La repulsión lleva a la gente a mentir; la limpieza promueve el comportamiento ético (ESTUDIO)

Es posible que este sea uno de los estudios más útiles para la sanidad social que se hayan hecho hasta ahora. De acuerdo con los investigadores, los sentimientos de repulsión pueden incrementar comportamientos mentirosos o tramposos, y en cambio la limpieza puede ayudar a la gente a regresar a un comportamiento ético. Lo más interesante es que, de acuerdo con los resultados, con sólo pensar en productos de limpieza, por ejemplo, actuamos mejor en un medio social.

“Como emoción, la repulsión está diseñada como protección”, apunta Vikas Mittal, profesor de mercadotecnia en la Rice’s Jones Graduate School of Business. “Cuando la gente siente repulsión, tiende a retirarse de la situación. El instinto es protegerse a sí mismo. Las personas se enfocan en el “yo” y son menos proclives a pensar en los demás. Pequeñas trampas comienzan a ocurrir: si siento repulsión y me enfoco en el “yo” y necesito mentir un poco para ganar algo de ventaja, lo haré. Este es el mecanismo fundamental”.

Pero, en cambio, los investigadores encontraron que comportamientos de limpieza de hecho mitigan los efectos autoserviles de la repulsión. “Si puedes crear condiciones donde la repulsión de la gente se mitigue, no verás este efecto no ético”, dice Mittal.

Una de las formas de mitigar la repulsión es, sorprendentemente, pensar en productos de limpieza (como Windex o cloro): “La gente no lo sabe, pero estas pequeñas emociones están afectándolos constantemente”.

Los investigadores llevaron a cabo tres experimentos aleatorios evocando la repulsión por distintos medios. En uno de ellos, por ejemplo, los participantes tuvieron que evaluar productos antidiarreicos, pañales, toallas femeninas, arena de gato, etcétera.

Después de este ejercicio, los hicieron evaluar productos de limpieza, desinfectantes y jabones para baño. Estos últimos tuvieron un rango mucho menor de comportamientos tramposos o engañosos que los primeros.

A un nivel muy básico, si tomamos un baño diario (como recomendaba Paracelso), limpiamos nuestra casa y nuestro espacio de trabajo e incluso quizás encendemos una vela que nos guste o rociamos alcohol al aire para limpiarlo, nuestra mente trabajará de una manera más limpia. Simbólica y operativamente más limpia. Tenderemos, incluso, a ser más honestos y derechos con los otros.

Es increíble lo influyente que puede ser una emoción básica de repulsión o limpieza. A veces ni siquiera nos damos cuenta que algo está causándonos repulsión y sólo actuamos de maneras defensivas. Este estudio es un llamado a poner atención a la limpieza elemental y diaria de todo lo que nos rodea, por supuesto empezando por nosotros mismos. Y cuando tengas ganas de mentir, primero piensa en Windex.

© 2017 - pijamasurf.com Todos los derechos reservados