*

X

500 años después, científicos creen haber encontrado lo que acabó con los aztecas

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/16/2018

Investigación parece haber encontrado qué era el misteriososo "cocoliztli" que propagaron los conquistadores españoles y que mató a 15 millones de personas

Durante siglos los historiadores han sabido que una epidemia asoló a la población del que había sido el imperio azteca, acabando con hasta más de 15 millones de personas, el 80% del total de la población en 1545. Se tienen descripciones de personas febriles, padeciendo dolores de cabeza, con sangre prorrumpiendo de ojos, nariz y boca. Después de que se presentaran síntomas, normalmente la muerte ocurría en 3 o 4 días. Este desastre fue llamado "cocoliztli" en náhuatl, y dicha palabra ha sido traducida como "pestilencia". 

Aunque se creía que esto debía de tener como causa alguna infección masiva, posiblemente viruela, sarampión, influenza y otros virus o bacterias, hasta hace unos días no se había encontrado evidencia que sustentara las hipótesis sobre la causa de la epidemia.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Tübingen en Alemania hallaron evidencia de ADN en los dientes de víctimas que se habían preservado, de que la causa más probable fue una fiebre entérica similar a la tifoidea. Los científicos analizaron 29 esqueletos enterrados en un cementerio y encontraron rastros de la bacteria Salmonella enterica de la variedad Paratyphi C, que causa fiebre entérica, de la cual la tifoidea es un ejemplo. Muchas variedades de Salmonella se esparcen a través de los alimentos y el agua y podrían haber viajado al continente en animales domesticados. 

La epidemia del cocoliztli fue la tercera oleada de epidemias que acabó con el grueso de la población y facilitó, en gran medida, la conquista española. Los colonizadores europeos esparcieron enfermedades contagiosas que no existían en el continente americano. Se estima que una epidemia de viruela habría matado a entre 5 y 8 millones de habitantes inmediatamente después de la llegada de los españoles a México y Guatemala.

Se considera que la epidemia del cocoliztli fue la segunda más letal en la historia, sólo después de la famosa "peste de la muerte negra" que mató a 25 millones de personas en el siglo XIV.

El hombre con el cerebro más pequeño del mundo descubre el secreto de la conciencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/16/2018

No se trata de la materia –como cantidad–, sino que la conexión entre materia y espíritu –o conciencia– es lo que permite el óptimo funcionamiento de un individuo...

Con más de 100 mil millones de neuronas que utilizan más de 30 mil genes que se enlazan entre sí para formar mil millones de conexiones por cada milímetro cúbico de corteza cerebral, el cerebro es considerado uno de los elementos más hipnóticos del cuerpo humano. De hecho, se afirma que su complejidad permite la supervivencia del cuerpo mismo, así como del funcionamiento adecuado de procesos cognitivos –lenguaje, imaginación, conciencia…– y emocionales. Sin embargo, desde el 2003 surgió un caso clínico que ha dejado boquiabierto al mundo médico.

Se trata de un hombre al que, quejándose de un dolor de pierna, se le hizo un escáner cerebral en el cual se descubrió que tenía un cerebro que ocupaba un poco menos del 10% de la cavidad craneal, es decir, un cráneo relleno de líquido y una muy pequeña región de masa cerebral. De acuerdo con su historia clínica, el personaje sufrió durante sus primeros años de vida de hidrocefalia –acumulación de líquidos dentro del cráneo– y tras años de tratamiento su cerebro fue “relegado a las paredes de la cavidad craneal”.

La sociedad médica había supuesto que las afectaciones en la vida general del pequeño serían graves; no obstante, conforme fue pasando el tiempo, fue capaz de llevar una vida completamente normal: trabaja como funcionario, se encuentra felizmente casado y es padre de dos hijos. En otras palabras, es una persona en plena conciencia de sí mismo y de su realidad. Según los investigadores, esto se debe a que la posible ubicación de la conciencia en el cerebro se encuentra en una región muy específica, sin haber recibido algún daño aparente por la situación.

Si bien para uno de los investigadores, Axel Cleeremans, psicólogo de la Universidad Libre de Bruselas en Bélgica, “la ubicación de la conciencia puede ser flexible y puede ser aprendida por diferentes regiones del cerebro”, esto aún es una hipótesis que falta investigar a profundidad. Por ahora, esta hipótesis se adecua a la señalada años atrás como neuroplasticidad, la capacidad del cerebro de adaptarse a los cambios y asumir nuevos roles en caso de alguna lesión. Gracias a ello, Cleeremans explica, no importa el tamaño del cerebro: “la materia gris de la que dispone es suficiente como para crear una imagen de sí mismo, lo que significa que el hombre sigue siendo consciente de sus acciones”.

De modo que se podría llegar a considerar que no se trata de la materia –como cantidad–, sino que la conexión entre materia y espíritu –o conciencia– es lo que permite el óptimo funcionamiento de un individuo; del perfecto equilibrio entre estos dos últimos elementos para liberar miedos, superar obstáculos y descubrir los misterios del cuerpo humano.