En el 2016 fueron arrestadas más personas por consumo de marihuana que por robos, asesinatos y violaciones sumados

Mientras la "guerra contra las drogas" y el andamiaje legal que la respalda siga vigente, seguiremos cosechando incontables absurdos alrededor de esta política que tanto daño ha causado al mundo, y en particular a algunos países, desde hace décadas. A pesar de las apabullantes estadísticas en su contra y de que ciertas legislaciones comienzan a ser vencidas gracias al sentido común y la experiencia práctica, esta estupida guerra mantiene buena parte de su antiguo control y las aberraciones relacionadas continúan formando parte de nuestras sociedades.

Entre los últimos episodios de cifras que destrozan cualquier argumento político (u ocultamente financiero) a favor de mantener las políticas de prohibición, persecución y castigo ante el consumo de drogas, tenemos el siguiente, reportado por The Washington Post: el año pasado, en Estados Unidos fueron apresadas más personas por temas relacionados a la marihuana que lo que suman delitos como violación sexual, asalto y asesinato. Esto nos sugiere no necesariamente que hay más fumadores de marihuana que delincuentes varios en ese país sino que las prioridades del sistema de "justicia" siguen respondiendo a fines diversos, antes que a la persecución del bienestar de la población –para lo cual, supuestamente, está diseñado.

La siguiente gráfica muestra las estimaciones del número de personas arrestadas anualmente por motivos canábicos en Estados Unidos entre 1990 y el 2016. Si bien vemos una reducción del número a partir del 2011, cuando algunos estados comenzaron a descriminalizar el uso medicinal (y eventualmente, también recreativo) de la marihuana, lo cierto es que los arrestos vinculados a ello se mantienen de manera masiva. 

 

Tras documentar largamente en Pijama Surf el tema, nos damos cuenta de que esta nueva contradicción fáctica de la guerra contra las drogas es sólo una pizca de las que se han acumulado a lo largo de la historia. Evidentemente, no se trata de una lucha ideológica en relación con esta política; el argumento es, sencillamente, el bien común. 

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados