¿Qué ves en esta imagen? (y qué dice tu respuesta sobre tu personalidad)

Dentro del proceso de autoconocimiento, y desde una perspectiva práctica y bastante útil, acercarnos a nuestra mente, a su funcionamiento y los múltiples juegos a los que recurre pareciera algo fundamental. A fin de cuentas tu mente, con la manera en la que procesa el entorno y las experiencias, rige de manera casi determinante la realidad de una persona. 

Por eso varias veces hemos hecho hincapié en las ilusiones ópticas, simples y entretenidos juegos mentales que en un plano más profundo actúan como pruebas de que nuestra percepción es tan determinante como relativa. Las cosas no siempre son lo que pensamos o, mejor dicho, lo que nuestra cabeza nos dice que son. 

Ya en otro plano, algunos de estos juegos ópticos, contrastados con premisas obtenidas vía diversos estudios, pueden revelarnos ciertas cualidades de nuestra personalidad o, dicho de otra forma, de nuestra manera de relacionarnos con el mundo vía nuestra mente y nuestra percepción. La siguiente es precisamente una de estas. 

Empleada por el célebre filósofo Ludwig Wittgenstein en el desarrollo de su teoría sobre la ambigüedad de las figuras (que refiere al relativismo con que una imagen, y por ende una situación, puede interpretarse) fue el punto de partida de un estudio reciente que se propuso determinar los niveles de creatividad de una persona.  

Los participantes recibieron objetos cotidianos y tuvieron  que enumerar la mayor cantidad posible de usos que se les ocurrieran para estos. También se les mostró esta imagen y se les preguntó qué animal podían ver y, en caso de ver ambos, qué tan rápido podían brincar de uno a otro. Luego, contrastando los resultados de ambos ejercicios, concluyeron que las personas que podían percibir ambos animales, y aún más los que podían "switchear" de uno a otro con mayor velocidad, tenían una mucho mayor facilidad creativa (pues correspondía completamente con los que calificaron mejor en la prueba de los objetos). En pocas palabras, entre más rápido puedes migrar del pato al conejo y viceversa, tienes mayor propensión a la creatividad (que lo aproveches o no ya es otra historia). 

¿Por qué?

Al parecer esta capacidad alude a tu flexibilidad mental para recibir información cambiante e inesperada. Además, sugiere algo así como una agilidad receptiva en el uso de tu percepción, una habilidad que tiene implicaciones sustanciales en cómo entiendes la vida y, sobretodo, en cómo te relacionas con las distintas posibilidades que rodean cada acto o fenómeno, el cual, por cierto, jamás tendrá un significado único o excluyente. 

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados