*

X

Los hombres dicen que les atraen las mujeres inteligentes, pero en realidad no tanto, según estudio

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2017

¿Por qué se sienten intimidados los hombres ante las mujeres inteligentes?

Un artículo científico publicado en el 2015 mostró algo un tanto inquietante: los hombres admiran la inteligencia femenina, pero cuando la tienen muy cerca se intimidan o la rechazan. Aunque claro que esto es a nivel general, estadístico, no en todos los casos sucede así.

Investigadores de la Universidad de Buffalo mostraron que cuando un hombre entra en contacto con una mujer hipotética que demuestra habilidades intelectuales, la inteligencia hace que la evalúen como más atractiva. Pero cuando interactuaban con la mujer compitiendo por algo, entonces dejaba de ser tan atractiva.

Los investigadores sugieren que, cuando se evalúa a una persona a la distancia, se prefieren abstractamente que tenga más cualidades deseables, más cantidad de inteligencia, etcétera. Pero esto cambia cuando se evalúan a personas cercanas: "cuando las mujeres estaban psicológicamente cerca, los hombres mostraron menos atracción a las mujeres que se mostraban más inteligentes que ellos". 

Así que, tal vez la inteligencia de una mujer, hace que un hombre se sienta amenazado porque su inteligencia pone en entredicho su poder.

Ahora bien, quizás las cosas serían distintas si se interactúa con una mujer más inteligente pero en un entorno de no competencia. Algo que quizás para muchos hombres sería muy difícil ya que son educados para desarrollarse fundamentalmente a través de la competencia. De cualquier manera, sería interesante un mismo estudio en el que no hubiera competencia o asomo de estar participando en una actividad de competencia. Donde se pudiera sólo disfrutar de la inteligencia pura. Para las mujeres la inteligencia es un importante afrodisíaco en los hombres, pero no más que el poder, lo cual es tal vez la razón por la cual el hombre se siente amenazado por la inteligencia de una mujer. Acaso cree que perderá poder y el atractivo del poder. Y también se podría argumentar que sólo los hombres estúpidos no se ven atraídos por las mujeres inteligentes, ya que la inteligencia de una pareja puede obviamente rendirles beneficios, si tan sólo son capaces de aceptar no ser el "cerebro" de la relación.

La iglesia luterana de Suecia dejará de referirse a Dios como “Él” o “Señor”

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2017

¿El lenguaje inclusivo llega a la iglesia luterana de Suecia?

En estos tiempos en que la noción de género y el dominio histórico del hombre sobre la mujer parecen haber entrado de lleno en las discusiones públicas, la iglesia luterana de Suecia tomó la decisión de abandonar el uso del pronombre masculino para referirse a Dios, una medida que además de las resonancias contemporáneas que puede tener con otros fenómenos, se inscribe en un proceso de reforma que la institución eclesiástica puso en marcha desde hace 31 años.

La confesión luterana es la más popular del país escandinavo, con poco más de 6 millones de personas bautizadas en su fe, de los 10 millones que lo habitan. Además, actualmente es dirigido por una mujer, la arzobispo (¿arzobispa?) Antje Jackelén, característica que quizá sea inédita en la historia no sólo de la iglesia luterana sino en general de todas las religiones, que prácticamente desde la Antigüedad y salvo por ciertos cultos, han estado encabezadas por hombres.

En medio del uso cada vez más frecuente del llamado “lenguaje inclusivo” –que, como su nombre indica, busca llevar al nivel del habla cotidiana la equidad de los géneros–, la medida se justificó también en un marco teológico, pues según declaró Jackelén al diario inglés The Guardian, “Dios está más allá de las determinaciones de género”.

Sea como fuere, la decisión también nos recuerda que las religiones, como las sociedades, fueron durante muchos años matriarcales –de ahí la existencia de deidades femeninas y cultos a la fertilidad– y que, por ello mismo, no es cierto que el mundo como lo conocemos sea o haya sido el único posible. Hasta la idea de Dios es susceptible de modificación.