La posición en la que duermes podría estar drenando tu energía, revela estudio

Como cualquier planta productora de energía, el cuerpo humano también necesita un sistema de irrigación y eliminación de los desechos que genera. Estudios recientes han encontrado que el cerebro humano juega un papel importante en este sistema de eliminación de desechos en su interacción con el sistema linfático, que es el principal encargado de brindar sosiego al organismo. Sabemos ahora que dormir es esencial para echar a andar este proceso y que la posición en la que dormimos afecta la efectividad de esta desintoxicación y renovación naturales. Esto también explica por qué la calidad de nuestro sueño es tan determinante en el sistema inmune (el sistema linfático es parte de este sistema de defensa).

Maiken Nedergaard, del Medical Center de la Universidad de Rochester, identificó una serie de vasos que transportan fluido cerebroespinal a lo largo del cerebro, en cuyo proceso circulan y se desasolvan, por así decirlo, desechos acumulados en los espacios intracelulares. El funcionamiento de estos vasos depende de los movimientos de agua en el cerebro realizados por células gliales llamadas astrocitos, que forman parte de un sistema ahora llamado glinfático (por las células gliales y el sistema linfático). Cuando una persona duerme, la circulación cerebroespinal hace que los espacios intracelulares se expandan hasta en un 60%.

Según informa The Guardian, pruebas recientes con ratones de laboratorio descubrieron que la posición en la que se duerme afecta la eficacia del funcionamiento del sistema glinfático. Cuando los ratones dormían de lado hubo un mejor drenaje de líquido cerebroespinal en comparación con cuando dormían bocarriba o parados. Los investigadores sugieren que el mismo mecanismo debe de estar involucrado en la consolidación de la memoria, la cual es una de las probables funciones principales del sueño. Dormir de lado, teorizan, debe también mejorar nuestra memoria. Los estudios tendrán que continuarse para poder asegurar que estas afirmaciones son también validas en el ser humano, pero, debido a que los vasos linfático existen de la misma forma en nosotros, es muy probable que así sea. Incluso es posible que la preferencia que ha sido observada en ratones y humanos por dormir de costado (semejando el feto) sea una herencia evolutiva. 

Esta es una buena razón para ajustar la forma en la que nos entregamos al sueño. Para aquellos más inclinados al misticismo, otro interesante motivo es la posibilidad de que los momentos antes de dormir --lo que se conoce como el estado hipnagógico-- puedan ser un umbral de creatividad para minar ideas del inconsciente o, como sugiere este artículo, un ensayo para nuestro proceso de muerte consciente.

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados