Una simple técnica de mindfulness podría eliminar instantáneamente la negatividad en tu mente

Una de las cualidades que atribuimos a las personas sabias es su envidiable apacibilidad. Es como si ellas pudieran ser sólo observadores del mundo sin involucrarse, sin apegarse, reconociendo las cosas que van por su camino o las que se han desvirtuado, pero sin una especie de apasionamiento de por medio.

De algún modo, estas figuras se han vuelto dueños de sí mismos, capaces de conducir sus emociones y llevarlas hacia un camino más libre. En Occidente, desde hace 1 siglo el mindfulness nos está enseñando, a partir de la meditación, que cada uno puede volverse observador de sus propios pensamientos y emociones; los pensamientos se generan en la mente pero pueden no ser nuestros, si nos desapegamos de ellos.

Sobre la negatividad, podríamos definirla como una fijación de la atención en pensamientos pesimistas. Cuando caemos en un estado de negatividad, el panorama pinta sombrío y ni las cosas más hermosas se tiñen de sentido. Podemos, sin embargo, salirnos de este loop siniestro siendo observadores de este estado y, por medio de ello, experimentar una sensación liberadora que esclarece el panorama.

Ahora: aunque la meditación puede llevarnos a un estado que nos ayuda a observarnos como seres separados de nuestros pensamientos y emociones, es importante racionalizar, luego de esta práctica, aquello que vimos y dejamos pasar. Es decir, si al meditar y estar centrados en la respiración encontramos ese pensamiento que nos invita a deprimirnos o tener menos autoestima y lo dejamos pasar para volver a centrarnos en la respiración, una vez que no estemos meditando es necesario que ubiquemos esos pensamientos que nos hacen caer en un pesimismo pesallidesco. Una vez localizado, no se trata de volver a caer en el pensamiento y sus secuelas, sino de encontrar el motivo de por qué llegamos ahí; quizá se trata de un miedo muy interno, como el temor al abandono, a la soledad o al rechazo, y una vez ubicado el motivo hay que trabajar justo ese miedo, ya que le hemos puesto nombre (la aceptación es un gran primer paso).

Conviértete en observador de ti mismo mediante el mindfulness, no te pongas etiquetas y date cuenta de que no puedes dar por sentado lo que eres. Todo es cambio, incluso tu propia personalidad y ser; date cuenta, a través de la meditación, de que eres dueño de tu mente y que sus pensamientos pueden no ser necesariamente tuyos, si aprendes a verlos desde lejos. Encontrarás que la bruma negra irá volviéndose cada vez más lejana; quizá observarás su negrura, pero sin caer de lleno en su oscuridad. 

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados