*

X
Coquetería digital codificada: se viraliza tendencia en Facebook en la que las mujeres revelan en su status el color del bra que estan usando ese día

bra4

En los últimos tres días miles de niñas, sobre todo de Estados Unidos, se han dedicado a escribir dentro de su status de Facebook un color. Esta extraña tendencia se ha ido viralizando al grado de que miles de feminas revelaban su estado del día como: azul, rojo, amarillo, negro…

La testosterona digital, intrigada por este masivo moviendo que sólo incluye mujeres, decidió ponerse a investigar a que se debía este trend facebookero. Tras dos días de pesquicias la verdad emergió: se trata de un coqueto movimiento cromático que se ha viralizado explosivamente, en el que las niñas revelan el color de bra que están utilizando ese día.

La intriga frente a este enigmático meta flirting (coquetería digital codificada) ha llegado a tal punto que la pregunta “Why is everything posting a color in Facebook” (Por qué todos estan poniendo un color Facebook) se ha colado entre las principales búsquedas realizadas en Google.

Aparentemente el coqueto movimiento tiene fines sociales ya que forma parte de una campaña para concientizar a las mujeres del mundo en torno a la gravedad del cancer de mama. Se ignora en que lugar en especifico comenzó la iniciativa, pero incluso ejecutivos de facebook se mostraron desconcertados frente a la explosiva viralidad que ha demostrado.

Uno de cada cinco divorcios a causa de Facebook

Nuevas políticas de Facebook ¿Crónica de una muerte anunciada?

Te podría interesar:
Autoridades internacionales se reunirán en México para negociar el sombrío Tratado Comercial Anti Falsificación (ACTA) que busca normatizar internet favoreciendo a la propiedad industrial por encima de los millones de usuarios

1228acta_global

Desde hace un par de años comenzó a negociarse, a la sombra del flujo digital abierto, un polémico tratado que busca limitar el libre intercambio de contenidos en internet de acuerdo a intereses mercantiles. Bajo el argumento de proteger los derechos de autor (y en especial la propiedad intelectual), encarnados en el cuestionable y obsoleto emblema del Copyright, las autoridades de distintas naciones (Estados Unidos, Japón, Suiza, la Unión Europea, Marruecos, Jordania, Corea del Sur, Canadá y Nueva Zelanda) negocian la activación de una normatividad que regule el consumo internetero de contenidos e información.

Luego de múltiples reuniones en distintas sedes alrededor del mundo y de un intenso cabildeo frente a los congresistas y parlamentos de varios países, a partir de enero autoridades mexicanas, incluidos el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Economía se encuentran analizando y tomando decisiones respecto a este tratado multilateral.

La postura del ACTA básicamente responde a las tendencias dominantes de la geopolítica corporativizada y el fortalecimiento del mercado por encima del bienestar de una denigrada sociedad civil (que a fin de cuentas representa los potenciales consumidores que habrán de dar vida al mercado a través de su consumo). Privilegiar los intereses de la industria por encima del individuo: no es un secreto que en la política internacional tiene mucho mayor relevancia el beneficio de una transnacional que el de un grupo de personas.

Pero más allá de estas cuestiones, quizá subjetivas y completamente debatibles, el mayor reclamo frente a este tratado ha sido la tenebrosa manera en la que se han manejado las negociaciones. El contenido se ha mantenido en la sombra excluyendo tajantemente la participación de la sociedad civil y así bloqueando cualquier posibilidad de discutirlas y generar consensos que realmente representen las necesidades y preferencias de los millones de usuarios de internet en el mundo.

Hoy en la Ciudad de México se realizo un simulacro de una pseudo consulta ciudadana organizado en un salón de la Secretaría de Economía. Como bienvenida, cualquier interesado en asistir debía llenar un formulario, ingresando sus datos completos (quizá para ser fichado), y comprometerse por escrito a no divulgar información sobre el contenido del documento que materializa al tratado. Lo anterior se requirió alegando razones de seguridad nacional. Ahí estuvieron presentes representantes de diversas industrias (cine, música, entretenimiento, etc) y uno que otro ciudadano previa y sutilmente amedrentado.

A pesar de que no pudimos estar presentes, basta para recrear una fotografía del evento el hecho de que algunos de estos “representantes de la industria”, entre ellos el compositor mexicano Armando Manzanero (quien seguramente practica un triste celibato digital), cuestionaron la presencia de ciudadanos como si la discusión se tratase exclusivamente de los intereses industriales y no de las millones de personas que dan vida al espectro digital, y cuya relación con el internet podría ser radicalmente alterada a través de este tratado.

En Pijama Surf mantenemos una postura contraria al ACTA, si bien favorecemos la posibilidad de que se discutan en forma abierta e inclusiva, los intereses de todos los involcurados (empezando por los de la ciudadanía digital), y no podemos evitar el sentir una gran desconfianza frente a la manera en que las autoridades internacionales han actuado para ensamblar dicho tratado, otorgando una lamentable preferencia a los intereses industriales y corporativos por encima del derecho humano a la privacidad, a la información, y al libre intercambio entre los miembros de la sociedad contemporánea.

FREE DATA

DATA LOVE

Más infromación:

openacta.org

Mexico: Activists Worried About ”Secret” Internet Treaty

Facebook: Stop ACTA, The end of freespeech on the internet

Se ventila reunión secreta sobre copyright en Nueva Zelanda

Google: The global Treaty that could reshape the internet: