*

X
El ataque de la medusa zombie en New Hamsphire...

Un espisodio digno de una película de zombies en New Hampshire, una medusa muerta picó a a 15o personas, entre ellas algunos niños que tuvieon que ser llevados al hospital. La medusa melena de león ártica, pesaba 23 kilos. Staff de la playa de Rye habían identificado la medusa muerta un día antes y la habían removido de la playa pero sus tentáculos pueden vivir hasta 4 días después. De está forma la medusa se diseminó por la playa picando a una impresionante cifra de playistas acostumbrados a las calmsa aguas de New Hampshire.

Las medusas melena de león son las más grandes, incluso llegan a medir más que una ballena azul, sus tentáculos llegan a los 60 metros en ocasiones. Sin duda las medusas son animales fascinantes, tano por su forma alienígena como por biología, la medusa Turritopsis Nutricula parece ser la única especie inmortal de nuestro planeta, es capaz de revertir su estado a una juventud perenne.

Te podría interesar:
La estética de la mutación: ilustradora suiza compila insectos que habitan alrededor de plantas nucleares y muestran malformaciones radioactivas

La magia de la naturaleza es tal que logra adaptarse, al menos en un plano estético, a la injerencia y distorsión de la actividad humana. ¿Y que irrupción más radical de la actividad del ser humano que la radiación emitida desde las plantas nucleares que operan en diversos puntos de nuestro planeta? Precisamente alrededor de este guión creativo surge la obra de la ilustradora científica y artista suiza Cronelia Hesse-Honneger.

Gracias a la obra de Hesse-Honneger, quien ha reunido una extensa selección de insectos recolectados alrededor de complejos nucleares y zonas con residuos de alta toxicidad, encontramos un amplio repertorio de ejemplares con alas asimétricas, torsos caóticos, antenas malformadas, y otros sortilegios anatómicos. El contacto de los insectos con los elementos radioactivos que se han filtrado al entorno natural que rodea a ciertas plantas nucleares, a través del agua que beben o de las plantas que les sirven de alimento, provoca mutaciones en sus estructuras corporales que, quizá paradójicamente, en muchos casos resultan en consecuencias bastante estéticas.

A pesar de que oficialmente ninguna planta nuclear filtra residuos al entorno, y mucho menos afecta a la vida animal en forma de mutaciones, lo cierto es que el trabajo de Hesse-Honneger es una prueba flagrante de que esto en realidad sucede. Inlcuso hubo casos en ciertas plantas nucleares en los que el 30% de los ejemplares que recogió mostraban malformaciones. "Los insectos no viajan mucho y succionan el líquido de las plantas en las que viven. Así que sí la planta esta contaminada, ellos ingieren grandes cantidades de radioactividad en sus cuerpos" afirma la ilustradora suiza.

Una de las reflexiones a las que invitan estas piezas, más allá de la belleza de la microestética, es que probablemente estamos viendo un despliegue profético del futuro anatómico de la raza humana en caso de que nuestra interacción con este tipo de materiales se vuelva cada vez más frecuente e incluso cotidiana. Por otro lado, realmente resulta curioso el pensar que hasta la radioactividad puede modelar diseños y ofrecer experiencias estéticas al ojo humano. Parece que a fin de cuentas dios está en todos lados, en el prisma, en la minifalda, en la hamburguesa… y los residuos tóxicos no son una excepción.

Nombre popular: Insecto semillero

Nombre en latín: Lygaiedae Nysius

Ubicación: Fort Spokane, Washington (alrededor de la fábrica de misiles nucleares de Hanford)

Nombre popular: Mosca escorpión

Nombre científico: Panorpidae

Ubicación: Reuental, Canton Aargaucerca de la planta nuclear de Leibstadt

Nombre popular: Insecto inodoro

Nombre científico: Rhopalidae, Corizus hyoscyami

Nombre popular: Insecto de emboscada

Nombre científico: Phymatidae

Ubicación: Planta nuclear de Peach Bottom en Pensilvania