*

X

Dislexia militar: Rumania envía tropas a Tahití y no a Haití

Por: pijamasurf - 02/10/2010

En un cómico caso de profunda dislexia operativa el gobierno de Rumania envía apoyo a Tahití en lugar de a Haití; los mandos rumanos alegaron una increíble similitud nominal como causa del error

tahiti-soldati_0

En la vida es importante reirse, los rumanos lo saben, por eso obsequiaron carcajadas a la comunidad internacional con una cómica y vergonzosa operación militar. Resulta que el gobierno de Rumania, a través de sus fuerzas militares, enviarón un buque de apoyo destinado a Haití. Sólo que algun operador confundió la ruta con un nombre parecido, Tahití, y hacia allá se dirigieron.

Tahití es una pequeña isla en la Polinesia francesa, a miles de kilometros del destino supuesto: Haití, pequeña isla, también, solo que ubicada en el Caribe. Trás la llegada de los inusuales visitantes, los desconcertados isleños de Tahití no pudieron evitar reir mántricamente cuando entendieron de que se trataba la presencia del buque rumano en sus aguas.

Autoridades rumanas simplemente se limitaron a explicar que la confusion se debía a la enorme similutud entre los nombres de ambos destinos. De cualuqier manera, y a pesar del rídiculo error, no puede dejar de reconocerse la buena voluntad rumana... sólo esperemos que la próxima vez logren llegar a Haití.

Te podría interesar:

Muere Walter Frederick Morrison, el inventor del frisbee

Por: pijamasurf - 02/10/2010

Suaves vuelos interdimensionales para el inventor del platillo volador lúdico, el frisbee

s-WALTER-MORRISON-FRISBEE-largeEl inventor del frisbee, Walter Frederick Morrison, ha volado hacia el más allá a los 90 años de edad (un número con forma de platillo volador). Su hijo Walt señaló que su padre murió de viejo, aunque también tenía cáncer.

"Era un buen tipo, ayudó a muchas personas. Era un entrepreneur. Siempre estaba buscando algo que hacer".

En 1957 Morrison vendió los derechos de manufactura de su "Pluto Platter" (platillo de Plutón). El platillo volador de plástico luego fue renombrado "Frisbee", con ventas superando los 200 millones de discos. En la actualidad es casi imposible ir a la playa o a una larga planicie urbana sin observar los platillos voladores en el aire e incluso se han generado deportes como el Ultimate o el frisbee golf.

Según su biógrafo, Morrison y su esposa Lu, solían aventar la tapa de una olla en las playas de California. La idea creció cuando sirvió como piloto en la Segunda Guerra Mundial y empezó a fabricar platillos voladores en 1948.

Por inventar el frisbee, y su lúdica analogía espacial, le deseamos suaves vuelos interdimensionales a Walter Frederick Morrison.