*

X

25 años después de tomar fotografías en blanco y negro, este hombre alcanzó la perfección en la técnica

Arte

Por: pijamasurf - 11/28/2017

¿La constancia es más importante que el talento?

Hace un par de años, el conferencista y escritor Malcolm Gladwell ganó cierta notoriedad por la idea de que bastaban 10 mil horas de práctica en una disciplina para poder dominarla. Se tratase de pintar o de hacer un deporte, de estudiar un idioma extranjero o incursionar en un nuevo campo profesional, según Gladwell, la regla se mantenía: después de 10 mil horas de práctica constante, ferviente, aquel que comenzó sin saber poco o nada sobre la materia en cuestión, podría llegar a ser considerado un experto.

Al poco tiempo la hipótesis de Gladwell fue refutada, al menos en la forma, pero lo cierto es que, de fondo, es casi imposible no darle la razón. Incluso la sabiduría popular lo sabe: “la práctica hace al maestro”, frase que podemos encontrar repetida de distintas maneras, con otras palabras y en otros autores, y no sólo eso: si hurgamos un poco en la biografía de personas a quienes admiramos por su trabajo (escritores, músicos, científicos, etc.), descubriremos que junto con el talento que podríamos atribuirles hay también una enorme cantidad de trabajo, desvelos, intentos malogrados y empeño casi obsesivo en la factura de su labor, tanto que ante semejante evidencia podemos llegar a dudar si de verdad el genio existe o si, en el fondo, el secreto de éste no es otro más que la constancia y la entrega total hacia lo que se hace. "La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, se dice que alguna vez dijo Pablo Picasso.

Las imágenes que acompañan esta nota son del fotógrafo Jason M. Peterson, quien vive actualmente en Chicago y trabaja como director creativo en la agencia de publicidad Havas. 

Eso, sin embargo, es anecdótico. Lo importante es que ha pasado los últimos 25 años de su vida tomando fotografías en blanco y negro. Sus primeras imágenes las tomó a los 13 años de edad y sólo en los últimos 5 ha hecho público su trabajo.

¿La práctica hace al maestro? Sin duda. También las experiencias de vida, el estudio y la curiosidad, perder el miedo a equivocarse, atreverse. Pero, a juzgar por estas fotografías, por encima de todo eso está la práctica. Hacer siempre lo que más queremos.

 

También en Pijama Surf: ¿Cuánto tiempo se necesita para formar un hábito? Aquí la respuesta

Camina y juega sobre la luz en esta instalación del Visual Art Week 2017

Arte

Por: - 11/28/2017

'The Pool' es la instalación principal del Visual Art Week. Es interactiva al público y un recorrido por la nostalgia y la vanguardia tecnológica

The Pool es una obra interactiva, de emoción y luces incandescentes. Su autora, Jen Lewin, la creó como un recuerdo de su juventud. Actualmente, esta obra es la pieza principal del Visual Art Week 2017 en la Ciudad de México.

Nacida a partir de dos conceptos, la nostalgia y la innovación, The Pool ofrece una visión única. Alude a los años de adolescencia de Lewin y su viaje a Australia. La hermosura de las playas de esta nación, así como el descubrimiento de sus suelos cuando bajaba la marea, maravillaron a la artista, pero la imagen de la Luna y su luz reflejándose en los charcos de la arena fue lo que la sedujo. En sus palabras, "las luminiscencias que desprendían las estrellas en esa noche eran especiales y provocaban una tonalidad distinta en cada charco". Animados por el paisaje de luz, Lewin y sus amigos se introdujeron a lo que en esos momentos era un mar de arena. Y, entre los charcos y su refulgencia, el juego y la experimentación se volvieron una sensación que la artista perseguiría por toda su vida.

 
   

Fue así que, durante su desarrollo como artista, nunca olvidó el recuerdo de la luz. Por eso el nacimiento de The Pool, por la vívida esencia de la nostalgia de Lewin. Aunque, la efervescencia de emociones no es lo único que caracteriza a esta obra. El manejo de las luces a través de sensores de tacto también fue preciso. Además, la integración del público es otro de los engranajes necesarios para esta pieza. El tacto es lo único que permite la permutación de luces en cada uno de los círculos que componen la obra, como gotas de agua.

Desde el 2002, The Pool ha viajado por más de 40 instalaciones a nivel mundial y ha almacenado millones de pasos. Tal vez de allí el nombre The Pool, un lugar donde cada uno de nosotros pueda nadar y hacer de sus pasos el agua y la luz. La ubicación de esta grandiosa pieza será la explanada del Palacio de Bellas Artes, frente a la avenida Juárez.