los mismos niveles de isótopos que los que se presentan en el material original que se amasó cuando se formó el sistema solar.

Se ha descubierto, por otra parte, que la Tierra tiene ciclos de extinción masiva cada 27 millones de años, algo que parece ser tiene que ver con un proceso local y no un cuerpo celeste oculto, como se pensaba en la teoría de la estrella gemela del Sol, Némesis. Esto dado que la periodicidad con la que ocurren estas extinciones masivas, descartaría la influencia de una estrella oscura gemela, ya que su órbita habría sido perturbada por la atracción gravitatoria de otras estrellas. Esto según Adrian Melot, de la Universidad de Kansas.

Vía Telegraph