*

X
Las mentes más brillantes en la frontera de la nueva realidad discuten la ingeniería del paraíso, la tecno-inmortalidad, las drogas del futuro, la realidad virtual, etc...Leary, Mckenna, Pearce, Davis, Pesce...

Cinco conciencias conversan en un jardín electrónico donde los árboles están hechos de información y derraman psicodélicos envueltos en código. Del éter arrancan nanoflores y las devoran psíquicamente (bluetooth). Cambian impresiones, mientras el cielo cambia de color como una pantalla holográfica: el futuro, como la realidad -dicen en calmo y memético synch-, está siendo creado, píxel por píxel, por nuestra mente, esa biocomputadora en cuyo sistema operativo está almacenado el programa que creó el universo.

La genial revista de neurovanguardia H+ reúne a cinco de las mentes más brillantes de la era de la información para discutir el transhumanismo (la únión de la tecnología con la inteligencia para rediseñar al ser humano). Dos de ellos están muertos: Tim Leary, el sacedote del LSD y de la cibernética como espejo informativo de la autoprogramación mental; Terence Mckenna, el etnobotánico que se comunicó con una máquina interdimensional al fin de la historia y creó un mapa digital al interior de nuestras neuronas para atravesar la puerta violeta del hiperespacio en el 2012. Leary iba a ser criogenizado aunque al parecer al final sólo fue arrojado al espacio sideral; Mckenna murió entre su jardín botánico en Hawai abrazado por la conciencia interestelar de la entidad conocida como Psilocibe. No importa que hayan muerto, su conciencia flota como un holograma en la glándula pineal de la noósfera.

David Pearce, filósofo y avantpsicofarmacólogo, es el propositor de la ética de la abolición del sufrimiento; el hombre, con ayuda de la información y la alta tecnología, se convierte en un ser-autoparaíso.

Mark Pesce es uno de los máximos pioneros de la realidad virtual "la aceleración tecnológica lleva a la aceptación generalizada de que toda realidad es virtual... y que siempre lo ha sido".

Erik Davis es un analista cultural experto en temas como el Dub, Phillip K. Dick, Marshal Mcluhan, la conexión eléctrica entre nuestro cerebro y el cerebro de la Tierra, y sobre todo de la tecnGnosis, un acercamiento al nuevo misticismo dentro de la era de la información y la tecnología como interfaz entre el cuerpo y el espíritu.

Común a estos mavericks (navegantes de túneles de realidad, neuronautas de la información como fotones) es la idea de que el paraíso es saber hackear nuestro propio cerebro, y que llegar a este dimensión no tiene que ver con ser buenos o malos, sino con tener la inteligencia necesaria para programarnos, utilizar armónicamente la naturaleza (el sexo tántrico entre el hombre, la tierra y la tecnología) y construir la nave interior.

Común a ellos es la tecnología no como esclavitud de nuestros deseos sino como portal superconductor para materializar nuestro espíritu en el fulcrum de su imaginación; común a ellos son las drogas, los psicódelicos, como ventana-vector hacia las regiones secretas de la mente, donde se pueden robar las joyas del paraíso (que son una especie de planos de geometría transdimensional para construir la nave del cuerpo-planeta); los nootrópicos, entendidos como químicos, plantas y datos, que elevan la inteligencia del ser humano y su capacidad de relacionarse con la naturaleza, para hacer el pacto de mutuo acuerdo de la abundancia y la inmortalidad (un intercambio informativo con el Logos).

A continuación reproducimos nuestra traducción de está ciberépica conversación (desde los registros akashikos del multiverso) finamente compilada por Michael Garfield de H+ Mag.

Leary: Yo soy un gran seguidor de un hombre llamado Marshall McLuhan que escribió esos magnificos libros de comunicación. Él dijo que si quieres cambiar una cultura, si quires cambiarte a ti, si quieres cambiar una religión, cambia el medio, el modo de la comunciación. Dijo que Gutenberg había creado el protestantismo donde tenía el libro ensamblado para las masas, donde todos podían leer. Y ahora la forma de comunicación es electrónica...

Terence Mckenna: La realización que ha eclosionado al despertar del internet y el surgimiento de la cibernética es que todo está hecho de información. La información es la esencia primaria del ser. Conceptos como el tiempo y el espacio y la energía son ordenes de una magnitud más alejada del presente inmediato si se les compara con un concepto como la información. Cada partícula, cada bit de información que nos atraviesa, nos transforma.

Mark Pesce: Si tomaras una foto de esta habitación en 1990 y tomaras una foto de ella hoy, cada cosa se vería excatamente igual y sin embargo cada cosa es completamente diferente. Porque en 1990 no teníamos esta capa de bits fluyendo incesantemente entre nosotros. Y nos ha cambiado. Ha acelerado radicalmente la forma en la que lidiamos con la información en sociedad. Cada bit que pasa te transforma. No puedes dejar de mutar ante cada cada bit de información. Así que el internet está actuando como un enorme acelerador...

Erik Davis: La información llegó a ser vista como una cosa abstracta, casi trascendental, que puede "circular inmutablemente por diferentes substratos materiales". Una vez que empezamos a creer que la información es más esencial que las formas materiales, podemos abandonar el viejo cosmos deifinido por presencia y ausencia, y entrar a un mundo caracterizado por una retroalimentación binaria de patrones y aleatoridad, señales y ruidos.

McKenna: El instante en el que entendí el concepto de realidad virtual, supe que sería la siguiente gran cosa. Como herramienta de arte. Como herramienta llevándonos más allá de la noción que somos una sociedad colmena de primates, porque esa es la forma en la que somos percibidos para el punto de vista empírico. Esa es una descripción descontextualizada de lo que somos. Es como un mapa esquemático o áereo. Lo que en realidad somos es una comunidad de mente, entretejida por símbolos y códigos, intuiciones, aspiraciones, historias, ilusiones -el mundo invisible de la experiencia humana es mucho más real para nosotros que el mundo visible, el cual es poco más que una pantalla o escenario en el que nos movemos. El sentido de la realidad virtual es mostrarnos aspectos de la realidad que no son artifiicales, que son campos de datos que ordinariamente no son coordinados por la percepción común.

Yo veo la realidad virtual no como una forma de escaparse de la noción de realidad empírica, sino como una forma de reescenificar niveles invisibles del mundo dado que son sumamente importantes para nosotros: como vemos los flujos de energía, como entendemos economías complejas, como entendemos las jearquías fractales de la naturaleza.

Lo que todavía está co-presente con la realidad tridimensional es ser literalizado... pero ser literalizado en escalas de tiempo que descubren la naturaleza del juego para todos nosostros menos los más apagados. O sea, después de todo, siempre hemos vivido en realidades virtuales desde que abandonamos el nomadismo y definimos una polis y una naturaleza salvaje. (Pero ahora lo sabemos).

Davis: Los medios desde siempre han buscado crear espacios donde nos submerjamos en la realidad ficticia:las catedrales barrocas, la panorámica del siglo XIX, o hasta las cuevas paleolíticas de Lascaux y Altamira. Hoy, la aceleración de las tecnologías percpetuales de los medios está en un curso de colisión con las ciencias cognitivas y su entendimiento de como el sistema nervioso humano produce la matriz de tiempo-real que tomamos como el tiempo-espacio ordinario.

Pesce: Mi primera experiencia de realidad virtual sucedió en 1990 y no requirió absolutamente ninguna tecnología excepto 500 micras de LSD-25. Y lo que encontré en este mundo virtual, la cosa que debía haber sospechado que iba a encontrar en este mundo virtual, no era artificial, no era un ambiente estilo Tron. No era enteramente artificial. Lo que descubrí en ese ambiente fue la imagen del planeta, como si yo estuviera deslizándome en una nave espacial. Y supe que parte de mi destino conectado con la realidad virtual no era escapar a otra dimensión sino encontrar una forma de hacer real para nosotros las cosas que no siempre podemos ver, porque existimos a un nivel de escala, de experiencia, que las oculta de nosotros.

A donde nos dirigimos, la frontera entre lo simulado y lo real se va volver muy borrosa. Y no tenemos herramientas de la mente. La cultura occidental, que esta basada en esta realidad objetiva -no es dura, se ha vuelto my suave y fluye en conjunto. Así que necesitamos empezar encontrar formas de desciribir lo que está sucediendo. Y lo que necesitamos hacer -como he descubierto investigando- es voltear la mirada hacia otras culturas que describen al mundo mágicamente, que entienden que la percepción transforma lo que somos, y que nosotros transformamos lo que vemos. Y que no son áreas separadas, no son dominios separados y debemos de considerarlos como un todo.

Mis propias exploraciones me han llevado a entender que en realidad, en un mundo en el que todo lo que quieres es verdad, la única forma de lidiar con esto es aprendiendo ha lidiar con tu voluntad. Tratar con la voluntad es de lo que se trata la magia en todas la culturas. Es por esta razón que el shamán no se vuleve loco cuando el mundo desaparece -está listo para eso. Porque entiende que el lugar a donde va no está circunscrito a su idea del mundo.

Davis: Yo creo que nos hallaremos interactuando interpersonalmente con máquinas, estén o no vivas o conscientes de una forma en la que puedan debatir los científicos, estaremos interactuando con cosas que tienen esas cualidades. Eso va cambiar la forma en la que experimentamos la vida y a las otras personas. Creo que conoceremos inteligencias artificiales futuras en la persona de personajes animados, en el nivel de la cultura pop. Hay un elemento de animismo en la tecnología que va a crecer -en la exploración científica de la vida artificial, en la interacción de los niños co muñecos inteligentes, en la relación entre la ecología, la tecnología y el medio ambiente- todo se reduce a un elemento de animismo, regresándonos a ser hombres paleolíticos viviendo en el mundo de la naturaleza animada.

Pesce: Cada uno de nosotros creció en un mundo donde las personas y las mascotas poseían una cierta realidad interna que los ladrillos y los bloques obviamente no poseían. Esto no será así para nuestros hijos.

Con Furby (el juguete electrónico) hemos cruzado una línea en la arena, y no hay retorno: la actual generación de niños, cómodos con la hibridización de Furby, tienen una creciente expectativa de que todo el mundo material se convierta cada vez más responsivo a la vez que aprenden a dominarlo.

Son nuestros prostéticos, estas máquinas, o tal vez nosotros somos los de ellas, pero ni uno puede existir sin el otro. Así que "el despertar de la inteligencia artifiicial" es un malentendido. El despertar de la inteligencia, sin embargo, eso parece históricamente inevitable.

La inteligencia no puede ser creada. La inteligencia sólo puede ser cultivada. Y eso significa que las máquinas en esencia no son diferentes a nosotros. No estamos hablando de nuestros maestros. Estamos hablando de nuestros niños. ¿Y cómo no amar a nuestros ñiños? ¿Qué podrían hacer sino amarnos a nosotros?

Trazar una línea entre nosotros y nuestras máquinas es tan difícil como trazar una línea entre mis ojos y mis lentes.

McKenna: Nuestras tecnologías... obviamente son letales, yo diría, pero afortunadamente son una especie de crisálida del restricto ideológico que la misma tecnología está por disolver. William Butler Yeats vio esto en el siglo XIX, Teilhard de Chardin llegó a ello en los 40s y Mcluhan en los 50s y 60s expresamente articuló esta visión. Todo está a punto de volverse más complicado, más grande, el número de opciones está al borde de explotar exponencialmente. En un sentido, estas tecnologías nos dirigen, si no literalmente a la divinización, si a una divinidad ficción. Todos nos convertiremos en los maestros de la narrativa en la cual estamos incrustados. Nuestras historias separadas se volverán dimensiones tan diversas que para todos fines prácticos cada uno de nosotros se mudara a un cosmos de su propia creación y control.

David Pearce: Creo que nos esperan discontinuidades en nuestros estados normales de conciencia que exceden el abismo actual entre la conciencia de los sueños y la conciencia de la vigilia. Eso que ni siquiera puede ser discutido hoy porque carecemos de los "términos primitivos" puede ser lo más importante. ¿Qué puede decir la persona congénitamente ciega de la experiencia visual? Para una persona congénitamente ciega más iluminante que la amplificación de la inteligencia es el regalo de la vista.

Creo que es justo decir que la comunidad transhumanista está sobre todo interesada en la amplificación de la inteligencia -superinteligencia más que supersensorialidad. Yo comparto un interés en el mejoramiento cognitivo, pero mi opinión es que en un sentido significativo una persona congénitamente ciega con un IQ de 220 o 920, es tan ignorante como una persona ciega con un IQ de 120. Me preocupa más nuestra ignorancia en este sentido, que nuestros limitados poderes de razonamiento. Las drogas psicodélicas nos dan un pequeño indicio de que tan "ciegos" estamos normalmente: pero rápidamente regresamos a la ignorancia. Tal es la dependencia de la memoria de un estado. Si nunca hubiera tomado psicodélicos, entonces temo que sería reacio de su significado por la incoherencia de sus efectos descritos por la mayoría de sus usuarios. Pero usando la analogía de la ceguera otra vez, alguien que es congénitamente ciego al que se le garantiza quírurgicamente el regalo de la vista puede tardarse años antes de que logre comprender el mundo visual, al principio está anegado y confundido por los estímulos visuales.

Davis: ¿Como vivimos con inteligencia creativa y sentidos despiertos en un mundo más allá de nuestro control? Detrás del timón de la medicina objetiva, la psicofarmacología está simplemente ofreciendo su propia reolusción filosófica al eterno problema del sufrimiento humano: usa la tecnología para controlar sus síntomas. El ser post-humano es un ser en drogas -ISRS, hormonas, neurotransmiores, nootrópicos, mejoradores cognitivos. Hemos entrado una era que promueve el uso psicoactivo de químicos comerciales, no sólo para curar enfermedades o aliviar el sufrimiento, sino para reformatear quién sentimos que somos.

Es probable que las personas se sientan hasta más cómodos con la noción de que los estados psicológicos desagradables (e improductivos) son solamente código mal programado en la biocomputadora darwiniana. Y una vez te sientes agusto dentro de esa cosmología materialista, donde el significado es secundario a la mecánica, no existe una razón muy llamativa (además de la falla médica) para no utilizar moléculas de consumo para perfeccionar la mente. La paradoja yace en que estas moléculas mecanísticas pueden producer seres más auténticos y profundos. Personas en ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina) muchas veces se describen como por fin sintiéndose como gente normal, como la persona que debían ser. Esta paradoja... yace en el corazón de la condición posthumana.

¿Si escogo automáticamente sesgar una dimensión básica de mi vida interior con un químico de diseño, entonces no estare implícitamente adoptando un modelo restringido de lo que constituye "el verdadero ser"? En vez de abrazar los nuevos sentimientos de alivio como mi "verdadero yo", alguien que modifica su personalidad diaria con productos farmaceúticos debe de identificrase con el "Yo" que escoge instrumentalmente controlar sus estados mentales.

La mayoría de la publicidad está dirigida al Controlador, la porción del ser que quiere expnadir su habilidad de manipular el mundo para lograr sus metas. Las drogas psiquiátricas añaden un giro crucial. Cuando las compañías farmaceúticas sostienen que sus fármacos te pueden "ayudar a manejar eso" "eso" a lo que se refieren, es al final, la ahora alienada porción de ti.

Eso está bien si la meta de tu vida es simplemente sentirte lo mejor posible por el más tiempo posible. Pero la felicidad y la libertad podrían depender en última instancia menos en mantener estados mentales particulares que en cultivar la actitud apropiada para cualquier estado mental que pueda surgir del elegante caos de la vida. Y me parece que el control no es la actitud que mantener a la larga.

Leary: Un renacimiento enseña la religión básica del humanismo. La intención de la vida individual es conocerte a ti mismo y tratar a los demás como seres humanos.

Davis: Trabajo como el que realizan en la Universidad de Princeton, midiendo los campos de la conciencia humana -por ejemplo cuando muchas personas enfocan su atención en eventos deportivos- sugiere que lo que pensamos en realidad afecta las cosas. Luego te fijas en cómo la tecnología permite un extraordinario poder para ciertos tipos de imaginación... Creo que hemos perdido las herramientas para navegar estos mundos a la vieja usanza, casi estamos abandonando el cuerpo físico, pasando cada vez más tiempo en un espacio etérico, sin saber lo que estamos haciendo, y el hecho de que va tener una consecuencia real es bastante obvio.

Evidentemente todo el mundo siempre ha estado conectado, y todos dependen del mundo que los rodea, pero tendemos a sentir que estamos afuera de eso, que somos sujetos individuales, que tenemos control sobre la naturaleza. Así que un poco es como el regreso de la represión -queremos eso otra vez de regreso, lo necesitamos si vamos a lidiar con problemas ecológicos y sociológicos.

Pesce: Al tiempo que hablamos de este estreno gnóstico, este descargar el alma a una especie de silicio... existe un cuerpo atrás, casi quejándose , diciendo: "Yo soy real. Yo soy ese potencial, yo soy la base sobre la que trabajas".

El dilema del cuerpo es uno de los grandes dilemas de la realidad virtual. ¿Dónde está el cuerpo en el ciberespacio? ¿Dónde estás tú cuando tu correo electrónico atraviesa la red, cuando tus agentes hacen tus propuestas? ¿Dónde estás tú, y cómo te mantienes a ti mismo?

Los psicodélicos pueden pruducir estas fronteras diluídas donde fluyes hacia otra cosa. Lo que veremos, y en realidad es verdad, es que ciertos tipos de realidad virtual pueden producir el mismo efecto. Hay zonas donde la realidad virtual puede ser muy peligrosa justo por esa razón, o increíblemente poderosa y significativa por esa razón. Por eso yo realmente quiero trabajar desde el corazón.

Personalmente en mi propia filosofía pienso que para trabajar en la tecnología debes de operar desde el nodo del corazón. Porque de otra forma creas golems, creas frankensteins, tus creaciones huíran de ti. Esa es la esencia de la historia del golem -que esta es una criatura creada con el aliento de la vida pero sin la luz del conocimiento del corazón. El corazón de Dios.

Tamnién quiero explorar la naturaleza alegre de lo que podemos hacer. Uno de mis principales desencantos con el internet es que no podemos, aún, contener el tenor de la emoción humana, que es tan importante. Si estamos construyendo este edificio de la mente global y no se puede reír, entonces tenemos un problema. Si no puede cantar, tenemos un problema.

McKenna: Y de lo que estamos hablando aquí es de usar prótesis tecnológicas para extender y enriquecer nuestra humanidad, para enriquecer nuestra comunicación, y, creanme, queremos la buena comunicación.

Si algo nos deshace, será esto: que nuestros lenguajes fallen, que no sepamos leer el intento del otro, que no nos entendamos los unos a los otros.

Así que estoy viendo aquí una epifanía teosófica del lenguaje intentando autoproyectarse hacia un reino de perfección platónica, que como seres orgánicos experimentamos como Amor. Amor, Belleza, Verdad -estos son los vectrores del devenir humano. Siempre han sido, siempre serán, y las tecnologías que abren estos senderos no son más poderosas que los seres humanos que las manejan. Así que esta es la empresa de la integridad y la implicación milenaria, y con estos extraños niños que hemos traído al mundo, nuestras máquinas, Este es el desafío al final de la historia.

Twitter del autor: @alepholo

Vía Hplus Magazine

Tim Leary en Pijama Surf

Terence Mckenna Alchemical Garden at the Edge of Time

Erik Davis TechGnosis

Mark Pesce

David Pearce The Hedonistic Imperative



Te podría interesar:
A veces el camino del exceso lleva al palacio de la sabiduría: las sustancias más aptas para entrar por la puerta secreta al palacio. Sabiduría popular y química de vanguardia se combinan para sintetizar la llave.

 

 

Desde tiempos inmemoriales el hombre ha buscado el éxtasis como una comunión con el universo que lo rodea. Fundamentalmente existen tres caminos para reconectarse con este sentimiento oceánico de unidad: las prácticas ascéticas, la sexualidad y las drogas (generalmente en un contexto sagrado). Algunas veces estos caminos confluyen y aunque idealmente lo mejor sería la confluencia del ascetismo seguido del sexo, generalmente, en la búsqueda impaciente de la otredad, se opta por combinar las drogas con el sexo. El máximo activista de los psicodélicos, Terence McKenna, decía que irse a la tumba sin haber tenido una experiencia psicodélica era como morirse sin jamás haber tenido sexo o, en otras palabras, sin haberse dado cuenta de lo que en verdad se trata este juego. Bajo este tenor surge inevitablemente el dilema de por qué no hacer las dos al mismo tiempo.

Es sabido que el sexo puede ser una droga y es cierto que en ocasiones las drogas pueden ser como tener sexo contigo mismo (o con el universo). No recomendamos utilizar drogas para acentuar, conseguir o manipular una experiencia sexual. Evidentemente el acontecimiento sexual debiera ser en sí mismo suficientemente estimulante. Como se dice entre las tradiciones esotéricas, en la cópula humana se puede acceder a la misma energía que creó el universo. Antes que intentar una estimulación química es recomendable intentar las técnicas ancestrales del éxtasis, como el tantra y el yoga, o, acaso, para los más osados, la magia sexual de las sociedades secretas de occidente.

No incluimos sustancias que permiten a una persona forzar u obligar a través de un artilugio químico a otra persona a tener una relación sexual, entre estas sustancias se encuentran algunos barbitúricos, los llamados "ruffies", el toloache y, aunque con resultados cuestionables, la yumbina. Por supuesto, dosificar a alguien un poco de ecstasy o de mandrágora, por ejemplo, podría manipular a favor del "dealer" una relación sexual, sin embargo, estas sustancias también pueden ser utilizadas con conciencia y voluntad para la hiperestesia sexual y es en este sentido que hacemos esta profundamente divertida investigación sobre los usos y costumbres de la posmodernidad en búsqueda del arrebato.

10. COCAÍNA-

La relación entre la cocaína y el sexo es extensa, sobre todo porque la cocaína es usada como “la droga” de la vida nocturna, de los bares, discotecas, dadora de status e incluso como un tipo de chantaje sexual en ciertos círculos clandestinos. Siendo muy adictiva, la cocaína a veces puede hacer que las personas se vuelvan adictas a las personas que puedan proveer esta sustancia.

La cocaína generalmente incrementa la confianza y, un poco ilusoriamente, crea la sensación de vitalidad física y mental. Por esto el “perico” es utilizado muchas veces para ligar. Por otra parte la cocaína duerme las áreas del cuerpo donde se aplica, por lo cual a veces lleva a tener sexo duro y rudo, el estereotipo de una noche salvaje. Es fácil de llevar a la cama como un juguete sexual e inhalar líneas de cocaína de las curvas del cuerpo.

Phillp K. Dick, en A Scanner Darkly, escribió que "la cocaína hace que las mujeres quieran tener sexo, pero que los hombres no puedan hacerlo".

Los hombres que sí consiguen una erección habiendo consumido cocaína normalmente suelen durar más, pero a veces no logran tener un orgasmo (llegando más bien a oscuras zonas de frustración o sadomasoquismo).

Uno de los peligros de tener sexo después de haber inhalado cocaína es que, si las cosas se ponen un poco fuertes, se puede sufrir un paro cardiaco: morir en los brazos de Doña Blanca.

«A silver Lucifer

serves

cocaine in cornucopia»

-Mina Loy.

 

«It makes me lose control, it makes me go insane

I wanna a girl that does cocaine »

-Nirvana, Cocaine Girl.

 

9. CANDYFLIP (LSD/MDMA):

El candyflip, la combinación de éxtasis con ácido lisérgico es un cóctel psicodélico popularizado en los raves, entre chicos que querían tener la fuerza psicodélica del LSD y la empatía y sociabilidad del MDMA. El LSD solo puede ser dfícil de dominar para el contacto íntimo, muchas veces las personas que toman esta sustancia no quieren que las toquen y abordan trenes freak, pero al mismo tiempo sienten una gran energía, una fogosidad intensa, un eléctrico kundalini. El MDMA, antes de ser llamado éxtasis como mercadotecnia callejera, iba ser llamado "empatía", un nombre más cercano por sus efectos sobre la serotonina y su capacidad de conectar con los sentimientos de las demás personas —lo utilizan incluso terapeutas maritales como detonador del llamado make-up sex. En esta relación el fuego lo pone el LSD y la ternura el MDMA.

La amante de Timothy Leary lo visitó en la cárcel y nos cuenta sobre el poder erótico del LSD: el pie de uno de los gurús del flowerpower debajo de la mesa buscando el vórtice del vestido, como una puerta interdimensional. Promesas de amor eterno, entre radiaciones de estrellas fugaces:

Debajo de la mesa nuestros pies se tocaban, a veces los guardias permitían este tipo de juegos. Sentí la pasión de su pie subir hacia arriba de mi vestido y destrozarme como si estuviéramos en una profusa cama juntos. El orgasmo recorrió mi cuerpo, mis ojos se contrajeron de placer, como los de un gato maullando en éxtasis. Los ojos de Tim estaban anudados a lo míos. Íbamos viajando en un rayo de luna brillando en una telaraña. No había más prisión.

El mismo Leary escribió sobre la alquimia sexual: «Los mejores resultados llegan cuando te coges a alguien que realmente amas en un viaje de ácido. Es ahí cuando el sistema nervioso está más abierto, menos condicionado y listo para recibir un nuevo implante».

El candyflip no es un combo para el sexo casual, funciona para el sexo cósmico, que busca conectarse emocional y espiritualmente, sentir el éxtasis y desdoblarse entre el tejido de estrellas que une los cuerpos. Especialmente para una pareja que acaba de conocerse pero que sabe que su conexión es mucho más anterior, tal vez desde la primera emanación de la mariposa galáctica.

Hay personas que prefieren el hippie-flip, la combinación de hongos con éxtasis, pero el LSD y el MDMA son dos sustancias químicas con un campo morfogenético más cercano, una biblioteca de información más afín. En todo caso sería más recomendable combinar el MDMA (o usar 2-CB's) con la mescalina, sustancias más cercanas entre sí, ambas fenetilaminas y siempre parte de los mágicos anillos de benzeno.

8. MANDRÁGORA-

La mandrágora es una de las sustancias "afrodisíacas" más usadas en la historia de la humanidad, con una inextricable relación con la brujería occidental. Este narcótico es un elegante y sutil aliciente del sexo. Incluso es mencionada en la Biblia con este modus operandi. Su raíz tiene forma de pene: popularmente se decía que cuando se ahorcaba a un hombre y éste eyaculaba, ahí donde caía su semen crecía esta planta, la cual había que cortar con preparación mágica —pero es cierto que el ahorcamiento produce en el hombre una erección. En gran parte el poder de esta planta radica en su metamorfosis simbólica en un hombre, en el entendido de que su forma es un objeto mágico en la mente de quien la sabe usar. El juego es evidente: el hombre que la consume se puede convertir en dragón, manipulando su kundalini.

La mandrágora contiene scopalamina y pertenece a los alcaloides del anillo de tropano, al igual que la datura (toloache), la belladona y curiosamente también la cocaína (de nuevo la sabiduría popular: la coca es "la caspa del diablo", el toloache es "la yerba del diablo"). Esta planta, junto con la belladona, es usada todavía en modernas ceremonias paganas (como la wica), en rituales de sexo solar o lunar.

Preferentemente se usa entre parejas que quieren tener una noche romántica, tomándose en gotas. La mandrágora llena al hombre de un aura de misteriosa potencia, un dejo entre dionisíaco y de gentleman. Se dice que las mujeres pueden tomar la mandrágora hembra y obtienen efectos equivalentes.

7. POPPERS-

Esta sustancia (nitrito de anilo), popularizada en los '80 por la cultura gay y vendida comúnmente en las sex-shops, es un vasodilatador, por ende sirve como relajante de los músculos anales y vaginales. El uso prolongado puede hacer perder la erección, pero una aplicación precisa puede producirla atinadamente. Además, inhalada, produce una euforia instantánea y efímera, que perfectamente puede sincronizarse con el momento del orgasmo.

Algunas parejas avezadas, en vez de inhalar los poppers —entre las marcas favoritas están el Liquid Gold y el Purple Haze— dejan que la sustancia se destile lentamente creando un efecto encapsulado que rítmicamente puede empalmar con el calor de la penetración. Poppers-saunas, espasmos modulados por la pérdida de la conciencia.

El popper, una sustancia que produce un rush instántaneo, también es usado por algunos paracaidistas al momento de arrojarse al vacío o por clubbers que buscan sentir la eternidad del instante combinando sus pastillas con el popper o acaso ofrecérselas a algunas chicas junkies que andan por ahí.

6. KETAMINA-

El Special K, una sustancia controlada utilizada como anestesia para animales, es un disociativo que primero fue popularizado por el Dr. John Lily en sus experimentos en tanques de aislamiento desprogramando la biocomputadora humana, y en sus experimentos de telepatía con delfines. La ketamina se ha vuelto recientemente muy popular como un invitado subterráneo a la cama, particularmente llevado por las chicas en ciudades cosmopolitas como Londres o Buenos Aires. La keta, o k-espacial, relaja sobremanera, por lo cual puede preparar el mood para el sexo, sin embargo, también inhibe la capacidad de llevar la sangre al pene haciendo difícil sostener la erección (probablemente más que la cocaína o el MDMA, aunque hay versiones encontradas).

Por esto es mejor utilizarla durante el sexo que en un coqueteo previo y por las mujeres. La ketamina y sus característicos "k-holes" han sido relacionados con experiencias cercanas a la muerte, una disociación total, un túnel de luz u oscuridad profunda. Algunas personas sienten bajo los efectos de la ketamina que tienen poderes supernaturales, que levitan o se desdoblan de su cuerpo. Este desprendimiento astral puede suceder durante el acto sexual con una imagen característica del Libro Tibetano de los Muertos: el fantasma que se ve a sí mismo teniendo sexo antes de reencarnar. Curiosamente, Freud, repitiendo la popular expresión francesa, llamaba al orgasmo la petite mort, es éste el cariz de la relación entre la ketamina y el sexo, la implosión del momento culmen que penetra en el infinito dentro de sí mismo.

5. GHB y OXITOCINA

El gamma-hidroxibutírico (GHB) o éxtasis líquido se produce de manera natural en pequeñas cantidades en las células del sistema nervioso de todos los mamíferos. Esta sustancia, recientemente popularizada en la escena electrónica, ha sido vendida como un afrodisíaco incluso en la literatura médica, según el Dr. Laborit:

A last point should still be mentioned: the [GHB] action on Man which could be called 'aphrodisiac.' We cannot present any animal experiments on this subject. However, the oral form has now been sufficiently used so that, as generally agreed, no doubt can subsist as to its existence.

Aunque no sólo afrodisíaca: ingerida en exceso, esta sustancia puede ser considerada una droga de violación ("date-rape-drug"), a veces administrada secretamente en bares y discotecas por personas que tienen intenciones oscuras. Sin embargo, entre las parejas que buscan avivar sus relaciones sexuales, sin duda el GHB es una de las sustancias predilectas. Las mujeres reportan una expansión de su orgasmo; pero en dosis mayores éste se hace más difícil. Como siempre, pero en particular con el GHB, es importante saber medir la dosis.

Uno de los beneficios del GHB es que produce una sensación de desinhibición pero, a diferencia de otras, no impide el performance. Esta sustancia es utilizada mucho por bailarinas exóticas y fisicoculturistas.

Un estudio durante un brote de sífilis demostró que 61% de hombres homosexuales infectados reportaron el uso de GHB, alegando que la droga les permitía olvidar sus inhibiciones cuando tenían sexo con extraños, permitiéndoles disfrutar sin preocupaciones un gran número de parejas sexuales.

Oxitocina- La oxitocina, conocida como la "hormona del amor", es una hormona mammalia que también actúa como neurotransmisor, producida especialmente durante el parto y después del orgasmo, como una estela vinculante. En las mujeres se genera también al libar prolongadamente de sus pezones; los hombres también reciben una descarga después del sexo, pero al parecer la testosterona baja un poco los efectos.

La idea de que el amor es como una droga y una cuestión exclusivamente química, está basada en esta sustancia. Por esto algunas compañías han empezado a fabricarla, especialmente en spray y hay quienes la toman para "conectarse emocionalmente entre sí" e irradiar esta especie de loción de amor. Incluso existen fiestas temáticas donde los comensales consumen esta hormona. En realidad no son nada orgiasticas: en oposición al sexo salvaje de la cocaína-con-popper-con-viagra-con GHB-con S&M o algún otro tipo de cóctel, el sexo con oxitocina es como el vapor del post orgasmo suavemente abrazando todo el acto, un vapor de ternura armónica, el sexo de una pareja que lleva mucho tiempo junta.

El éxtasis o MDMA también estimula la oxitocina del cerebro vía los receptores de serotonina.

4.CANNABIS-

Evidentemente tenía que estar en esta lista el cannabis, la droga más usada para el "sexy time" en el planeta (sin contar el alcohol, que evidentemente no logra escalar esta lista). Sin embargo, más que la marihuana, el hachís (también el charras y mejor en chillum), por su linaje entre las paradisíacas orgías de oriente, es la sustancia que tiene una mayor relevancia como potenciador sexual. Generalmente las personas se acercan al cannabis por su cualidad sensorial, por cómo hace sentir las cosas, oír la música; el cannabis es una sustancia maleable que para mejor usarse en el sexo debe de saber llevarse.

El hachís, también llamado "chocolate", puede ser usado como aceite para metaestimular. Los sabios fumadores de Marruecos hacen que lindas vírgenes corran desnudas por los campos de plantas de cannabis y fuman el polen que se les pega a su cuerpo. Especialmente, si se llega a conseguir un poco del mítico hash Alamut Black, la pareja estará abordando un gran trip sensorámico.

El gran mago de occidente, Aleister Crowley, prefería entre la mescalina, el opio y otras drogas, al hachís como su íntimo agente de la gran obra sexual (también gustaba hacerla per vas nefandum). Crowley veía en el sexo un concurso de las fuerzas cósmicas y en el orgasmo una especie de relámpago divino, u oración, por medio del cual podía entablar una comunicación con el mundo astral o manifestar una intención. Así describe Aleister Crowley el efecto del hachís:

Well, then, let me see whether by first exalting myself mys­tically and continuing my invocations while the drug dissolved the matrix of my diamond Soul, that diamond might not manifest limpid and sparkling, a radiance “not of the Sun, nor the Moon, nor the Stars;” and then, of course, I remembered that this ceremonial intoxication constitutes the supreme ritual of all religions.

Crowley incluso desarrolló una técnica llamada "Eroto-comatose-lucidity" (un estado de coma lúcido-erótico). Este ritual estaba basado en la estimulación sexual repetida sin llegar al orgasmo que lleva al individuo a un estado intermedio entre el sueño y la vigilia, así como la extenuación, permitiéndole al practicante comulgar con la divinidad. Para propiciar este estado eran usadas sustancias como el hachís y a veces el opio.

Cuando el hombre hace el ritual, todo el semen (o elixir) producido por un orgasmo debe de ser consumido, posiblemente a través del famoso Pastel de Luz, el secreto del horno de la Gran Bestia.

Al parecer el uso del hachís en un contexto sagrado, sexual, llegó a Occidente a través de los Templarios, que más tarde darían lugar a los Iluminati y quizás hasta a los plantíos de marihuana de George Washington. Los Templarios entraron en contacto con el club de los hashashins. El escritor creador del terrorismo poético, Hakim Bey, nos dice:

La leyenda del jardín paradisíaco de Alamut donde las huríes (las doncellas del cielo), el cáliz, vino y hashish eran disfrutados por los asesinos en carne viva, podría generarse de la memoria popular del Qiyamat. O tal vez sea literalmente verdad. Ya que para la conciencia realizada este mundo no es otro que el paraíso y sus goces y placeres son todos permitidos. El Corán describe el paraíso como un jardín. Es muy lógico para los ricos Alamut volverse el reflejo externo del estado espiritual del Qiyamat.

Ésta parece ser la clave del éxtasis sexual, el reflejo del cielo, en el placer de la creación. Los lentos y voluptuosos trances del hachís nos acercan al sueño de la divinidad en su harén.

3. FOXY-METHOXY

Esta sexy señorita avatar en pastilla (N,N-diisopropyl-5-methoxy-tryptamine) es parte de la realeza psicodélica, la familia de las triptaminas, que incluye a los psicodélicos más potentes del planeta como el 5MeO-DMT y el DMT. Esta flamante adición se ha vuelto un clásico de culto en el underground sexual que no solo busca el éxtasis del cuerpo, sino también el del espíritu y acompañar la deliciosa sensualidad de la forma física con los fractales y mandalas de las dimensiones alternas de realidad.

Uno puede ver la flor de la vida en el sexo, una orquídea galáctica llamando magnéticamente o una piel transparente de estrellas.

Así describe Rob, en Erowid, su experiencia sexual en Foxy:

Foxy me hace sentirme súper fuerte y rápido, como si fuera Bruce Lee. Una vez estaba cogiendo con Kim. Fue largo e intenso, y ella se vino por lo que parecían ser 20 minutos. Más tarde ella le comentó a una amiga 'mi orgasmo necesitó su propio código postal'.

Bruce escribe, también en Erowid, sobre del sexo en Foxy:

Después de que finalmente lográramos levantar mi tallo de jade a su forma florida (el pene erecto), el sexo estuvo inusualmente cargado y visual. Me pude mantener justo debajo del clímax con mucha facilidad y logré sacar el instinto de una forma muy poderosa. Después del orgasmo me sentí increíblemente recargado, al contrario de mi típico estupor post-orgásmico. Brinqué de la cama y me puse a hacer la cena bailando a ritmo de la música.

El blog Raramour describía hace unos años el efecto de Foxy así: «Induce en aquel que la consume pasajes oníricos que se disfrutan con un placer infantil, recorridos de ensueño tomado de la mano de ti mismo».

Playboy planteó estas preguntas al máximo diseñador de sustancias psicodélicas que conoce la humanidad, el Papa Alexander Shulguin:

Playboy: Days after you invented foxy, you had sex on it. Was it good?

Shulguin: At low doses it greatly enhances my orgasm intensity...

Una usuaria bastante atrevida de erowid, d.m.thramm, hizo lo que parece ser el santo grial del erotismo psicodélico. Después de consumir LSD, mientras su novio la penetraba en la posición del misionero, fumó un poco de 5-MeO-DMT, el psicodélico más potente del planeta, imposible de ser usado por el hombre durante el acto sexual, ya que produce un desprendimiento que resulta seguramente en la interrupción del acto (aunque tal vez sí podría ser usado mutuamente en la posición de yabyum, en una penetración silenciosa que se adormece en el loto de la eternidad). Así describe esta aventurera psicoerótica su experiencia:

MASTER CYLINDER THE SIZE OF A SPACECRAFT NO... SIZE OF A MONOLITH...! MASTER CYLINDER THE GOD'S CYLINDER... BECOMING >==== MILES & MILES IN LENGTH ====> i do not FEEL it - i AM it i AM the penis that fills me i AM the void it is filling i AM the SPACE BETWEEN two bodies i AM black hole eating white light i AM the destroyer of stars and the creator of void

Al regresar a la realidad su novio le dijo que se había quedado como un cadáver mientras él la penetraba. Las personas que fuman 5-MeO-DMT, cuyo efecto dura pocos minutos, suelen percibir el nacimiento del universo, el Big-Bang, el Aleph en su creación/aniquilación; en la última radiación de la dimetiltriptamina el psiconauta deja de ver para ser, como Brahma, que es tanto la espada como la cabeza que corta.

2 -VIAGRA Y ÉXTASIS

Este combo prosexual se conoce en el circuito de diletantes hedonistas como "séxtasis" (sextasy) y probablemente sea el más efectivo de los cócteles, asegurando un desempeño épico en el hombre (la mujer puede intentar análogamente bremelanotide o flibanserin con MDMA, pero hasta la fecha el grial del "viagra femenino" aún no ha sido descubierto). Te contaremos un secreto: en esos afterparties con supermodelos rusas a los que nunca te invitan, la sustancia de la casa es el MDMA mezclado con el Viagra, las dos tienen el efecto secundario de ver azul, a veces un vago destello de luz azul o incluso una realidad teñida como esa diosa orgiástica de los Pitufos.

La combinación evidentemente viene de que por una parte el MDMA, el éxtasis que en realidad es empatía encapsulada, es la sustancia que con mayor facilidad permite conectar con otra persona, llamada también la droga del amor, y viajar en la textura del tacto, en el infinito del cuerpo, esta sustancia dificulta la erección. Ergo, el Viagra es necesario. El MDMA, además, retarda el momento del espasmo.

Para maratónicas jornadas de sexo, particularmente con más de una persona a la vez en mansiones con albercas y un poco más de la lúdica inmortal del dios Pan, el fauno que corretea a las princesas perdidas en el bosque con el pene erecto y su poderoso sibilante silbido.

No es necesario decir que esta combinación, en el tren del extásis galopante en el corazón, es bastante peligrosa y no son pocas las muertes que ha causado. Recientemente el novio de la modelo argentina Liz Solari (en la foto a lado del fuego) parece haber muerto después de tomar el fausto/infausto cóctel. Al menos la muerte así, es como no morir, extendiéndose en holo-olas orgásmicas. Aunque probablemente evite cruzar la onerosa puerta del guardián chacal Anubis, en el samsara iterado de la carne y la luz falsa.

Algunos de los usarios más avezados han empezado a combinar el viagra con la mefedrona, la recientemente popular droga conocida como meow meow. Dicen que la mefedrona supera al MDM o al MDA como compañera sexual. Sin embargo, este uso no es lo suficientemente extendido para poder hablar categóricamente de esta pareja tan cerca de la cima.

1.IBOGAÍNA


Esta sustancia del corazón de África es, según Terence McKenna, el único verdadero afrodisíaco que existe en el planeta. Además es un potente alucinógeno con propiedades curativas comparado a veces con la ayahuasca.

El iboga originalmente parece haber sido usado en la cacería mágica para relevar el cansancio. Algunos brujos africanos utilizan el iboga para practicar una técnica mágica que produce orgasmos a distancia, como el Merovingio en Matrix Reloaded.

Algunas personas han descrito que el iboga ayuda a concebir la sexualidad como algo totalmente natural y a expresarla de forma desenfadada, como parte de un juego cósmico. El iboga es la danza en la noche de la polaridad, las dos llamas que se llaman para fundirse en el éxtasis, como panteras que copulan bajo la luna derramando vino en su sudor, agazápandose feroz y místicamente. La planta tabernanthe además otorga a la persona que la toma un ritmo especial, el pulso del Motherland, que puede incorporar, en el caso de ser hombre, al penetrar la gran vagina cósmica y, en el caso de la mujer, al recibir el falo solar.

 

 

Más información en Erowid

Twitter del autor:@alepholo