Maestro ruso conduce épico y polémico concierto en las ruinas de Palmira, Siria (VIDEO)

Un concierto épico que parece de una fastuosa producción hollywoodense y que ciertamente contó con la aparatosidad del Estado ruso fue llevado a cabo en la ciudad de Palmira, en Siria. El reconocido compositor Valery Gergiev condujo a la orquesta sinfónica Mariinsky en el teatro romano de esta antigua ciudad, patrimonio de la UNESCO, que ha sido recientemente recapturada, luego de que había sido tomada por el Estado Islámico. El concierto fue llamado Rezando por Palmira--Música revive las antiguas ruinas. Entre las piezas que llenaron este teatro a cielo abierto estuvieron composiciones de Johann Sebastian Bach, Serguéi Prokófiev y Rodión Shchedrín. La temática fue elegida en honor a "aquellos que luchan contra el terrorismo" y a las víctimas de este conflicto.

Mientras Rusia exhibe solemne pompa, en Occidente no se ha hecho esperar el escepticismo por lo sucedido. La BBC apunta que Gergiev es cercano a Putin y que el concierto tuvo el fin de justificar la intervención rusa en Siria, mostrando los logros del ejército con el fondo magnificante de la música orquestal. Música para la paz con una clara agenda política... Y, sin embargo, pocas veces vemos hoy en día política tan épica, tan majestuosa, sobre todo cuando dejamos de ver que es política y dejamos que nos transporte la experiencia artística amplificada por el escenario. 

Más allá de que esto huele a seria propaganda, no hay duda de que la belleza de las imágenes y la música es fuente de inspiración estética. Todo lo más con la extraña mezcla de imágenes de guerras intercaladas por la transmisión de la TV rusa, las flores rojas contrastando contra los colores apagados del desierto, los soldados conmovidos (unos) a la vez que perplejos (otros) y esas tomas desde el cielo que muestran un lugar de otro tiempo, casi imposible, resistiéndose por un momento a la destrucción. 

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados