*

X

Santa Claus originalmente era un chamán (y los renos que comen hongos alucinógenos)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/24/2009

Un traje rojo y blanco como los hongos amanita muscaria (favoritos de los renos), un reino de duendes mágicos en el Polo Norte, donde se encuentra el axis mundi para muchas culturas chamánicas y otros símbolos hacen pensar que Santa Claus es, antes que otra cosa, un chamán

De la misma manera que la iglesia católica adaptó los dioses locales en su propias divinidades (San Patricio en Irlanda, el mismo San Nicolas tomado de Hold Nickar o la Virgen de Guadalupe y la Tonantzin en México, etc.) Coca-Cola parece haber convertido en un ícono de fantasía pop consumista a Santa Claus, una figura chamánica del norte de Europa.

Está presente alrededor de la imaginaria de Santa Claus simbología común a la ancestral figura del chamán, el primer sacerdote (médico, artista y líder a la vez), puente entre el mundo visible e invisible, como se clarifica en el trabajo del investigador rumano Mircea Eliade.

Por una parte el traje rojo y blanco de Santa, antes que los iterados colores de Coca-Cola, representa a la amanita muscaria (o fly agaric) un poderoso hongo alucinógeno usado por chamanes desde Laponia hasta Siberia, el cual ha sido vinculado con el mítico "soma" de los vedas, como la sustancia divina, por el investigador Gordon Wasson.

Amanita_postcard

Estos hongos (a cierta dosis venenosos) son el alimento favorito de algunos renos del norte de Europa, como se puede observar claramente en el video de la BBC. Los chamanes incluso llegan a tomarse la orina de los renos, además, claro, de la suya cuando han ingerido amanita muscaria (¿y los renos la de los chamanes en un totémico intercambio?). Esto nos recuerda psicodélicamente (y sin razón evidente) la frase de J. Edgar Hoover "Prefiero tenerlo adentro de la tienda meando hacia afuera, que afuera de la tienda meando hacia adentro".

Claro está que los renos de Santa Claus no son renos ordinarios, son renos voladores (el más famoso siendo Rudolph). Esto por una parte se relaciona al hecho de que comen hongos, como al hecho de que son aliados de Santa: los chamanes tradicionalemente son figuras capaces de volar, ya sea por sí solos (como luces rojas, fuegos fatuos) o usando un nagual.

julekor2

Otra seña ineludible es la casa de Santa Claus en el Polo Norte, y especialmente orientado hacia la estrella polar. Para el misticismo europeo el árbol de la vida o axis mundi se encuentra en el Polo Norte (particularmente en dirección de la estrella polar, la única estrella que no se mueve y sobre la cual parece que las demas giran), este eje cósmico representa una especie de código genético del paraíso interior en todas las cosas, la escalera y la serpiente, y el portal al centro de la Tierra. No es extraño que Santa Claus tenga una fábrica mágica de juguetes la cual es operada por duendes (otra señal chamánica en Santa Claus, como apunta Terence Mckenna: los duendes y lo nomos son figuras asociadas con el chamán, ya sea enseñándole a fabricar objetos solamente con el lenguaje, así como lúdicos guardianes del oro interdimensional del alquimista (tricksters); además sumamente comunes en los paisajes invisibles del DMT o de algunos hongos alucinógenos).

Algunos incluos relacionan el rubor del rostro de Santa Claus con el característico efecto de la amanita muscaria y su canto "Ho, Ho", con una onomatopeya de su celebración psicodélica. Asimismo su viaje a todo el mundo en un día repartiendo regalos es una represnetación del viaje astral alrededor del axis mundi, en la carrosa celestial de los dioses.

Posiblemente Santa Claus también esté relacionado a las deidades solares que renacen después del solsticio de diciembre.

No ha faltado quien señale que en realidad Santa Claus, es Satan Claws.

satan-santa

Vía Psychedelic Adventure

 

Te podría interesar:
Delicias para freaks y magos del sexo... Directo de la cocina astral de Aleister Crowley, estos pastelitos de luz te llevaran a otra dimensión.

Este pastel no es un pastel común, aunque lleva algunos de los ingredienets comunes. Tampoco es un pastel de luz en el sentido new age, estilo "que te mejores, te mando un poco de luz", si tomala y untatela en la garganta. Es una psicodelicatessen, un pastel de magos, sobre todo, es un pastel de quien quiere amaestrar las técnicas esotéricas del sexo y no le importa transgredir los límites de la moral ordinaria. Ha preparar la ostia astral. Abrahadabra:

¿Quién quiere un pastel de luz? ¿La niña fresa quiere un pastel? ¿O la figura paternal con su gran hebilla, quiere un pastel? Seguramente ya advinaron que este pastel lleva semen, sangre y saliva (a veces los tres, a veces sólo uno como ingrediente x; Crowley también menciona en algunos casos "secretos vaginales"). La trinidad de los jugos corporales. No sabemos si Crowley le ponía pus, o mucosa (los cuales utilizaba para otro tipo de operaciones) pero eso ya es mucho y en todo caso tomaremos la receta conservadora.

El pastel de luz es la eucaristía de la Misa del Fenix, celebrada por Aleister Crowley, alpinista, espía, poeta, pintor, brujo, Iluminati, impostor, llamado por algunos "El Último Gran Mago de Occidente", gurú de Led Zeppelin y parte del ensamble ilustre de la portada del disco "Sargent Pepper's...". Creador de la religión de Thelema y siniestramente maestro de L. Ron Hubbard, creador de la cientología. Crowley explica la función de esta potente tarta de tantra y de luz.

Una eucaristía de algún tipo debe de ser consumada diariamnete por todo mago, y debe de ser condierada como el mayor sustento de su vida mágica. Es más importante que cualquier otra ceremonia, porque es un círculo completo. La totalidad de la fuerza gastada es reabsorbida; la virtud es la vasta ganancia representada por el abismo entre el Hombre y Dios... El mago se llena de Dios, se hincha, se intoxica de Dios...

El Pastel de Luz en realidad también lleva algunos ingredientes tradicionales y se pueden hacer galletas como en esos juegos adolsecentes del último se come la galleta. Un blogger aficionado a la cocina de Crowley, ha posteado en su blog todos los pasos a seguir. Entre los ingredientes seleccionados está el oporto, la miel, harina. El poder del pastel de luz reside en la creencia de que una esencia o espíritu personal yace en el semen, en la sangre, y en la saliva; y siendo líquidos sirven también como vehículos para grabar una intención y proyectarla. El arcano revela que quien come el pastel se come al sol.

El mismo Crowley da la receta:

Para perfumar mezclen masa, miel y espesos restos de vino: luego aceite de oliva y aceite de Abramelin, luego suavizar y rebajar con abundante sangre fresca. La mejor sangre es la de la luna, mensualmente: luego la sangre fresca de un niño, o gotas del cielo: luego de los enemigo; después de un sacerdote o de los adoradores; por último de una bestia, no obstante. Esto quema: de esto haz pasteles y come hacia mí. Esto también tenía otro uso; deja que yazga ante mi con los gruesos perfumes de tu plegaria: se llenará de escarabajos y bichos crepitantes sagrados para mí.

Ahora bien hay que recordar que este asqueroso ritual de cocina mágica está escrito en un lenguaje simbólico. La sangre del niño significa para Crowley, según sus más cercanos comentadores, el semen recien concebido, el elixir, el esperma que es el protohombre, que contiene la semilla de luz (otros piensan que es algo completamente satánico). La sangre del hijo, es la sangre del Logos, del Sol. Para Crowley la sangre que fluye al pene se transforma en luz a través del orgasmo, el cual es equivalente a un relámpago y es el momento en el que la oración se conecta, en la fuerza de su intención, con el objeto divino de su deseo.

En 1923 Crowley escribió en su diario, sobre el líquido cósmico: "El uso industrial del semen revolucionará a la humanidad". En ese mismo diario escribió "El Dalai Lama sabe lo que hace cuando hace que sus fieles se coman su excremento".

Más allás de esta escatología de Venus por la noche hay que recordar que Crowley es también un gran bromista, un farsante cósmico, pero su poder y magnetismo era grande, precisamente porque al jugar con los límites de la razón cruzó hacia dimensiones que ponen en duda la supuesta realidad del mundo y si se logra regresar sólo queda reír de la ficción consustancial de este mundo, que ciertamente se toma demasiado en serio.

Los que quieran experimentar y tenga un amplio umbral gustativo pueden comer el "Pastel de Luz" antes y después del acto sexual, como regenerativo y acaso com un raro invitado para hacer las cosas más interesantes y obtener bizarros poderes mágicos. Secretos de la Magia Sexual de Aleister Crowley