*

X
El fundador de 4chan.org y maestro manipulador de memes, de 21 años, sorprende a todos asegurándose el primer lugar en la lista anual de la revista Time

moot-christoper-poole

La revista Time ha nombrado su lista de las 100 personas más influyentes del planeta. Tomando una encuesta realizada por internet, el primer lugar corresponde a moot (Christopher Poole), el fundador (anónimo hasta hace poco) del popular sitio 4chan.org.

La sorpresa es evidente, la mayoría de las personas no saben quién es moot (celebridad del underground digital) y algunos hablan de un intento de hackear el voto, algo que confirma Time, pero que, dicen, fue controlado.

Pero que moot haya ganado a través de una prestidigitación cibernética o de un apoyo masivo orquestado por sus seguidores en el momento justo, es de esperarse, es precisamente lo que lo define. La manipulación de memes en la red.

Su sitio a primera vista no impresiona a nadie, con un diseño noventero, donde lo único importante es el contenido, es un simple boletín donde usuarios comparten fotos y textos sobre hilos de discusión de temas como manga y animación (este fue el origen del sitio), chicas sexies y hardocre, tecnología, música, random y muchos otros.

Lo que ha hecho que el sitio cobre importancia es que se ha convertido en un nodo donde surgen nuevas tendencias en internet y fenómenos virales que más tarde explotan, además de ser una especie de zona cero (webcore) donde los usuarios se desnudan de actitudes políticamente correctas y exploran el espíritu lúdico y rebelde de la red.

Algunos de los memes que han surgido en 4chan son la publicación de screenshots del mail Yahoo de Sarah Palin, el cual uno de los usarios hackeó, y cambió el password. Pero en la impresión de pantalla no bloqueó el password y cuándo miles de personas intentaron meterse al mail, Yahoo canceló la cuenta.

Otro fue el rumor de que Steve Jobs había tenido un ataque al corazón, lo cual causó que las acciones de Apple bajaran notablemente en octubre del 2008. O el prank internetero de hacer que el símbolo de la swastika(卐) apareciera como el término más buscado en Google Trends a través de un especie de hack colectivo concertado por los usuarios de 4chan. Google removió la (卐) de sus resultados horas después pero nadie les quita a los usuarios de 4chan el hecho de haber bailado en la casa del trompo y aplicar unas gambetas informáticas adentro del kafkiano castillo de Google.

En repetidas ocasiones potenciales terroristas o asesinos seriales han posteado en 4chan amenazas puntuales de cometer ciertos crímenes, lo cual ha servido varias veces para que la policía detenga a los sospechosos confirmando que sus intenciones erán reales.

Ideas en 4chan han sido capitalizadas por otros, como es el caso del sitio icanhascheezburger.com, el cual empezó como una moda en 4chan donde todos los sabados (Caturdays) algunos usuarios posteaban fotos de gatos sobre las que escribían dialógos imaginando lo que dirían los gatos. Un usuario posteó la frase "I can has cheez burger?". La foto recorrió la red y alguien decidió crear un sitio con la misma temática. El año pasado este sitio fue vendido en 2 millones de dólares.

Sin embargo, aunque hay otras historias semejantes, 4chan no ha logrado convertirse en un sitio rentable. Principalmente porque el tono de sus usuarios está lleno de obscenidades, comentarios racistas, contiene pornografía, su humor es a veces muy local, etc., y las marcas no quieren asociarse con ese tipo de contenido. Además, los 13 millones de page views que recibe el sitio al día hacen que suba el costó de los servidores. moot bromea que no vendería el sitio por menos de los 580 millones de dólares que pagó Rupert Murdoch por Myspace.

moot creó 4chan cuando tenía 16 años como continuación de su fanatismo por el manga y el anime. Siempre se había querido mantener en el anonimato. Ahora tiene 21 y su popularidad crece cada día (ya ha dado pláticas en MIT y su aparición en la lista de Time es elocuente), tal vez moot haya decidido que es hora de hackear el mainstream.

The master of memes(Time)

Meet moot, the vitual celebrity who lives with his mom (Washinton Post)

Te podría interesar:
El caso de un "twittero" en Guatemala que movilizó a la policía es una de las últimas señales de la creciente importancia de Twitter; armas digitales para los nuevos tiempos
1-twitter-la-revolucion-sera-twitteada-1

Por Armando Reygadas

La semana pasada una serie de acontecimientos que en un principio parecían suscribirse a una pequeña nación latinoamericana de pronto brincaron esa barrera cultural y de lenguaje para transformarse en un evento que llamó la atención de los principales sitios de noticias.

Todo comenzó luego de la aparición en YouTube de un video en el que aparecía Rodrigo Rosenberg. Este abogado guatemalteco había sido asesinado tan solo unas horas antes (el domingo 10 de mayo) y en la grabación acusaba de su asesinato al presidente de su país, Álvaro Colom.

El video comenzó a circular en internet de manera viral y muy pronto llegó a los foros internacionales. Mientras tanto en Guatemala hubo quien lo “quemó” en discos para salir a venderlo a la calle.

La comunidad usuaria de Twitter para pronto hizo suya la causa del abogado, la muerte de Rosenberg se debía a que había acusado al gobierno del asesinato de Khalil Musa y su hija; este empresario, por su parte, había argumentado que el banco central de Guatemal, Banrural, se estaba utilizando para lavar dinero de Colom y su camarilla. Musa se negó a participar en una operación ilegal a la que había sido invitado por los acusados.

A través de Twitter comenzaron a circular críticas y acusaciones hasta que un usuario, con el nombre de pantalla de janfer, colocó una simple frase: “Primera acción real ‘sacar el pisto de Banrural’ quebrar el banco de los corruptos.” (como pisto se refiere al dinero); janfer proponía retirar todo el dinero para así colapsar el banco oficial.

No habían pasado siquiera 24 horas cuando la policía irrumpió en la casa de Jean Fernandez, el verdadero nombre de jeanfer, donde confiscó la computadora y se llevó preso al joven ingeniero especializado en IT.

El acto fue seguido por una nueva avalancha de “Twittazos” donde los usuarios acusaban, informaban y se manifestaban a favor de la causa de jeanfer; se abrió un blog para seguir el caso de cerca así como una cuenta de PayPal para juntar el dinero de la fianza que había quedado fijada en el equivalente a seis mil dólares. El “Twittero” había sido acusado de “Incitar pánico financiero”.

Lo que llama la atención en el caso es la velocidad de acción: luego del arresto de jeanfer los enojados microbloggeros se quejaban básicamente de que, mientras el asesino de Rosenberg seguía tranquilo en la calle, la policía había tardado apenas unas 24 horas en encontrar y arrestar a un simple “reportero ciudadano” que practicaba su derecho de expresión.

¿Tanto miedo le tiene el gobierno de Guatemala a una simple red social?

Twetter ha sido criticado de manera amplia; su capacidad para exponer ideas cortas y a veces muy simplonas ha parecido a muchos comunicadores el colmo de la banalidad. “No le encuentro el uso” se escucha decir a muchos por ahí.

Sin embargo en Guatemala un solo “twittazo” bastó no solo para movilizar a la policía si no que también logró juntar a muchos miembros de esa comunidad quienes al domingo siguiente (el 17 de mayo) se congregaron en el centro de la Ciudad de Guatemala portando letreros de “Yo no hablo, yo twitteo”.

Tal vez ese sea el poder tanto de Twitter como de otras herramientas sociales que muchos han tachado de insignificantes y pueriles; el de juntar a la gente en torno de causas y de ideales; de transformar a los cibernautas en verdaderos ciudadanos dispuestos a usar su derecho de expresión, de utilizar un espacio libérrimo para decirle al gobernante en turno que sabe lo que está ocurriendo y que puede no estar de acuerdo.

Tal vez ese sea el temor de gobiernos como el de Álvaro Colom.

Más información:

Twitter y la revolución en Moldavia (Wired)

Roberto Rosenberg: "Si usted está viendo este mensaje es que fui asesinado por el Presidente"

Blog del autor: Reseñando