*

X
¿Puede el ser humano convertir la luz en nutrientes? El yogi Hira Ratan Manek dice vivir sólo de luz solar y agua, estudios científicos parecerían probar que esto es así, sin embargo gran parte de la comunidad científica delclara que esto es imposible
622997071_ca318fb364

El sungazing, o contemplación del sol, parte de la noción de que la luz es el máximo nutriente que existe en el universo, una especie de culto solar llevado al extremo. Al parecer esta disciplina es practicada desde hace miles de años entre yogis de la India y, según su máximo exponente en la actualidad, Hira Ratan Manek, también fue parte de la civilización egipcia y algunas culturas nativo americanas que divinizaban al sol.

Aunque la ciencia establecida descarta que el sol provea algún tipo de nutriente que pueda reemplazar la comida, el yogi Hira Ratan Manek sostiene vivir solamente de sol y agua (con ocasionales tomas de té, café y jugo a manera de cortesía). Las proezas solares de Hira Ratan Manek fueron observadas por una serie de científicos, entre los cuales estaba el presidente de la Asociación Médica India. Según este estudio el yogi solar estuvo 411 días sin probar alimento y sin tener ningún deterioro de sus funciones corporales y cerebrales y, salvo bajar 18 kilos, no se le encontró ninguna abnormalidad. Generalmente, después de 8-10 semanas sin comer una persona corre peligro de morir.

hrm08En el sitio web de Hira Ratan Manek se habla de otros dos estudios científicos de sus ayunos a base de sol y agua, uno de los cuales fue realizado por la Universidad de Thomas Jefferson en Filadelfia, sin embargo no se muestra el documento en línea de este estudio. Hira Ratan Manek fue destacado en la película What the bleep do we know?

El método utilizado por los sungazers consiste en ver al sol todos los días cerca del amanecer, cuando los rayos ultravioletas están debajo de un índice de 2. El primer día se debe contemplar al sol por 10 segundos, y cada día subsiguiente se debe hacerlo por 10 segundos más, así hasta llegar a 45 minutos al día. Este proceso funcionaría como una especie de fotosintesis en la que se activan funciones cerebrales inertes. Se dice que permite activar la glándula pineal, la cual tiene los vestigios de una retina y es considerada el asiento del terecer ojo u ojo espiritual (también llamada el sol secreto). Hira Ratan Manek dice que su glándula pineal ha sido examinada por científicos y está creciendo (normalmemente con la edad esta glándula se encoge).

Para Hira Ratan Manek el sol es una entidad inteligente que regula y codifica con su energía nuestro sistema planetario. Según el principio de metempsicosis astral platónica: "En las estrellas nos acordamos, en los planetas olvidamos". Recientemente el biólogo inglés ha especulado sobre la posible conciencia de macroorganismos como el Sol y la Tierra.

Curiosamente uno de los más grandes científicos de la historia compartía esta fascinación seudo-científica por la luz y ver directamente al sol, Sir Isaac Newton, quien descubriera la gravedad, pero cuyo mayor interés era la alquimia y la óptica, realizó experimentoe viendo directamente al sol, hasta el punto de casi quedarse ciego, teniendo al sol y a la luz como principio rector de su universo espiritual.

Wired ha publicado una nota sobre un hombre ucraniano que sostiene comer sol por los ojos, al parecer este hombre ha demostrado una gula solar ya que presenta quemaduras después de ver al sol 13 horas seguidas. Nikolay Dolgorukiy, el hombre anaranjado, dice haber sido examinado por científcos japoneses que comprobaron que vive sólo de luz solar.

Más allá de que esto sea posible (habría que experimentarlo) o sea un nuevo faux encantamiento de serpientes, no hay duda que ver un poco al sol en la mañana o en el ataredecer es una de las más enriquecedoras prácticas, sea por estética o espiritualidad, beber un jugo de naranja de fotones en pijama (y tal vez un bagle con mantequilla de sol) o viajar con el fénix del atardecer en una proyección fotonaútica son parte de una sana relación con el reino de la imaginación y los mundos posibles.

Rupert Sheldrake, la física de los ángeles y la autoconciencia de los cuerpos celestes

Sungazing (Wiki)

Living of Light Research Study

Te podría interesar:

Ardi de 4.4 millones de años revoluciona el estudio sobre el origen de la especie humana

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/29/2009

Ardi, la abreviación de Ardipithecus ramidus, es el nuevo esqueleto fósil que proviene de África y que se ha logrado colar en la historia del origen de la especie humana.
ardi Ardi, la abreviación de Ardipithecus ramidus, es el nuevo esqueleto fósil que proviene de África y que se ha logrado colar en la historia del origen de la especie humana. Ardi, con una edad de 4.4 millones de años, es un bípedo que vivió en los bosques más de un millón de años antes de “Lucy", el esqueleto fósil más viejo, hasta el descubrimiento de Ardi, con alrededor de 3.7 millones de años y de la especie Australopithecus afarensis. En 1994 un equipo de investigación dirigido por el Dr. Tim White de la Universidad de California, Berkeley; Berhane Asfaw, ex director del Museo Nacional de Etiopía, y Giday WoldeGabriel del Los Alamos National Laboratory anunciaron el descubrimiento de los primeros fósiles de un ancestro humano nuevo, el Ardipithecus ramidus. Los resultados de la investigación se presentaron este jueves 2 de octubre y se publicarán en un número especial de la revista Science. El estudio revela que nuestros antepasados tuvieron un proceso evolutivo previo no conocido antes y que arroja nueva luz sobre la naturaleza del último ancestro común ente el chimpancés y los humanos. En otras palabras, refuta la noción del “eslabón perdido”. Ardi, es una hembra adulta que se calcula tenía una altura de 4 pies (1.21cm) y un peso de alrededor 120 libras (54 kilos), alrededor de 30 cm más alta que “Lucy”. Su cerebro es más grande que el de un chimpancé moderno. Tenía la capacidad de subir a los árboles pero ya caminaba erguido en dos pies, si bien de manea no tan eficiente como “Lucy”. 02fossil.190 De acuerdo con el Dr. Tim D. White, líder del equipo d investigadores este hallazgo resuelve mucha incertidumbres acerca del momento inicial de la adaptación evolucionaría del humano pero hasta ahora no se ha podido encontrar el fósil que muestre la bifurcación entre el chimpancé y el humano hace aproximadamente seis millones de años. Vía National Geographic News Vía The New York Times La evolución del humano (gráfico The New York Times )